Edición Impresa

Descargo desde la clandestinidad

Jueves 26 de Septiembre de 2013

"No tengo nada que ver con la muerte Claudio Cantero, ni todo lo que se dijo de mi estos días. Si hay pruebas y fundamentos, estoy a disposición de la Justicia como lo estuve en más de una vez en que me he presentado". Eso dijo desde la clandestinidad Luis "Pollo" Bassi el viernes 31 de mayo. Paradójicamente, la misma mañana que el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna ordenó una serie de allanamientos a viviendas de la familia Cantero en el contexto de la investigación por el crimen mafioso de Martín "Fantasma" Paz.

Bassi tiene 28 años y es un ex barra brava de Newell's Old Boys que supo ser ladero del hoy detenido Diego "Panadero" Ochoa. Pesquisas policiales y judiciales lo vinculan con la venta de drogas en Villa Gobernador Gálvez y lo presentan como el autor intelectual del crimen de quien fuera el líder de la banda de Los Monos.

Pero se hace imposible pensar en Bassi sin recordar las denuncias públicas hechas a viva voz por Norma Acosta, la viuda de Miguel "Japo" Saboldi, uno de los muertos en el incendio intencional del viernes 12 de abril en la alcaidía de Jefatura. "Mi marido me mandó un mensaje de texto diciéndome que lo iban a matar. Fue cinco minutos antes del incendio. Pedro Jorge González (intendente de Villa Gobernador Gálvez) es quien mandó a matar a mi marido y padre de mis hijos. Y Pollo Bassi agitó a su gente, a la que tiene en la alcaidía, para que lo mataran". Saboldi había caído preso en un oscuro procedimiento policial realizado el 4 de abril en una chacra de Alvear donde se secuestraron 19 kilos de drogas. El escenario que planteó Acosta fue el de Villa Gobernador Gálvez como escenario de sangrientas disputas territoriales por el negocio de la droga. Y sus archienemigos —González y Bassi— como motores de la movida.

El padre de Bassi, también llamado Luis, es dueño de la remisería Cinco Estrellas de Villa Gobernador Gálvez. "Yo me dedico a la compra y venta de autos y tengo un coche trabajando en la remisería de mi viejo", explicó Pollo cuando habló con los medios. Además, se lo sindica como dueño de un boliche bailable ubicado a pocos metros de Infinity Night, la disco en cuya puerta fue asesinado Pájaro Cantero.

"A Norma Acosta no la conozco y si tiene pruebas para acusarme que las lleve a la Justicia. Yo cada vez que tuve un problema me presenté en Tribunales y aporté las pruebas que me pidieron. Cuando tuve que quedar detenido quedé preso y cumplí", agregó Bassi aquel día.

También dijo que jamás conoció "a nadie de la familia Cantero" y que "no se entiende" por qué lo vinculan al narcotráfico y al homicidio del líder de Los Monos. "Lo que conozco de Los Monos es por los diarios, por las noticias, pero nunca tuve contacto con ellos, nunca tuve nada en común con esa familia".

Al que sí dijo conocer es a Panadero Ochoa, aunque dejó claro que "están distanciados". Bassi fue la mano derecha de Panadero, con quien en 2010 fue acusado de atacar a balazos un bar de Balcarce al 200 y herir a un patovica, aunque recibieron falta de mérito. Pero la codicia lo llevó a ser uno de los que bajaron a Ochoa del paraavalanchas rojinegro en septiembre de 2010. En junio de 2011, en tanto, Bassi fue vinculado al ataque a un grupo de hinchas leprosos adherentes al fallecido Roberto "Pimpi" Caminos que se reunió en zona sur para volver al estadio. En 2012 Bassi volvió a caer por balear a Víctor F,. de 33 años, en la puerta de su casa de Villa Gobernador Gálvez. Y está vinculado a la pesquisa del asesinato de Juan Pablo Colasso (ver nota principal).

En la investigación del homicidio de Claudio Cantero, a cargo del juez Hernán Postma, una de las hipótesis es que el padre de Martín "Fantasma" Paz convocó a Bassi para organizar el crimen en venganza porque Pájaro mandó a ejecutar a su hijo. Entonces Bassi contactó a dos sicarios: Milton Damario y Facundo "Macaco" Muñoz, ambos detenidos.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario