Edición Impresa

El líder de Dios Salve a la Reina confesó que "es difícil cantar como Freddie Mercury"

El cantante Pablo Padín habló de la banda tributo de Queen, que una vez más presenta su puesta sinfónica en el teatro El Círculo, a las 21.30.

Sábado 19 de Abril de 2014

Y un buen día Pablo Padín se convirtió en Freddie Mercury. “Por ahí a la gente se le escapa algún ¡Freddie!, pero la gente sabe que Mercury hay uno solo” dice el líder de Dios Salve a la Reina, la banda tributo de Queen que esta noche, a las 21.30, presenta una vez más su puesta sinfónica en el teatro El Círculo. Y como prueba de que la pasión por Queen no se extingue de la noche a la mañana se programó una nueva función en la sala de Laprida y Mendoza para el viernes 9 de mayo. Queen sigue vivo, Dios salve a la reina.

   En 2011 la revista Rolling Stone escribió: “El mejor tributo de todos los tributos del mundo”. Era una manera de decir que, pese a que hay miles de grupos que le hacen homenajes a grandes bandas de la historia, siempre hay una que hace la diferencia. Y Dios Salve a la Reina no en vano lleva la corona en lo más alto.

   Hace 15 años que Pablo Padín, Francisco Calgaro, Matías Albornoz y Ezequiel Tibaldo se lanzaron a esta aventura que parecía una odisea. Sin embargo, la banda demuestra sobre el escenario y con su agenda cargada que no equivocó el camino. Después de Rosario los espera el Gran Rex porteño el 24 y 25 de abril, el Orfeo Súper Domo de Córdoba y luego partirán hacia España, por primera vez, en un tour europeo que tendrá tres etapas en un año y se extenderá hasta octubre.

   “En lo inmediato viene el interior, el norte, después Uruguay, la primera gira por España (Mallorca), Portugal (Porto y Lisboa), después volvemos a la Argentina y regresamos a las grandes ciudades de España, con Madrid, Barcelona, Pamplona y Galicia; volvemos diez días al país, y vamos a España por tercera vez. En total, son entre 25 y 30 conciertos en Europa este año, y también en París, Luxemburgo, un festival grande en Rusia, una gira por México y el show sinfónico en Chile”, lanza Padín de un tirón, y después sí toma aire, como si estuviese en el segundo después de la parte más alta de “Somebody to Love”.

   “Por ahí te subís a un coche cama y te pasan Queen y te querés matar” admite en diálogo con Escenario cuando se le pregunta si no se cansa de escuchar y tocar todo el día las canciones de aquella mítica banda que integraron Freddie Mercury en voz y piano, el sutil guitarrista Brian May, el potente baterista Roger Taylor y el sobrio bajista John Deacon.

   Los cuatro integrantes de Dios Salve a la Reina aman a Queen, y eso les permite evitar la sobredosis. “Queen es una banda monstruosa, que llenó en todos lados, e hizo canciones increíbles como sólo ellos pudieron hacerlas. Pero uno de los motivos por el que la gente nos viene a ver es que sabe que empezamos desde abajo, eso es un mérito muy grande y el público nos recompensa por eso más allá de que nuestra alternativa sea atractiva”, destaca Padín.

   El cantante dijo que en cada show “se suma mucha gente nueva”, y que algunos lo hacen por curiosidad “para sabe cómo suena esta banda que hace a Queen”.

   “Es difícil meterse con Queen, es difícil cantar como Freddie, y vienen a vernos igual. Nosotros tenemos mucho público que nos sigue porque ya sabe que más allá que tocamos bajo el ala de Queen, somos una entidad llamada Dios Salve a la Reina y hacemos tales canciones y transmitimos cierta emoción”, indicó el líder de la banda.

   El show de hoy contará con más de cincuenta músicos de la orquesta sinfónica de Rosario y un coro dirigido por Horacio Castillo. Pero uno de los puntos más destacados será la presencia de la soprano Daniela Ratti, que interpretará la parte de Monserrat Caballé en temas del álbum “Barcelona”. Todos tamizarán un colorido sinfónico, en la que no faltarán los clásicos indestructibles.

   “Mientras la gola me dure voy a seguir cantando a Queen”, dijo Padín y se ilusionó con pasar la edad de la banda, que tuvo veinte años de vida, cinco menos de los que lleva Dios Salve a la Reina.

   “Por ahí me da ganas de componer algo propio, pero la energía musical está metida en Queen. De todos modos si hiciese un proyecto mío sería Pablo Padín y su pandilla, no sé, bajo el nombre de Dios Salve a la Reina lo único que se puede hacer es Queen”, comentó.

   Dado que conocieron a Brian May en 2004, en una gira por Inglaterra, Padín se anima a imaginarse cómo sería un encuentro cara a cara con Freddie Mercury: “Por algo este encuentro no se dará nunca, pero si tuviese que imaginarlo sé que sería muy emotivo para mí y muy raro para él”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS