Edición Impresa

El ex mayordomo del Papa fue condenado a 18 meses de prisión

Paolo Gabriele fue sentenciado por robo agravado de documentos secretos del Vaticano. Cumplirá la condena bajo arresto domiciliario y es muy probable que Benedicto lo perdone.

Domingo 07 de Octubre de 2012

Un tribunal vaticano condenó ayer al ex mayordomo de Benedicto XVI a 18 meses de prisión y al pago de los gastos del proceso, por el robo agravado de documentos comprometidos, acabando uno de los juicios más llamativos en la historia reciente de la Santa Sede.

Un portavoz del Vaticano dijo que el Papa, gobernante de la ciudad-Estado más pequeña del mundo, "muy probablemente" perdonará a Paolo Gabriele.

Hasta entonces, cumplirá la condena bajo arresto domiciliario en su vivienda en el Vaticano y no irá a una cárcel italiana, de acuerdo con los acuerdos bilaterales, debido a la falta de este tipo de instalaciones en el Vaticano, dijo a Reuters su abogada, Cristiana Arru.

Arru afirmó que el arresto domiciliario había sido aprobado por el promotor de justicia —o fiscal— del Vaticano después de conocerse la sentencia.

Gabriele permaneció impasible mientras el tribunal leía el veredicto, tras deliberar durante dos horas. La fiscalía había pedido una condena de tres años, mientras que la defensa había solicitado su libertad.

El ex mayordomo admitió ser el origen de las filtraciones a la prensa de unos documentos muy comprometidos, entre los que había cartas al Papa con acusaciones de corrupción en los negocios del Vaticano.

"Lo que siento con más fuerza dentro de mí es que actué exclusivamente por amor, diría que por un amor visceral, a la Iglesia de Cristo y a sus representantes visibles", dijo con una voz impasible durante su intervención final ante el tribunal.

"Si tengo que repetirlo, no soy un ladrón", agregó.

En la cuarta y última audiencia del "juicio del siglo", sin precedente en el Vaticano, Gabriele apareció como siempre muy elegante. Sólo sonrió al inicio de la audiencia, a la que por primera y única vez asistió su padre.

El presidente del tribunal comenzó la lectura con la fórmula habitual: "En el nombre de Su Santidad Papa Benedicto XVI, que reina con su gloria, el tribunal ha llegado a una sentencia".

El magistrado dijo haber aplicado una sentencia más leve porque Gabriele no tenía antecedentes y porque "admitió haber traicionado la confianza del Santo Padre".

Además, le condenó a pagar las costas, aunque un portavoz del Vaticano no pudo cuantificar la cifra.

Su abogada dijo que no van a apelar porque la sentencia "es justa". El fiscal aceptó que podrá pasear en los jardines del Vaticano y recibir a familiares.

Gabriele, que servía la comida al Papa y le ayudaba a vestirse, fotocopió documentos en una pequeña oficina anexa a la residencia de Benedicto XVI en el Palacio Apostólico.

Confesó haberle dato al periodista Gianluigi Nuzzi fotocopias de escritos que aparecen en su libro: "Su Santidad, las cartas reservadas de Benedicto XVI"

Escondió más de 1.000 documentos originales y copias en un enorme armario del apartamento familiar.

Durante el juicio, afirmó que pudo ver lo fácilmente que puede ser manipulado un hombre poderoso por sus asesores y escondérsele cosas.

El caso abochornó al Vaticano en momentos que trataba de recuperar su imagen tras los escándalos de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario