Edición Impresa

Francisco llamó a construir la vida sobre "lo esencial" en la Cuaresma

El Santo Padre partió en colectivo a un retiro espiritual de seis días en una aldea al sur de Roma. "Hay que deshacerse de los ídolos y de las cosas banales", dijo ayer el Sumo Pontífice en el Angelus, en la plaza San Pedro.

Lunes 10 de Marzo de 2014

El Papa Francisco pidió ayer a los fieles que construyan su vida en base a "lo esencial" durante el Angelus, antes de partir en colectivo hacia una aldea al sur de Roma donde permanecerá seis días en el retiro espiritual de la Cuaresma.

"Hay que deshacerse de los ídolos y de las cosas banales", dijo el Papa argentino ante la muchedumbre reunida en la plaza San Pedro para rezar con él el tradicional Angelus de los domingos.

Francisco comentó el versículo de la Biblia en el que Satán intenta seducir a Cristo en el desierto.

"En sus respuestas a Satanás, el Señor nos recuerda que no sólo de pan vivirá el hombre, sino de cada palabra que sale de la boca de Dios", afirmó el sumo pontífice. "El Señor nos sostiene en la lucha contra la mentalidad mundana que rebaja al hombre al nivel de las necesidades primarias, haciéndole perder el hambre de lo que es verdadero, bueno y bello, el hambre de Dios y de su amor", añadió el jefe de la Iglesia católica.

El Papa argentino citó además "tres tentaciones" a las que se debe resistir: el "bienestar económico", el "estilo espectacular y milagrero" y el "atajo del poder y del dominio".

Tres horas después, hacia las 15 GMT (hora del meridiano de Greenwich), el Papa partió del Vaticano con una delegación de 82 miembros de la Curia hacia el pueblito de Ariccia, en un gran autocar y un minibús.

Con su habitual estilo informal, el sumo Pontífice, sentado en las primeras filas del autocar, saludó con la mano a los curiosos que se habían congregado ante las rejas para ver pasar al inusitado cortejo. Tras el Angelus, el Papa pidió a la muchedumbre que rezara por él y por sus "colaboradores de la Curia Romana", que también se retiraron ayer cerca de Roma para llevar a cabo ejercicios espirituales hasta el próximo domingo. Por eso el Papa no estará en el Vaticano en el primer aniversario de su elección hace un año, el 13 de marzo de 2013, y durante este periodo quedarán suspendidas sus audiencias generales, incluida la del miércoles.

Las meditaciones sobre el tema de la "purificación del corazón", que comenzaron a las 17 GMT, están dirigidas por el padre Angelo De Donatis, un sacerdote de la iglesia San Marco Evangelista, en Roma. Hasta ahora estos ejercicios espirituales, con frecuencia dirigidos por cardenales, se celebraban en el Vaticano. Sin embargo, esta vez el Papa y los 82 miembros de la Curia se retirarán en un convento construido en los años 60 en Ariccia, en los Castelli Romani, al sudeste de Roma.

Uno de los participantes, monseñor Mario Toso, secretario del Consejo Pontificio de la Justicia y la Paz, interrogado por el canal de televisión TGcom24, consideró "simpática" la idea de transportar a los miembros de la Curia en colectivo hasta el convento de Ariccia.

"Esto muestra que nosotros somos una familia, la caravana de Dios, personas que trabajan por la misma causa", dijo. El prelado confirmó que los obispos y los cardenales pagarán su estadía. "Es una decisión muy sabia, todos tenemos un salario y por lo tanto es lógico que nuestros empleadores no paguen sumas adicionales para financiar los ejercicios espirituales de cada uno", dijo.

Vientos de cambio. La decisión de celebrar la semana de predicación y oraciones en la ciudad de Ariccia, en los montes Albanos, a unos 25 kilómetros del Vaticano, es otra señal de cómo el Papa no tiene miedo de cambiar las antiguas convenciones. La elección del primer Papa no europeo en 1.300 años se vio como el reflejo del deseo de introducir aire fresco en el Vaticano y en la Curia, la burocracia de influencia italiana donde algunos de sus miembros han sido acusados de corrupción y nepotismo.

El pontífice argentino ha dicho que la Curia debería estar menos centrada en los asuntos internos de la Iglesia. En su Angelus semanal antes de marcharse a su retiro, dijo que el primer domingo de Cuaresma es el momento para recordar cómo Jesús rechazó tentaciones como la comodidad económica y el poder mundial. "Esto nos da fuerzas y nos apoya en la lucha contra la mentalidad mundial que hunde al hombre al nivel de las necesidades básicas, causándole la pérdida del hambre sobre lo que es verdad, bueno y bello, el hambre de Dios y su amor", dijo Francisco a una multitud de peregrinos en la plaza de San Pedro. Desde su elección el 13 de marzo de 2013, Francisco ha roto muchas costumbres en un giro para llevar más simplicidad al Vaticano, como vivir en una residencia vaticana en vez de en el Palacio Apostólico y usar un auto Ford Focus en vez de la limusina papal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS