Edición Impresa

Asaltaron a un joyero cuando guardaba el auto en su garaje en barrio La Florida

Los ladrones tenían un dato preciso pero no exacto. Le exigieron oro, pero la víctima no tenía. Lo encerraron en una pieza y se llevaron unos 2 mil pesos y otros efectos de valor

Lunes 04 de Noviembre de 2013

"Dame los paños de oro", fue la frase que escuchó el joyero Pedro Antonio Pavón de boca de uno de los tres hombres que lo emboscaron cuando llegaba en un auto a su casa del barrio La Florida, en la zona norte de la ciudad.

En rigor, los ladrones tenían un dato preciso, pero otro inexacto. Si bien el dueño es el propietario de un negocio de ese rubro, no tenía alhajas en su vivienda. Sin embargo, los malhechores decidieron concretar el atraco. Entraron a la casa y se llevaron dinero, una pistola y las llaves del vehículo.

Sorprendido y golpeado. Pavón tiene 66 años y vive en una casa ubicada en Huerta Grande al 1200. En la parte delantera de la propiedad viven su cuñados.

Cerca de las 21.30 del sábado, el comerciante llegó a su vivienda en un Volkswagen Gol. Atravesó el portón enrejado y estacionó el auto en el garaje en medio de un pasillo que desemboca con su propiedad en la parte posterior del inmueble.

Pero no tuvo tiempo de bajarse del vehículo. Enseguida fue sorprendido por tres hombres que lo estaban esperando desde hacía un rato en el pasillo. Para entrar, los maleantes forzaron el portón de ingreso.

"Apareció un tipo y lo encañonó. Le dieron un culatazo en la cabeza y lo llevaron para adentro de la casa", explicó un cuñado de la víctima ayer al mediodía a LaCapital.

Antes de golpearlo, los intrusos le exigieron las joyas al dueño de casa. Al parecer, el hombre les explicó que no tenía alhajas en su casa, pero los ladrones no le creyeron. O tal vez no quisieron marcharse sin llevarse nada.

Lo cierto es que Pavón fue obligado a entrar a su casa en compañía de sus captores. Recorrieron unos veinte metros a través del pasillo sin que los dos perros de la casa ladraran. Una vez adentro, no tuvieron obstáculos para seguir con la tarea delictiva.

Encerrado. Los maleantes encerraron en una de las habitaciones al comerciante, quien desde allí pudo escuchar resignado como los intrusos recorrían todos los ambientes de la propiedad en búsqueda de elementos de valor.

Según fuentes policiales, luego de unos minutos los ladrones recogieron unos dos mil pesos, una cadena de oro, el teléfono celular de Pavón, una pistola calibre 22 largo y las llaves del auto.

"No pudieron llevarse el auto porque había vecinos en la calle. Cuando los tipos se fueron, él salió por una ventana y encontró la llave de la casa tirada en el pasillo", comentó un familiar de Pavón.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS