Economía

Los edificios "coliving" buscan hacerse un lugar en Rosario

La empresa más grande de coliving de América latina promueve nuevos proyectos y vino a seducir inversores locales.

Domingo 10 de Marzo de 2019

Fahad Siddiqui, un joven empresario londinense de origen paquistaní, creador y dueño de Casa Campus una empresa bajo la modalidad de coliving, visitó Rosario para promocionar y captar inversores para ampliar desarrollos en Buenos Aires y evaluar la posibilidad de instalar en Rosario esta tendencia global habitacional que representa una solución especialmente para estudiantes extranjeros, y una oportunidad de inversión inmobiliaria.

El mercado inmobiliario evoluciona, adopta nuevas formas y presenta modalidades innovadoras que se han vuelto tendencia globalmente. Las nuevas tecnologías impactan de lleno en la forma en la que se construye, los nuevos materiales vuelven más sustentables a las edificaciones y hasta la propia idea de vivienda se ha puesto en debate. Así aparece el coliving, una nueva tendencia global que ha llegado a nuestro país de la mano de empresas como Casa Campus.

El coliving consiste en la cohabitación de varias personas en viviendas especialmente pensadas para tal fin, con espacios comunes que maximizan la comodidad y están diseñados para ser compartidos. Se trata de unidades que posibilitan un estilo de vida comunitario que reduce los costos. El coliving ha tomado mucha popularidad entre los jóvenes, especialmente los estudiantes, un gran mercado que en Latinoamérica aún se encuentra muy desatendido.

Un referente de esta modalidad en el país es Casa Campus, que posee hoy cuatro propiedades en funcionamiento: dos en Pilar y dos en la ciudad de Buenos Aires, y espera cerrar seis proyectos más antes de fin de año. La empresa se encuentra en busca de extender el concepto también al interior del país por lo que parte de su equipo directivo desembarcó días atrás en Rosario para mantener reuniones con interesados tanto en evaluar la posibilidad de desarrollar un emprendimiento en Rosario como para invertir en los que ya están en marcha en Buenos Aires.

"Creemos que Casa Campus es una solución para aquellos que buscan tener una inversión en Buenos Aires pero viven en el interior del país", expresó Fahad Siddiqui, socio y presidente de la empresa. El emprendedor, nacido en Londres pero de origen paquistaní, confía en que ésta será una excelente oportunidad para "presentar nuestro nuevo desarrollo de Coliving que se encuentra en el barrio de Palermo y ponerse en contacto con desarrolladores locales para expandir Casa Campus a Rosario. Por esta razón, también participará del viaje Ramiro Garcia Minzoni, director de desarrollo inmobiliario".

A la comitiva se sumó Matías Albín, gerente comercial de Casa Campus, a quien le tocó el asesoramiento a brokers de la zona respecto del emprendimiento. Tras visitar Rosario, los directivos partieron hacia Córdoba y Neuquén, y tienen previsto volver a Rosario en marzo, esta vez con un objetivo más comercial.

Los proyectos de Casa Campus arrojan una rentabilidad del 7% anual en dólares más 3% de capitalización anual, para un total de 10% mientras que la renta tradicional es de 3% más 3% de capitalización, dando un total de 6%. Los tickets de sus proyectos van desde u$s 60 mil a 110 mil con atractivas rentas en dólares en los mejores barrios de Capital. "Durante la segunda etapa del viaje, trabajando en conjunto con brokers y contando con difusión de la prensa local, realizaremos un evento informativo para quienes deseen sumarse como inversores en este nuevo proyecto", anunció el presidente de la compañía.

A la hora de señalar el por qué de la elección de Rosario, Córdoba y Neuquén como las plazas para realizar este roadshow de dos etapas, Siddiqui explicó que "fueron elegidas por su importante desarrollo económico y la gran oferta de universidades que atraen estudiantes del interior del país y de países limítrofes. Además, cuentan con un público inversor que suele tener inversiones fuera de su provincia y que probablemente esté interesado en el modelo de negocios que ofrecemos en Buenos Aires. A parte de esto, son ciudades donde apuntamos a desarrollar ya que cuentan con un gran mercado estudiantil que se encuentra desatendido. Creemos que nuestro producto tendrá una recepción sumamente positiva en estas plazas".

Casa Campus ya se encuentra en conversaciones con desarrolladores de estas tres ciudades y sus directivos confían en que pronto podrán iniciarse proyectos fuera de Buenos Aires. Para Saddiqui, la llegada del coliving a Rosario "Es únicamente una cuestión de tiempo ya que las condiciones están dadas. Las tres ciudades que visitaremos reciben un gran número de estudiantes, tienen actividad turística todo el año y cuentan con un mercado corporativo fuerte. Estos tres públicos son los principales consumidores de nuestro producto".

"Estamos en una etapa de expansión tanto dentro de Argentina como en otros países. En Rosario tenemos una demanda muy grande, al igual que en Córdoba y otras partes del interior e incluso había mensajes en nuestro inbox de estudiantes de Rosario pidiendo que viniéramos acá, y ello llama la atención. Es por ello que decimos venir primero acá, antes que a otros países para ofrecer esta alternativa de inversión. Esta es una ciudad muy grande, donde hay un flujo importante de gente, por lo que el concepto de coliving debería funcionar. Hay muchos universitarios y profesionales de distintas empresas y no está lejos de Buenos Aires", resumió Sidiqqui.


Intercambio

En cada uno de los cuatro edificios de Casa Campus en Buenos Aires, el 60% de los residentes son estudiantes extranjeros, aunque todos están abiertos a la recepción de cualquier persona abierta a la experiencia de convivir en espacios comunes. "Tenemos muchos profesionales y hasta diputados, por ejemplo, que necesitan estar en Congreso", acotó Siddiqui.

En general se realizan contratos de corto plazo, y para tener una idea del monto de la renta, el empresario ejemplificó que un alquiler mensual en un monoambiente en Congreso cuesta 23 mil pesos, que incluyen no sólo la estadía sino todos los servicios, expensas y hasta limpieza periódica de las unidades. El inquilino sólo debe pagar ese monto y recibe un departamento amueblado, sin otro gasto adicional.

Los residentes de Casa Campus conviven bajo un régimen básico: "Sólo demande ser un buen ser humano, un buen vecino", resumió el joven empresario de 30 años de edad. A través de una app, por ejemplo, los inquilinos se comunican directamente con el servicio de mantenimiento, consultan la agenda de eventos propios del complejo, que incluyen no sólo el intercambio interno sino externo, a través de acciones solidarias, entre otras herramientas.

El sistema también admite que, "si tuviéramos un edificio acá, en Rosario, los residentes locales podrían aprovechar los espacios comunes en otros edificios en Argentina o en otros países, o hacer un intercambio dentro de su propio contrato, como por ejemplo, usar la pileta en Buenos Aires o en San Pablo", señaló el Siddiqui, y concluyó: "Habitualmente en los edificios la gente no se habla entre sí. Aquí la idea es todo lo contrario, que no haya necesidad de ir a bares o a eventos afuera para conocer gente y a su vez, el propio intercambio de los residentes de Casa Campus hace tomar conciencia que existen otras personas en el mundo, abre cabezas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});