Edición Impresa

Reflexiones desde el dolor

Hace unos días participé de la movilización por la muerte de de Jorge, quiosquero noble, trabajador, persona de bien.

Jueves 06 de Febrero de 2014

Hace unos días participé de la movilización por la muerte de de Jorge, quiosquero noble, trabajador, persona de bien. Cayó cruelmente, con los proyectiles en su cabeza disparados por salvajes humanos que desprecian e insultan la vida en una tórrida mañana de enero ¡Qué dolor! Qué enorme insensibilidad de los funcionarios del Estado, policías, jefes, ministro de Seguridad, gobernador. Luego de años la misma respuesta estúpida de los responsables; "No hay móviles, las comisarías atestadas de delincuentes, poco personal" Es lo único que se les ocurre. Rosario, es la ciudad líder en asesinatos en la Argentina. "¿Dónde están los políticos?", se preguntaba la gente. ¿Dónde anda Binner que desea ser presidente? ¿Y el gobernador, ministros, diputados, senadores y concejales, dónde se escondieron? Estas historias nefastas nacen con la gestación de la delincuencia en los barrios marginales de Rosario, donde los niños son maltratados, sin estímulos para el estudio o trabajo, sin cultura de nada, sólo la delincuencia. Crecen en ambientes pervertidos y sufren inclemencias climáticas severísimas en veranos tórridos e inviernos gélidos; infantes violados reiteradamente, que sufren pobreza y son rechazados por la sociedad. ¡Hasta a los huérfanos los políticos les cerraron su casa por empleados violadores! El resultado: niños y adolescentes delinquen sin control, consumen estupefacientes, se enferman, enloquecen y luego matan, matan y roban para volver a consumir drogas y desquitarse de lo que sufrieron en sus cortas vidas, frustrados, hasta encontrar la muerte sin sentido. Viví muchos años en zona sur y en zona oeste de la ciudad. Créanme, esos lugares apartados, son "tierra de nadie", el Estado no existe, no entra, no conoce, los policías ausentes, la GUM, inspectores municipales son fantasmagóricos; ambulancias y bomberos son quimeras, no pueden entrar en las zonas "rojas" o de "combate". No hay más solución, dejaron crecer el cáncer con metástasis, ahora es inextirpable. Habría que eliminar GUM, policías, Tribunales Provinciales. Los políticos deberían trabajar "ad honorem" (gratis) durante 10 años; la policía, los tribunales, las escuelas y los hospitales deberían tener una sola estructura nacional, única, buena, excelente, para todo el país. Así nos dejaríamos de fastidiarnos con las múltiples elecciones de políticos inservibles, ahorraríamos talegos de dinero que bien se destinarían a que todos los humanos degradados se empoderen de la cultura, trabajo, salud, y toda la comunidad humana cerraríamos cárceles, comisarías, tribunales, menos abogados, jueces, sin políticos inservibles, desvaneciendo los pleitos y retornando al amor bíblico universal: "Amaos los unos con los otros" o según el Martín Fierro: "Los hermanos sean unidos, es la ley primera, porque si no, los devoran los de ajüera".

Jaime Kolinski
DNI 6.012.570

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS