Edición Impresa

Medio ambiente: Rosario desaparecería a causa del calentamiento global en 5 mil años

Los 66 metros de agua extra cubrirían además ciudades como Buenos Aires, Londres, Tokio, Lima, Nueva York, Barcelona y Shangai. De no detener su ritmo, el aumento de temperatura derretiría todo el hielo de la Tierra.  

Miércoles 06 de Noviembre de 2013

El calentamiento global, de no detener su ritmo, en unos cinco mil años derretiría toda la masa de hielo del planeta, que se volcaría al mar y cubriría ciudades como Rosario, Buenos Aires, Londres, Tokio, Lima, Nueva York, Barcelona, Shangai, Amsterdam y San Francisco, entre otras, según un mapa interactivo elaborado por National Geographic (NG).

¿Cómo cambiaría la Tierra si se derrite todo el hielo del planeta? National Geographic elaboró un mapa interactivo que muestra cómo quedaría la Tierra si el calentamiento global derrite toda la masa de hielo. El mapa muestra la desaparición de numerosas ciudades. Teóricamente, Chile no sufriría ningún daño considerable, según publicó el diario La Tercera, de Santiago de Chile, en su edición digital.

De continuar el ritmo de calentamiento global de la actualidad, en 5 mil años más ciudades enteras podrían desaparecer, de acuerdo al mapa que muestra qué ocurriría si los más de 20 millones de kilómetros cúbicos de hielo se derritieran.

Así, veríamos a todos esos conocidos lugares completamente inundados y cubiertos por los 66 metros de agua extra.

Además, la temperatura promedio pasaría de los 14º de la actualidad a 26º centígrados.

En el caso de Chile, el mapa no destaca ningún punto en especial, aunque no parece improbable que las principales ciudades costeras sufran algún daño.

"Si seguimos añadiendo carbono a la atmósfera contribuiremos a crear un planeta sin hielo y con temperaturas promedio de 26 grados en lugar de 14", advierten los especialistas que trabajaron en la proyección de lo que podría ocurrir si se desvanecen los 20 millones de kilómetros cúbicos de hielo distribuidos a lo largo y ancho de la Tierra.

Los siete mapas. En total, son siete mapas a través de los cuales la National Geographic muestran en detalle qué podría pasar en cada uno de los continentes: América del Sur y del Norte, Africa, Europa, Asia, Australia y la Antártida.

En América del Sur, la cuenca del Amazonas, en el norte, y la cuenca del río Paraguay, en el sur, se convertirían en las entradas del Atlántico, acabando con Buenos Aires, Rosario, Santa Fe, Paraná, Resistencia, Corrientes, la costa de Uruguay y la mayoría de Paraguay. Sobrevivirían extensiones montañosas a lo largo de la costa del Caribe y América Central.

En América del Norte, la costa atlántica se desvanecería junto con Florida y la costa del golfo de México. Mientras que San Francisco, en California, se convertiría en un grupo de islas y el valle central en una bahía gigante.

En comparación con otros continentes, Africa perdería menos extensión de tierra, pero el aumento del calor la haría mucho más inhabitable. Ciudades como Alejandría y El Cairo, en Egipto, serían inundadas por el Mediterráneo.

Londres, Venecia, los Países Bajos y la mayoría de Dinamarca podrían sufrir las peores consecuencias en Europa.

Y en Asia, China y Bangladesh, pobladas por cientos de millones de habitantes, se verían cubiertas por el agua, al igual que gran parte del litoral de la India.

Mientras que Australia ganaría un mar interior, pero perdería gran parte de la estrecha franja costera, en la que viven cuatro de cada cinco de sus habitantes.

El Riachuelo, uno de los diez más contaminados

La cuenca del río Matanza-Riachuelo, en la provincia de Buenos Aires, es uno de los diez sitios más contaminados del mundo, que afectan a más de 200 millones de personas a una polución tóxica, según publicaron ayer grupos ecologistas.

“Estimamos que la salud de más de 200 millones de personas corre el riesgo de polución en el mundo”, declaró Richard Fuller, quien preside la organización ambientalista Blacksmith Institute, con sede en Nueva York.

El instituto y la Cruz Verde Suiza publicaron la nueva lista de los diez sitios de mayor polución del mundo –el primero elaborado conjuntamente desde 2007– sobre la base de dos mil riesgos estimados en sitios contaminados en 49 países.

En el caso de la cuenca del río Matanza-Riachuelo, de unos 60 kilómetros bordeando la ciudad de Buenos Aires por el sur, el estudio estima que unas 15 mil industrias descargan desechos en el río y que las plantas químicas son responsables de más de un tercio de la polución.

Según estudios citados por el informe publicado ayer, los niveles de cinc, plomo, cobre, níquel y cromo depositados en las riberas del Matanza-Riachuelo superan los niveles recomendados.

Precisa el informe que aproximadamente el 60% de las alrededor de 20 mil personas que residen en las cercanías de este río, viven en zonas consideradas i-napropiadas para los humanos.

El desastre de Chernobil. Aparece también en la lista de los diez lugares más contaminados Chernobil, en Ucrania, donde todavía viven las secuelas de la catástrofe nuclear de 1986, así como la localidad rusa de Norilsk, donde la minería y las plantas de fundición de metales pesados son señaladas como contaminantes.

También en Rusia, Dzerzhinsk es sindicada por las consecuencias de sus numerosas plantas químicas, que incluyen la producción de armas químicas. En Africa, la planta de Agbogbloshie en Ghana, de tratamiento de desechos electrónicos, genera problemas de salud al quemar cables para recuperar el cobre del interior.

El informe asegura que se han encontrado niveles de metales tóxicos en el suelo 45 veces más altos que el límite.

También en el continente africano, aparecen en la lista Kabwe, en Zambia, por contaminación de sus minas de plomo, y el delta del Níger, en Nigeria, debido a la polución por hidrocarburos.

En Indonesia, el río Citarum, que suministra un 80% del agua utilizada en Yakarta, arrastra numerosos elementos químicos tóxicos provenientes de las plantas industriales de las inmediaciones.

La región indonesia de Kalimantan figura asimismo en la lista por la contaminación de mercurio y cadmio procedentes de la minería.

Por último, Hazaribagh, en Bangladesh, es señalada por la polución procedente de las alrededor de 250 curtiembres que utilizan métodos de procesamiento ya obsoletos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS