deuda

FMI: un acuerdo por la deuda del país es de "interés mundial"

El organismo destacó la importancia del proceso de diálogo para reestructurar el pasivo, aunque aclaró que "no es parte" de la discusión.

Sábado 27 de Junio de 2020

El Fondo Monetario Internacional (FMI) abogó nuevamente ayer pro un acuerdo entre el gobierno y los acreedores para reestructurar la deuda externa. La jefa del organismo, Kristalina Georgieva, dijo que ese proceso es “de interés mundial”. De todos modos, reiteró que el organismo “no es parte” en la discusión, ya que su rol se limita a la “asistencia técnica”.

El director del Departamento Occidental del FMI, Alejandro Werner, subrayó que el lanzamiento de la reestructuración de la deuda en el medio de la pandemia significó “un reto importante”. Aunque evitó referirse al estado de la negociación con los acreedores, consideró que, tras haber publicado “dos notas técnicas” sobre la sostenibilidad de la deuda, no tiene “nada más que agregar”.

La titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, reforzó esa posición. “No somos parte de estas discusiones, nunca lo fuimos y nunca lo seremos”, al tiempo que manifestó su deseo de que se logre un acuerdo “en interés de Argentina, la región y la economía mundial pero también en interés de los acreedores”, indicó.

Hace pocos días el ministro de Economía, Martín Guzmán, adelantó que la intención de Argentina es que una vez finalizada el tema de la reestructuración de la deuda externa se irá al Fondo a gestionar un nuevo acuerdo.

Georgieva anticipó que “cuando llegue el momento”, el Fondo se enfocará en “hacer todo lo posible para apoyar estas aspiraciones de la gente de Argentina”. Reconoció, no obstante, que no será “fácil”. Su aspiración, dijo, es que el acuerdo le permita a la Argentina “quebrar los ciclos de stop and go” .

La negociación entre el gobierno argentino y los grupos que nuclean a los acreedores externos entraron en el tramo final de las negociaciones para reestructurar la deuda. Esta etapa es la más dura porque se juega la letra chica, tanto en lo económico como en lo legal.

Así, pese a no estar tan lejos las puntas económicas, las conversaciones entre Economía y los acreedores nucleados detrás del fondo de inversión BlackRock se empantaron en torno de las salvaguardas contractuales de los nuevos bonos.

El fondo de Larry Flink, que tiene mayoritariamente bonos emitidos durante el gobierno de Mauricio Macri, reclama salvaguardas que compensen la mayor flexibilidad que tienen esos títulos para que el deudor reúna la mayoría necesaria para forzar un nuevo canje de deuda. Los papeles emitidos durante los canjes de 2005 y 2010 son más “restrictivos” en ese sentido porque no cuentan con Cláusulas de Acción Colectiva (CAC), figura que se introdujo en la negociación de la deuda griega, precisamente a la luz de la experiencia que tuvo la Argentina con los fondos buitres, que compraron bonos en default con el sólo interés de litigar, sin obligación de acogerse a la reestructuración que había aceptado el 93% de los acreedores.

Guzmán aclaró que el marco jurídico que guía la propuesta de reestructuración argentina es el que se construyó en el marco del G 20, por lo cual rechazó el pedido de BlackRock en ese sentido. Más cerca de un acuerdo está el gobierno con otro de los grupos acreedores, que integran los fondos Fintech, Gramercy y Greylock. Estos inversores estuvieron históricamente más cercanos a la posición oficial y están muy cerca de cerrar trato. Sólo los separan entre u$s 1.000 y u$s 1.500 millones. La oferta que Guzmán les ratificó el martes pasado es de un reconocimiento de 49,9% de la de una original, más uno de dos anabólicos: el bono indexable vía exportaciones (eventualmente PBI, pero siempre medido por el Indec) o el pago de intereses no liquidados durante 2020.

El rebrote del Covid-19 golpeó a las Bolsas

El S&P Merval bajó ayer 3,35%, arrastrado por la caída de las Bolsas mundiales. Los bonos bajaron y el riesgo país subió 0,1% hasta los 2.546 puntos básicos.

Mariela Díaz Romero, economista senior de Econviews, sostuvo que, por el lado de la reestructuración de la deuda soberana, las discusiones con las acreedores se centraron en lo legal. “Algunos tenedores de bonos quieren las mismas condiciones ofrecidas en los bonos del canje 2005 y 2010, con umbrales de CAC más altos y por ende, mayor protección. Sin embargo, el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que no se pueden dar esas condiciones”, detalló.

En los mercados internacionales, Wall Street cerró en rojo, tras una jornada marcada por el incremento de casos de coronavirus en Estados Unidos, que está obligando a autoridades y empresas a ralentizar sus reaperturas económicas. En este contexto, el Dow Jones cayó 2,84 %; el S&P 500 bajó 2,42 %; y el Nasdaq 2,59%.

En el mercado cambiario, la semana consolidó una tendencia a la microdevaluación del dólar oficial y a la baja de las cotizaciones bursátiles.

Gustavo Quintana, analista de PR Corredores de Cambio, indicó que una mejora en el flujo de ingresos privados, permitió que el Banco Central terminara la jornada con compras que absorbieron el exceso de oferta en el mercado. Al respecto, el especialista estimó que la autoridad monetaria “hizo compras por unos u$s 50 millones aproximadamente”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario