Edición Impresa

Balearon a un nene de 9 años dos días después del asesinato de su tío

Un niño que es sobrino de Raúl Navarro, a quien mataron el sábado, fue herido en una pierna en la zona de Rodríguez y Pte Quintana. Por el ataque que hirió al pequeño fue detenida una chica de 17 años. Y su hermano de 19, "Piquito", quedó preso por el crimen.  

Miércoles 22 de Mayo de 2013

Dos días después del asesinato de Raúl Héctor "Caracú" Navarro, en barrio Itatí las pistolas calibre 9 milímetros retumbaron otra vez. El lunes a las 22, desde dos motos, dispararon al menos media docena de veces contra la puerta de chapa de una vivienda de la cortada Madre María y Presidente Quintana. Un nene de 9 años que jugaba con su computadora resultó herido en su pierna izquierda. Es el sobrino de "Caracú" Navarro.

Un par de horas antes al Hospital Clemente Alvarez había ingresado un chico de 19 años apodado "Piquito". Tenía un balazo en la pierna izquierda. Quedó detenido con custodia policial por orden del juez de Instrucción Hernán Postma acusado del homicidio de "Caracú" Navarro.

"Piquito" es hijo de Sergio Alberto Pared, un hombre de 50 años que fue asesinado en el mismo barrio el 14 de febrero pasado. La hermana de "Piquito" se llama Brenda. Ayer fue detenida bajo la acusación de ir en una de las motos desde donde dispararon a la casa de Navarro hiriendo a su sobrino de 9 años.

Desconfianza. "No vamos a hablar con la prensa", se excusó amablemente una mujer, pariente de la familia Navarro, en la puerta de Madre María y Presidente Quintana. Esa fue una de las tres casas arrasadas por una lluvia de plomo calibre 9 milímetros el lunes a la noche. En ella un sobrino de "Caracú" Navarro resultó herido en una pierna. Primer indicio de que esa zona se transformó en tierra baldía donde el más fuerte, o el que cuenta con mayor capacidad de disparo, es el que manda.

"Nadie va hablar por miedo. Lo de anoche (por el lunes) es normal. Pasan las motos y sólo por mirarlos te cagan a tiros", explicó un vecino. "Hacen eso porque está arreglados con la comisaría 15ª. Es simple. Los que hacen una cagada, ponen la moneda y salen", abundó.

El miedo. La crónica de un hecho es una construcción y quien escribe en base a testimonios intenta acercarse a lo que sucedió. Una postal elaborada en base a ideas parciales. ¿Por qué la observación? En lugares como la cortada Madre María y Presidente Quintana todo es posible y ninguno de los vecinos confía ya en nada. Les temen a los chicos malos, porque llegan y disparan. Pero también recelan de la policía porque, según explican en detalle y con ejemplos, arregla situaciones escabrosas a quien pague por ello. Esto no es nuevo. Ya se vivió como prólogo del triple crimen de la Villa Moreno, ocurrido el 1º de enero de 2012, en Presidente Quintana y Moreno.

Los vecinos están enojados. Dicen que el asesinato de "Caracú" Navarro no derivó de una venganza por drogas. "Yo te lo cuento, pero si vos me mencionas en la nota, yo estoy muerto", rogó uno de los vecinos antes de relatar su versión.

Todo comenzó poco antes de las 22.30 del sábado, cuando "Caracú" y cuatro de sus amigos estaban tomando fernet con coca en Garibaldi y Rodríguez. Un par de minutos después, dos motos —una Honda Twister roja y una Tornado negra— llegaron al lugar. Circulaban por Garibaldi desde Oroño hacia Ovidio Lagos. Una de las motos cerró el acceso a Garibaldi y la otra Rodríguez. El grupo de amigos quedó en el medio, a metros de un volquete. En las motos iban dos mujeres y un par de muchachos.

Dos tiradores. Allí comenzó una escena digna de una película de acción. Dos tiradores, uno de ellos —identificado como Rodrigo S.— con una metra, como en la calle se conoce a la pistola ametralladora. La otra arma, una pistola calibre 9 milímetros, era empuñada por una mujer identificada como Sabrina. Todos los agresores fueron vinculados a la familia de Sergio Pared, asesinado de un balazo en el corazón frente a su granja de Doctor Riva al 2700, el 14 de febrero pasado.

Los vecinos que dialogaron con LaCapital conectaron a esta familia, que tiene cuatro parientes detenidos y uno muerto por asesinato, con la venta de drogas. Allegados a la familia acusada indicaron que ninguno de sus miembros tuvo que ver con el asesinato de Navarro o con el ataque a balazos contra la casa de María Madre y Presidente Quintana en la que fue herido el nene. La jueza de Instrucción Patricia Bilotta tiene en su escritorio los expedientes de los crímenes de Pared y de Navarro.

"Las cosas funcionan así". "Pero el crimen de "Caracú" Navarro no tiene nada que ver con eso. A él lo mataron porque tenía un problema con esos pibes. ¿Cuál era el problema? Navarro salió a defender a un sobrino al que estos le estaban pegando mal y se la juraron. Parece increíble, pero acá las cosas funcionan así. Si ellos pasan y piensan que los miraste mal, vuelven y te cagan a tiros", indicó una mujer.

"El pibe no se pudo esconder porque se había quebrado una pierna y tenía yeso y clavos. "Caracú" no tenía ninguna causa por drogas como se dijo. Estaba paqueteando y vendiendo repasadores. Traficaba repasadores", dijo un vecino con una humorada.

A Navarro lo impactaron al menos cuatro plomos en el estómago, el pecho y una de las piernas. Los vecinos relataron que ayer las dos moto volvieron a pasar y dispararon. Los residentes confiaron que está trabajando para realizar una marcha para exigir justicia, aunque el principal escollo que se les presenta es el miedo que supone para los vecinos sumarse a una manifestación a cara limpia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS