Edición Impresa

Lograrían adelantar su partida de Rusia los activistas argentinos de Greenpeace

“En cuanto las cuestiones jurídicas sobre la forma en que podrán salir de Rusia hayan sido resueltas, creo que partirán del territorio ruso, nadie los retendrá”, declaró Serguei Ivanov.

Domingo 24 de Noviembre de 2013

Los tripulantes del barco de Greenpeace detenidos en septiembre en territorio ruso, entre ellos los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, que salieron de prisión en los últimos días, podrán abandonar Rusia cuando terminen los procedimientos jurídicos, declaró ayer el jefe de la administración presidencial rusa.

   “En cuanto las cuestiones jurídicas sobre la forma en que podrán salir de Rusia hayan sido resueltas, creo que partirán del territorio ruso, nadie los retendrá”, declaró Serguei Ivanov, refiriéndose a la falta de visas rusas para los miembros extranjeros de la tripulación, de acuerdo con la agencia pública Ria Novosti.

   A todo esto el Tribunal Internacional del Mar, con sede en Hamburgo, solicitó a Rusia que autorice a “todas las personas que han sido detenidas a abandonar el territorio y las zonas marítimas dependientes de su jurisdicción”, a cambio de una fianza global fijada en 3,6 millones de euros.

   También le pidió a Rusia que libere al barco con el que estos militantes llevaron a cabo una acción contra una plataforma petrolera rusa en el Artico. El rompehielos de bandera holandesa Arctic Sunrise fue asaltado el 19 de septiembre por guardacostas rusos enmascarados y armados con metralletas y trasladado de inmediato al puerto de Murmansk, donde permanece.

   Moscú rechazó dicho fallo, por considerar que este caso “no está bajo la jurisdicción del Tribunal Internacional”.

   El jefe de la administración presidencial rusa reiteró que Moscú no reconoce la competencia del tribunal en este contencioso. Por eso Rusia boicoteó el proceso judicial desarrollado en esa jurisdicción creada por las Naciones Unidas para resolver los litigios marítimos internacionales.

   Rusia no reaccionará “de ninguna manera, nosotros no tenemos intenciones de participar en ese juicio”, agregó Ivanov.
  
Cómo la pasan. Los argentinos Pérez Orsi, de 40 años, y Speziale, de 21, son acompañados en San Petersburgo por un equipo de Greenpeace, organización que informó que “todavía no se conocen las condiciones de excarcelación”. Consiguieron abandonar la prisión pero no fueron liberados de los cargos de vandalismo y piratería, cuyas penas máximas sumadas pueden alcanzar los 15 años.

   Atrás quedaron para ellos los dos meses en una celda, primero en Murmansk, la localidad costera donde fueron llevados tras tomar las fuerzas rusas el barco en el que viajaban, y durante los últimos días en San Petersburgo.

   Luego de un breve paseo por las calles de San Petersburgo, el viernes, ambos, por orden de los abogados, fueron trasladados a un hotel que funciona como búnker en la avenida Nevsky de esa
ciudad.

   En total son 29 los activistas de Greenpeace beneficiados con la libertad bajo fianza.

   “Nuestros colegas rusos han vuelto con sus familias en Moscú, pero el resto de nuestros colegas no puede abandonar el país”, declaró el viernes el director ejecutivo de Greenpeace, Kumi Naidoo, en Hamburgo.

   El capitán del Arctic Sunrise, el estadounidense Peter Willcox, Pérez Orsi, y de 13 militantes más salieron del centro de detención el viernes tras la entrega de una fianza de dos millones de rublos (45.000 euros) cada uno. Speziale había partido el jueves. La primera en efectuarlo fue la activista brasileña Ana Paula Maciel.

   Solo el australiano Colin Russell vio su pena de prisión provisional prolongada tres meses más, hasta el 24 de febrero. El embajador australiano en Rusia anunció que recurriría la decisión y se mostró confiado en que será revocada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS