Edición Impresa

Allanaron y clausuraron un negocio de venta de autopartes robadas

Operativo en un local de San Martín al 2500. También es el dueño del depósito requisado el viernes donde se encontró un VW Bora robado hace una semana.

Domingo 19 de Mayo de 2013

Siguiendo las pistas que el viernes a la mañana les había brindado el hallazgo de un importante depósito de autopartes robadas, investigadores policiales de la comisaría 6ª allanaron ayer la vivienda del propietario de ese negocio y el local comercial que el mismo hombre tiene en el macrocentro de la ciudad. En el primer lugar demoraron a la esposa del sospechoso ya que él "estaría de viaje"; y en el local se toparon con un sinnúmero de piezas mecánicas de distintas marcas y modelos de autos cuya procedencia sería ilegal. Ante eso, el juez de Instrucción en turno dispuso que además de clausurar y fajar las puertas del local, las mismas sean soldadas para evitar que haya movimientos de personas en el lugar.

Todo empezó el viernes cuando los agentes de la seccional 6ª llegaron hasta una propiedad de calle Jean Jaures 5226 (Garay a la misma altura) buscando el Volkswagen Bora patente EQG 496 que delincuentes no identificados habían levantado la semana pasada en Valparaíso al 1000. En la vivienda, que desde afuera sólo aparentaba una sencilla casa de clase media, los policías se toparon con un inmenso depósito de partes de carrocerías de autos de mediana y alta gama. Al final del viernes habían contabilizado unas 500 piezas entre puertas, capóts, guardabarros, torpedos, airbags, cinturones de seguridad, trenes delanteros y traseros, según publicó este diario en su edición de ayer.

Entre todo lo hallado estaba el Volkswagen Bora que los policías habían ido a buscar, aunque el mismo ya había sido prolijamente cortado en todas sus partes. El comisario Darío Basualdo, jefe de la seccional 6ª, dijo entonces a La Capital que la vivienda sólo oficiaba como depósito de las piezas de carrocería ya que "el desguace de los vehículos se hace en otro lugar". Y no dejó de llamar la atención de que en ese sitio no se encontraran las piezas mecánicas de los autos como así tampoco las patentes, las butacas y asientos, los cristales y otras partes.

Está de viaje. La investigación siguió su curso guiada por el juez de Instrucción número 9, Javier Beltramone, quien dispuso que se allane la vivienda del dueño del depósito desmantelado en calle Jean Jaures al 5200. Así, con una orden emitida por el magistrado los pesquisas llegaron la mañana de ayer a la vivienda de Leandro D., en Gaboto 5518, a sólo tres cuadras del galpón.

Al hombre, que ya tiene antecedentes penales por violar la ley de desarmaderos (ver aparte), no lo encontraron. Pero fueron atendidos por Verónica Micaela R., de 34 años y esposa del sospechoso.

"La casa es una vivienda de pasillo que desde afuera no dice nada, pero en su interior está muy bien equipada", confió una fuente de la investigación. Y dijo que la mujer, en su defensa, "manifestó desconocer la actividad comercial de su marido aunque llevan diez años de casados y tienen un hijo de 8 años". Acerca del paradero de su esposo, Verónica contó que "se había ido de viaje a Corrientes para cazar". A pesar de eso, el juez Beltramone dispuso su detención por presunto encubrimiento agravado con ánimo de lucro.

La vidriera. Tras allanar la casa los policías fueron al local comercial de Leandro D., identificado como "La biela" y ubicado en San Martín 2576. El negocio estaba cerrado y el juez dio la orden de allanarlo igualmente. En su interior se encontraron todas las piezas mecánicas de autos de alta y mediana gama que no estaban en el depósito de calle Jean Jaures. "Había unas cien tapas de cilindros, más de 80 cigüeñales, bombas inyectoras, equipos acondicionadores de aire, turbos, cajas de cambio, burros de arranque, faros delanteros y traseros, ópticas, amortiguadores de puertas traseras, bobinas, radiadores, comandos de luces, levantavidrios eléctricos y otros repuestos de diferentes marcas y modelos", sostuvo el comisario Basualdo.

A la hora del balance, los pesquisas informaron el secuetro de varios centenares de piezas correspondientes a vehículos Honda, Audi, Volkswagen, Ford, Chevrolet, BMW, Land Rover, Kia y Cherokee, casualmente las mismas marcas cuyas piezas fueron halladas el viernes en el depósito de calle Jean Jaures.

Del operativo en calle San Martín, una zona reconocida en la ciudad por la cantidad de comercios dedicados a la venta de repuestos y autopartes, participó la Guardia Urbana Municipal ya que el negocio no contaba con la habilitación del municipio, sostuvieron los pesquisas que anoche terminaban el inventario de las piezas incautadas. "El juez nos pidió que una vez que terminemos sellemos las aberturas con una soldadora para que no ingrese nadie. No quiere tener sorpresas y con las fajas de clausura no alcanza", dijo el comisario.

La provincia tiene un registro

El comercio de autopartes usadas está ordenado en Santa Fe por la ley 12.243 que data de 2003. Promovida por el entonces diputado radical Miguel Basaldella y promulgada por el ex gobernador Jorge Obeid, la norma creó el registro de desarmaderos, chatarrerías y comercios de compraventa de repuestos usados para “brindar condiciones de seguridad jurídica en la actividad del sector a fin de contribuir a una política de Estado tendiente a la prevención y represión de la actividad delictiva, controlando la regularidad de la operatoria y evitando el tráfico de piezas ilegítimamente obtenidas”. La Biela no está inscripta en ese registro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS