Edición Impresa

Comunas piden un aliviador en el río Carcarañá, pero la idea genera controversias

Los mandatarios aseguran que el proyecto ya está y que cuenta con la financiación de Planificación Federal, pero que por problemas burocráticos la provincia no da el visto bueno a las obras.

Domingo 12 de Abril de 2015

Un grupo de comunas afectadas por las crecientes del río Carcarañá se reunieron para exigir la urgente puesta en marcha de un aliviador sobre ese curso, que desvíe las aguas antes de su desembocadura, en el Paraná. Los mandatarios aseguran que el proyecto ya está y que cuenta con la financiación del Ministerio de Planificación Federal, pero que por problemas burocráticos la provincia no da el visto bueno a las obras.

   Sin embargo, las autoridades provinciales aclararon que no hay un proyecto de ingeniería, sino un boceto, al que hicieron cuestionamientos desde el punto de vista hidráulico y ambiental, entre ellos, el del destino del curso principal del agua y las consecuencis que podría tener en ese brazo la concreción de un by pass de grandes dimensiones. “No nos oponemos a buscar alternativas, pero no acompañamos la propuesta, que nos parece temeraria”, afirmó subsecretario de Planificación y Gestión del Ministerio de Aguas, Ricardo Giacosa.

   El aliviador en cuestión es un canal de unos 5 kilómetros que partiría de La Ribera para desaguar parte del caudal del Carcarañá en el Paraná. La obra implica, afirman desde las comunas, una inversión de unos 120 millones de pesos. Según el presidente comunal de Oliveros, Martín Calori, los trabajos cuentan con la aprobación de Planificación Federal, pero “todavía no hemos logrado el acuerdo de los técnicos y los ingenieros para materializar el proyecto definitivo”, afirmó.

   Calori recordó que la idea surgió en 2010, cuando se hizo el primer bosquejo y se presentó a las autoridades provinciales, hasta que recayó en el Ministerio de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente. “El 17 de marzo pasado fui recibido por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y fucionarios de Hidráulica, donde aparte de aprobar el convenio daban el visto bueno para liberar fondos por 120 millones de pesos. El 18 fuimos a la provincia, presentamos los proyectos a Municipios y Comunas. Pasaron 20 días sin respuesta”, afirmó.
  
Controversia. Ocurre que cuando los municipios presentan un proyecto a la Nación, las autoridades piden que la provincia los acompañe, les dé su aval. Y aquí comienza la controversia. Si bien Calori aclaró que hay predisposición para el diálogo y la búsqueda de alternativas, Giacosa insistió con que lo que presentaron los presidentes comunales no fue un proyecto, sino “una memoria descriptiva, que no tiene la firma de ningún profesional, sino del presidente comunal de Oliveros”.

    Pero más allá de eso, objetó la idea de hacer el tipo de canal que están proponiendo. “El Carcarañá es un área protegida, hay aspectos hidráulicos y ambientales a tener en cuenta. Y ya hay experiencias negativas al respecto, como ocurrió con el arroyo Pavón, a la altura de Villa Constitución, al que se le hizo un aliviador y el curso principal quedó prácticamente seco, lo que afectó a todos los clubes abus abajo”, afirmó Giacosa.

   Calori anunció que el martes próximo habrá una reunión con el ministro de Aguas, Antonio Ciancio, para debatir el tema. “Lo que tiene que hacer la provincia es ir a Buenos Aires, sentarse con Planificación y autorizar el ingreso de la Nación para el inicio de la obra. No lo están haciendo, hablan de que no hay estudio de impacto ambiental, ponen trabas”, apuntó el mandatario de Oliveros, en representación de sus pares de Andino, Lucio V. López, Arteaga y varios complejos que se vieron seriamente afectados por las últimas precipitaciones que llevaron al río a alturas alarmantes.

   Giacosa, en tanto, habló de pensar alternativas, como zonificar áreas de riesgo, no permitir el asentamiento humano en zonas indundables, e incluso obras para la protección del casco urbano de Oliveros, entre otras medidas. “Hay que analizar opciones, en el sector son todas casas de fin de semana que se han asentado en ese lugar justamente para disfrutar del río. Y no compartimos la idea porque es temeraria, ya que el curso principal del Carcarañá correría peligro de perder agua”, afirmó, y remató: “Todo tiene que hacerse con un sentido y pensando en un costo de ingeniería, con una evaluación técnica y económica. No tenemos inconvenientes en manifestarle a la gente de Oliveros nuestro punto de vista”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario