Escenario

Cine / Crítica de "Muerte al 2020": Un falso documental catártico para reírse de un año horrible

Calificación: Excelente. Intérpretes: Samuel Jackson, Hugh Grant, Lisa Kudrow y Tracey Ullman. Dirección: Al Campbell y Alice Mathias. Género: Comedia. Emisión: Netflix.

Domingo 17 de Enero de 2021

Los creadores de “Black Mirror” diseñaron un balance del 2020 a medida de sus mentes retorcidas, con la incorrección política y las ironías crueles que podría esperarse de los geniales Charlie Brooker y Annabel Jones. El resultado es “Muerte al 2020”, un falso documental que repasa el desastroso año anterior en el que no se salva nadie: blancos, negros, republicanos, demócratas, Trump, Biden, Greta Thumberg, la cumbre de Davos, Boris Johnson, los premios Oscar o el coronavirus, son motivo de burla, crítica y hasta algún halago.

peli2 (1).jpg
Hugh Grant interpreta a un profesor de historia inglés que entre trago y trago confunde los hechos de la realidad con “Games of Thrones”.

Hugh Grant interpreta a un profesor de historia inglés que entre trago y trago confunde los hechos de la realidad con “Games of Thrones”.

El trabajo cuenta con la opinión de paródicos expertos: políticos, influencers, monarcas, científicos, psicólogos y ciudadanos comunes. Allí están un profesor de historia de antología a cargo del siempre efectivo Hugh Grant que entre trago y trago confunde los hechos de la realidad con “Games of Thrones”; la vocera de prensa del presidente Trump (Lisa Kudrow), cuya lealtad es tan endeble como grande es su desprecio por todo lo que la rodea y su facilidad para negar lo que acaba de afirmar ante las cámaras; una reina Isabel (Tracey Ullman) feliz porque “The Crown” “refleja tan bien a la gente común” y más preocupada por olvidar el nombre de Meghan Markle que por la realidad del Brexit; una irascible psicóloga negra especialista en conducta que escribe libros como “La gente lo arruina todo”, “¿Qué carajo nos pasa?” o “Somos unos putos imbéciles” y que critica tanto a la derecha “porque admira a Hitler” como a la izquierda “quejosa de la justicia social y que critica hasta al que se atreve a cagar a la hora equivocada del día”. Para dar el punto de vista popular, están un par de ciudadanas comunes, una inglesa (una extraodinaria Diane Morgan) y una estadounidense, la primera entre la ingenuidad y la ignorancia, y la otra, que es una supremacista blanca con una sonrisa resplandeciente y perpetua hasta para hacer las declaraciones más polémicas.

Muerte al 2020 | Tráiler oficial | Netflix

El filme se basa sobre todo en los acontecimientos de Estados Unidos y el guión fue escrito y pulido hasta la obsesión con el resultado de que cada cinco minutos una ironía sale de la boca de alguno de los entrevistados con frases que tensan el discurso hasta romper cualquier barrera: Trump es un “cerdo experimental” que con un ataque a un general iraní “casi desata la tercera guerra mundial, y recién era enero...”, dice el personaje de Samuel Jackson, editor del diario The Newyorkerly. En esa lista de desbordes están también Boris Johnson, “el ministro espantapájaros”; el coronavirus que habría surgido de la “relación entre un humano y un murciélago”, según el científico al que el editor del filme jamás toma en serio o la interna entre Biden, “el fantasma de un mayordomo que volvió de la muerte”, y Bernie Sanders, “el abuelo anarquista”, en una compulsa que fue como “elegir entre dos ancianos en un geriátrico”.

peli3.jpg
Samuel Jackson tiene a su cargo el personaje del irónico editor del diario The Newyorkerly.

Samuel Jackson tiene a su cargo el personaje del irónico editor del diario The Newyorkerly.

Brooker y Jones dejaron por un momento las especulaciones sobre mundos distópicos y se concentraron en la realidad pura y dura. Su avalancha de sarcasmo, que seguramente ofenderá u ofendió a muchos, funciona como una válvula de escape. Los cineastas no hacen más que mostrar la efectividad del humor para contrarrestar la estupidez del poder y la vulnerabilidad de la humanidad ante eventos que exceden su voluntad para controlarlos. Brooker y Jones transforman la angustia, la frustración y la incertidumbre de un año para olvidar en una carcajada, algo que los griegos llamaron catarsis hace ya más de dos mil años.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS