Edición Impresa

Amargo, un verdadero chasco

Un verdadero chasco fue el espectáculo que trajo a Rosario Rafael Amargo. Qué fenómeno es este de la publicidad, que hace posible que un teatro se llene, aún con un precio de platea muy cara...

Miércoles 08 de Abril de 2009

Un verdadero chasco fue el espectáculo que trajo a Rosario Rafael Amargo. Qué fenómeno es este de la publicidad, que hace posible que un teatro se llene, aún con un precio de platea muy cara, sobre todo considerando algunos aspectos como son: la demora en el comienzo, las fallas del sonido y luces realmente groseras, la falta de un programa de mano, y esto solo en el aspecto técnico y organizativo. En cuanto a lo artístico también debo decir que el show me decepcionó, tanto a mí como a otras personas que estaban conmigo. Uno de los cantaores matizó sus intervenciones con sendas "toses" que irritaban el oído al ser amplificadas en todo momento, en escena y fuera de ella, ya que el sonidista olvidaba bajar el sonido cuando era necesario. Esta es solo una de las tantas desprolijidades que inundaron el show de principio a fin. Lorca deslucido en las voces de los recitadores quienes no estaban a la altura de semejante poeta, un vestuario defectuoso y pobre, una escenografía colocada sin saber por qué ni para qué, canciones con textos olvidados o modificados (ejemplo: Amargo aniquiló el tango Nostalgias, menos mal que sin micrófono, se lo olvidaron), bailarinas intrascendentes, sobre todo teniendo en cuenta la calidad de bailarinas que ha tenido y tiene nuestra ciudad (Claudia Ramírez, Cecilia Benzoni, Karina Nimitan, Fabiana Pela, entre otras) y finalmente un bailarín algo carismático, muy efectista y nada más. Comparar esta puesta de Rafael Amargo con las que hemos visto presentadas por Gades, Cortés o el mismo Ballet Español de Rosario de Marta Aldasoro, sería un insulto. El último párrafo es para el público de Rosario, un público que aparentemente ha dejado de ser todo lo exigente que supuestamente era y que aplaude a rabiar cuando un producto reúne determinadas condiciones como son: ser de afuera, ser caro y tener un dudoso prestigio de aparecer en televisión, si es en el programa de Tinelli, mejor.

Mónica Toquero,

DNI 12.111.958

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS