Dólar

"Los autos nuevos quedaron baratos en relación al dólar Bolsa"

Armin Reutemann, presidente de Armin Reutemann Automotores y de la comisión de concesionarios Volkswagen Argentina, analiza cuál es la actualidad del sector en el marco de la pandemia.

Domingo 28 de Junio de 2020

Armin Reutemann, presidente de Armin Reutemann Automotores y de la comisión de concesionarios Volkswagen Argentina, analiza cuál es la actualidad del sector en el marco de la pandemia.

-¿Cómo enfrentaron este momento de la pandemia?

-A todos nos sorprendió y tuvimos que salir a desarrollar cosas nuevas en un tiempo muy corto. Si bien Volkswagen hace ya varios años que está trabajando con toda su red de concesionarios para fomentar el trabajo online y atraer clientes a través de este medio, esto nos apresuró y tuvimos que perfeccionarlo rápidamente. Cuando arrancó la cuarentena el 20 de marzo creo que nadie sabía que esto se iba a dar tan repentinamente, y durante los primeros quince días tuvimos que dedicarnos a instalar sistemas de computación en las casas de nuestros empleados, colaboradores y vendedores

-El sector vivió un cambio de precio relativo muy grande. Ustedes entraron en el Covid-19 con un precio para los autos, y en medio de la cuarentena los mismos se pusieron mágicamente económicos en dólares.

Sí, yo no recuerdo exactamente cuánto estaba el dólar por el 20 de marzo, pero está claro que hoy tenemos un dólar Bolsa o un dólar blue que ronda los ciento diez o ciento veinte pesos. Todo lo vinculado al mundo automotor, importado o nacional, se mueve en base a un dólar oficial de setenta, setenta y uno, setenta y dos pesos. Eso da una ventaja clara, medida en dólares, para quien quiera comprar un vehículo cero kilómetros.

-Si por ejemplo un padre quiere comprarle el primer auto a su hijo, ¿Qué precio tendría ese vehículo? Y en otro orden, ¿cuánto cuesta un auto familiar o una camioneta para el campo de las más básicas?

-Hablemos de un dólar blue. El auto más chico de nuestra línea, un Gol Trend, históricamente costó 10 u once 11 mil dólares. Hoy está alrededor de los 6 mil. Si lo medimos en dólares, está muy barato. En Argentina incluso hoy hay autos por debajo de ese monto. Respecto a la camioneta, una de las más económicas como la Amarok arranca en 15 ó 16 mil dólares. Estoy diciendo valores redondos, no exactos. Y un vehículo familiar muy bien equipado rondará los 18 mil dólares. En lo nuestro, la Amarok más completa que comercializábamos en el orden de los 52,53, 55 mil dólares, hoy aproximadamente vale 35 mil dólares.

-Con ustedes se da una particularidad porque si uno va a comprar una heladera o un televisor, no lleva el televisor viejo, pero en su rubro permanentemente llevan los autos usados. ¿Cómo está ese mercado?

-El usado fue acompañando el crecimiento del nuevo porque de la misma manera que hay un mercado para cero kilómetros, hay otro para usados. Pensemos que hoy tres mil dólares son poco más o menos de 320 mil pesos, y ya una persona se puede comprar algo usado y de muy buena calidad con ese dinero. Por eso, repito, quien pudo ahorrar en esa moneda, hoy puede acceder a algo que antes no. Esto arranca a partir del 10 de mayo porque lo nuestro fue virtualmente venta cero, y no sólo de cero kilómetros sino cero ventas desde el 20 de marzo hasta casi fines de abril.

-¿Qué pasó con el mundo Plan de Ahorro?

-El mundo Plan de Ahorro tiene por un lado público nuevo que arranca con los nuevos valores de los autos, y empiezan pagando una cuota mensual de determinado valor. Eso no tiene peso ni una fluctuación importante porque los vehículos aumentan el uno por ciento mensual hoy. El problema grande se da con la gente que viene con un Plan de Ahorro de tres o cuatro años, donde obviamente, al término de un año los valores de las cuotas se multiplicaron dos o tres veces. Y eso para quien tiene un poder adquisitivo determinado, en un principio posiblemente haya representado el veinte por ciento de sus ingresos y hoy tal vez llegue a un sesenta por ciento. Ahí se hace muy difícil mantenerlo. También cuando sucede esto aparece un recambio en los Planes de Ahorro, existe un público que compra y un público que vende. Pero bueno, siempre se pagan consecuencias por un proceso inflacionario como el que venimos viviendo desde hace un año y medio o dos años.

-Trabajás mucho en organizaciones intermedias que tienen que ver con la ciudad, ¿Cómo estás viendo a Rosario en este momento?

-Me considero una persona optimista. Creo que estamos viviendo una situación desgraciada en todo el mundo, pero me parece que Argentina, y particularmente Rosario, no quedarán muy mal cuando pase la crisis. En la ciudad hay mucha gente con grande empresas que ha pasado situaciones muy duras y han podido salir. Además, por sus orígenes pseudo piamonteses o como le queramos llamar, la gente se caracteriza por tener capacidad de ahorro. En cuanto a salud y el tema social los resultados están a la vista, Rosario no tiene problemas muy graves a pesar de estar solamente a trescientos kilómetros de Buenos Aires donde están los grandes focos de la enfermedad.

-¿Cómo ves el tema Vicentin y al gobernador Perotti, que se topó con este problema en medio del contexto de pandemia?

-Hoy no veo que el gobierno esté proponiendo una salida políticamente correcta con Vicentin. Creo que esto está muy mezclado con ideologías y no se debería tomar una respuesta rápidamente. En cuanto al gobernador entiendo que está tratando de guardar una posición más conservadora, lo veo como un fino equilibrista en una situación muy difícil. pero es una persona razonable y se está manejando con mesura dentro de lo que se puede.

-Salís ahora de la concesionaria y te lo encontrás a Alberto Fernández, ¿Qué le pedirías o sugerirías?

-No sé si le pediría, le sugeriría que se dé cuenta que está en un momento trascendental y que hoy podría pasar al "bronce". Pero para esto se debería despojar de una parte ideológica que, en lo personal, no creo que él la represente, creo que el también es un gran equilibrista. Sin embargo en esta época complicada emitir juicios ahora es difícil. Hay que esperar algunos meses para ver cómo sigue esta película.

-Para cerrar, ¿hincha de qué club?

-Soy una de las personas menos futboleras que vas a conocer pero tengo mi corazón con Newell's. Para que mi hijo sea distinto de chico lo llevé a la cancha y el sí se hizo leproso fanático.

-¿Y algún hobby fuera de la vida empresarial?

-Hace siete u ocho años que juego al golf y antes practiqué tenis. Debo reconocer que no soy profundamente deportista ni mucho menos. Lo que sí, celebro y festejo el juntarme con mis amigos. Siempre tuve especial atención por la amistad y la familia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario