Edición Impresa

Barrabravas de Talleres de Córdoba asesinaron a un joven a puñaladas

Gresca en un parador del balneario El Diquecito, en la ciudad de Villa Carlos Paz: siete detenidos. Se trata de integrantes de "La Fiel", hinchada que había sido reconocida por la Legislatura por su "combate a la violencia".  

Martes 26 de Noviembre de 2013

 

Integrantes de "La Fiel", la barra de Talleres de Córdoba, asesinaron a puñaladas a un joven de 21 años en el balneario El Diquecito, de Villa Carlos Paz, en una gresca que arrojó otras cuatro personas heridas, entre ellos un policía que estaba de civil y filmó a los agresores.

La policía informó que hay siete detenidos por el crimen, todos miembros de "La Fiel", que participaban de una fiesta de bautismo en el "Parador de la T" (un lugar muy concurrido por hinchas de Talleres) cuando se desencadenó el altercado.

Seis meses atrás, en mayo pasado, "La Fiel" había sido distinguida por la Legislatura de Córdoba por "su compromiso para erradicar la violencia del fútbol" (ver aparte). Entre los detenidos por la policía ayer, figura la madre de Carlos Pacheco, líder de la hinchada, que recibió la plaqueta aquel 22 de mayo en el recinto de la Unicameral.

Jonathan Villegas, padre de un niño de seis años, murió cuando era trasladado en el auto de un familiar hacia el hospital, cerca del Cucú, a causa de las puñaladas que recibió en medio de la pelea.

Según relataron algunos testigos, Villegas junto a su familia y allegados estaban ocupando unos bancos en el balneario cuando se les aproximó una mujer (presumiblemente la madre de Pacheco) a pedirles que se vayan.

Tras el enérgico pedido, la señora volvió al salón donde se desarrollaba la fiesta de bautismo, "pero a los pocos instantes aparecieron otras personas", según narró el comisario mayor Gustavo Godoy, jefe departamental de policía. Arribaron de manera violenta tras lo cual se armó la pelea.

El hecho ocurrió alrededor de las 17 del domingo y, según Godoy (titular de la Departamental de Policía de Punilla), no hubo de trasfondo ninguna discusión vinculada a las hinchadas de fútbol, como trascendió en un principio. Simplemente se trató de una disputa por un lugar en el parador.

La familia del joven asesinado criticó al gobierno provincial. "Cómo estos tipos no van a tener impunidad si los premió" el bloque de legisladores que responde al gobernador José Manuel de la Sota, sostuvo el hermano de la víctima.

Matías Villegas exclamó: "A estos tipos no les importa nada. Sacan armas, disparan, habiendo niños y estando el balneario lleno. ¡Cómo no van a gozar de impunidad si los premió la Legislatura!", dijo al Canal 10 de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

Otros detalles. De acuerdo a lo contado por el jefe policial Godoy, "entre la familia de Villegas agredida estaba un policía, de civil, que avisa por teléfono lo que estaba ocurriendo y empieza a filmar a los agresores. La mujer que les había pedido que se vayan, avisa al resto (de los barras) que estaban siendo filmados. Los hombres también golpean al policía y le roban el teléfono".

Según Godoy, los agresores protagonizaron el ataque con botellas, armas blancas y se cree que hasta exhibieron un arma de fuego.

Entre los detenidos, según el jefe policial, no se encuentra quien apuñaló a Villegas aunque el sujeto estaría identificado. Además, en manos de la policía estarían los números de las patentes de los vehículos que huyeron del lugar, por lo que no sería extraño que haya nuevas detenciones.

Matías Villegas, el hermano de la víctima, dijo por su parte que la mujer que les pidió que se vayan en realidad se confundió porque dijo que había escuchado un insulto. "Primero le apuntó a mi cuñado y cuando este le dijo que nada que ver, que no había dicho nada, se las agarró con mi hermano", recordó.

Matías dijo que a los pocos segundos "creímos que había pasado todo hasta que entre la gente que estaba en el bautismo vimos que uno se levantó la remera exhibiendo un arma".

"Si es para tanto, nos vamos, le dije a mi familia", contó Matías. "Ahí le pegan una cachetada a mi hermano. De atrás le pego yo al que le está pegando y me empiezan a pegar. Mi cuñado agarra una silla y le pega al que me está pegando a mí. Mi hermano sale para el lado de la calle a la derecha, y yo salgo para la izquierda. Trato de volver y estos (por los agresores) no me dejaban volver", dijo.

En esas circunstancias, su hermano fue apuñalado.

"Al que agredió por primera vez a mi hermano, lo premiaron con un diploma", dijo Emanuel, otro de los hermanos de la víctima, en declaraciones ayer al Canal 12 de Córdoba. Dijo que el hombre que los agredió inicialmente "se identificó como el jefe de La Fiel" y tras los incidentes huyó en un auto blanco.

Aquel agasajo de la Unicamercal

La Legislatura cordobesa escribió “un capítulo inédito” el 22 de mayo último cuando premió a “La Fiel”, la barra brava del Club Talleres

Así calificó una parte de la prensa a aquella jornada en que la hinchada copó las gradas con banderas: “La Fiel por siempre”, “Oña” y “Sin Violencia”.

Carlos Alesandri, legislador presidente provisional de la Unicameral y tercera autoridad provincial, referenció los reconocimientos que se iban a practicar y dijo: “Bienvenidos todos a la casa de la democracia”.

El legislador Carlos Presas, enfundado en una camiseta de Talleres, llenó de elogios a dirigentes, jugadores y todo el mundo Talleres.

Las primeras plaquetas las recibieron Alberto Escalante, Hugo Bertinetti y Ernesto Salum, empresarios que integran el fondo de inversión del club.

Luego, Alesandri, impulsor de la distinción a “La Fiel”, explicó: “Es el homenaje a quienes dejaron de lado violentas confrontaciones del pasado, a un grupo de hinchas que conformaron una ONG. Felicitaciones, sigan así. El fútbol sin violencia, el fútbol para todos”. Darío Cáceres y Carlos Pacheco, “capos” de la fundación, recibieron la plaqueta.

Una semana después, el 1º de agosto, el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, criticó el homenaje y, en diálogo con Cadena 3, expresó: “Fue un error. Yo no lo hubiese hecho”.

Pacheco fue uno de los seis cordobeses deportados de Sudáfrica en el Mundial 2010 junto a Sergio “Tomatón” Busso (de 36), imputado de dos crímenes en Córdoba. Habían viajado como parte de Hinchadas Unidas Argentinas.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario