Jugadas políticas

Ingresa en zona de definiciones el recambio en el gabinete provincial

El actual ministro de Trabajo, Roberto Sukerman, cada vez más cerca de ocupar la estratégica cartera de Gobierno. Qué otros nombres suenan

Lunes 11 de Enero de 2021

El retoque del gabinete provincial que viene puliendo el gobernador Omar Perotti ingresa en zona de definiciones. De confirmarse las versiones que ganan fuerza en la escena pública santafesina, Roberto Sukerman será ministro de Gobierno, Justicia, Derechos Humanos y Diversidad, y el actual secretario del área, Juan Manuel Pusineri, subirá un escalón y asumirá la titularidad de la cartera laboral.

El ministerio político está vacante desde mediados de noviembre, cuando renunció Esteban Borgonovo. Pocos días antes, Perotti había adelantado su intención de hacer cambios en el gabinete antes de fin de año. Borgonovo percibió que era un candidato firme a salir y antes de que le pidan la renuncia la presentó él. “Siento que en este ministerio es imposible trabajar sin un respaldo firme y explícito del gobernador”, dijo en su momento.

También desde la oposición vienen cuestionando la ausencia de un interlocutor que tenga el respaldo del gobernador para negociar las distintas iniciativas que se tratan en la Legislatura, donde el oficialismo está en minoría en ambas Cámaras. Así lo plantearon en el tratamiento de normas clave como el presupuesto 2021 y la ley tributaria.

Desde La Corriente, el espacio referenciado en Agustín Rossi y que integra Sukerman, aseguraron a La Capital que todavía no hubo una convocatoria oficial al ex concejal rosarino a cambiar de asiento en el gabinete.

El presidente del bloque del PJ en Diputados y también referente de La Corriente, Leandro Busatto, elogió a Sukerman. “Además de ser un gran ministro, es un dirigente que hizo competitivo al peronismo rosarino, estuvo a pocos votos de salir intendente —dijo el legislador—. Conjuga experiencia y juventud, es un gran nombre para sumarse al gabinete”.

En su espacio también destacaron su compromiso con la gestión. Por ejemplo, se cargó al hombro la negociación en la Legislatura para que Santa Fe adhiera a la ley de ART que, curiosamente, ningún diputado peronista votó a favor.

Otro de los nombres que suena es el del concejal rosarino Eduardo Toniolli, quien prefirió no hacer declaraciones. En el Movimiento Evita aseguraron que todavía no hubo un ofrecimiento formal, aunque suenan dos posibles destinos para el secretario general del PJ rosarino: Gobierno y Trabajo.

“Desde el inicio de la gestión, no desde ahora, venimos haciendo un planteo que combina dos ideas: apoyo irrestricto a la gestión, pero a la vez la necesidad de tener mayor amplitud política”, dijeron desde el Evita, donde remarcaron que aportaron a la gestión varios de sus principales cuadros políticos, como Ignacio Rico, Alejandra Fedele y Fernando Rosúa. “Pusimos compañeros con mucha militancia atrás”, subrayaron.

Aunque un viejo dicho de la política plantea que “si sonás, sonaste”, sería extraño en el momento convulsionado que atraviesa el peronismo santafesino que se tiren nombres sobre la mesa para desgastarlos y que eventualmente sean otros los dirigentes que terminen ocupando los espacios institucionales.

Mucho más, después del conflicto a cielo abierto con el PJ territorial liderado por el senador sanlorencino Armando Traferri. Perotti necesita buena sintonía con el resto de los espacios peronistas y a ninguno de los principales dirigentes del peronismo le conviene patear el avispero en un año electoral clave.

Tampoco desde el Evita y la Corriente quieren poner plazos para la definición. El que debe tomar la decisión de quiénes son sus colaboradores y cuándo se los anuncia es el propio gobernador, sostuvieron. Sí aparece marcada en el calendario la tercera semana de enero.

Dinámica política

Pero más allá de los nombres, en el peronismo santafesino esperan que en la Casa Gris cambien el chip en el segundo año de mandato de Perotti. “Debemos ser mucho más contundentes y dinámicos, y eso no sólo se logra oxigenando el gabinete sino con iniciativa política”, dijo Busatto.

Una de las prioridades en la agenda es la seguridad. “Debemos dar respuestas concretas en este tema, pero hay que ser claros: no estamos conformes con los resultados, pero no podemos pretender modificar en el corto plazo lo que se generó en la última década”, advirtió.

En este terreno, el slogan de paz y orden parece alejarse: el departamento Rosario terminó el 2020 con 212 homicidios, la mayor cantidad desde la segunda mitad de la década.

Desafíos

También buscarán contener a los sectores damnificados por la pandemia. Es un tópico con el que la oposición machacó todo el año pasado: desde el Frente Progresista acusaron al gobierno de “sentarse sobre la caja” y sostener una política ortodoxa cuando la crisis exige lo contrario.

Otro déficit que notan en el peronismo es el comunicacional. Tras la renuncia del vocero Leonardo Ricciardino quien suena para ocupar ese cargo es otro ex periodista: Alejandro Grandinetti. El año pasado, el secretario de Turismo cumplió ese rol en las conferencias de prensa que se desarrollaron en la etapa más dura de la lucha contra el Covid-19.

El que le agregó picante a la noche de domingo fue el diputado nacional Germán Martínez, también enrolado en La Corriente. Desde su cuenta de Twitter, el legislador apuntó con los voceros “en off” de la Casa Gris en cuanto a la renovación del gabinete. “Si ’no le encuentra el agujero al mate’ en la comunicación, lo mejor sería que no hable —escribió—. Ni en ’off’ ni en ’on’”. Martínez no quiso hacer declaraciones públicas pero un integrante de la agrupación señaló que los mensajes que emana la Casa Gris se dirigen más a la interna del peronismo y no la sociedad, a la que se le deberían explicar los objetivos para el segundo año de mandato de Perotti.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS