Economía

La pelea de fondo de 2018 serán las paritarias

Las primeras negociaciones en el sector privado están empantanadas. El gobierno arremete contra los docentes.

Domingo 21 de Enero de 2018

Con un final de año agitado por las movilizaciones y cacerolazos, a raíz de la aprobación de la ley previsional, el 2018 enfrentará próximamente nuevos debates enérgicos. La razón será la misma que cada inicio de ciclo: paritarias.

El gobierno nacional pretende deshidratar aún más el porcentaje en comparación con el aspirado en 2017, en el que se había impuesto como meta un 17% de inflación y un aumento salarial menor al 20%. El cumplimiento del objetivo quedó lejos de acercarse a la realidad, que cerró el año con un 25% de inflación y en algunos casos con poco más del 20% de aumento de forma desdoblada e indexado a la cláusula gatillo.

Con una postura inflexible, Nación redobla la apuesta este 2018 y aspira que las paritarias tengan un 15% de techo, mismo número que esperan de inflación anual según el presupuesto 2018 aprobado recientemente.

Provincias

El primer acuerdo salarial lo hizo Córdoba, una de las provincias visiblemente más beneficiadas por el Estado nacional en materia de obra pública, que acordó un incremento del 11% -en conjunto con el Sindicato de Empleados Públicos (SEP)- obteniendo una suba del 6% en enero y un 5% en el segundo cuatrimestre, además del pase a planta permanente de 4.800 contratados y una cláusula gatillo por inflación.

Sin embargo, el intendente del municipio de Neuquén, Horacio Quiroga, ya acordó paritarias y superó la línea establecida con un incrementó del 16% en tres cuotas y sin cláusula gatillo: la vedette del 2017.

A su vez, el Sindicato de Empleados de Comercio (SEC), que conduce Armando Cavalieri, cerró la segunda y última revisión de la cláusula gatillo de la paritaria 2017 con un aumento del 6% a pagarse desde enero, en tres cuotas sucesivas de 2%, haciendo valer lo pactado por el incumplimiento de la meta inflacionaria. De esta manera la paritaria anual finalmente se fijó con un 26% de suba anual, también sobrepasando el límite pretendido por el gobierno nacional.

Las primeras pujas

Casi por unanimidad, los sindicatos rosarinos descartan aceptar un techo paritario del 15% como pretende el gobierno nacional, máxime sin la opción de cláusula gatillo como se estipuló en 2017.

La mayoría de los gremios cree que la inflación superará ampliamente ese tope y se volverá a fracasar con las metas impuestas del mismo modo que sucedió el año que acaba de culminar. Con este menú, el futuro que avizoran es de complejidad y conflicto, sin descartar medidas de fuerza.

Matías Layús es uno de los máximos representantes del Movimiento Sindical Rosarino y del sindicato La Bancaria. En diálogo con La Capital expreso enorme preocupación "porque los bancos están ofreciendo un aumento del 9%", algo que para el referente gremial es "irrisorio".

"Nosotros aspiramos a un piso del 20% y hoy estamos muy lejos de esa cifra; inclusive catalogamos la propuesta como provocativa, obscena y desfasada entendiendo que en cuatro meses, según las proyecciones, se sobrepasará ese 9%".

Por su parte, desde la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) sostienen la misma idea. El 15% "está lejísimo de lo esperado", deslizaron a este medio. Si bien son cautos en cuanto al porcentaje deseado, "creemos que el 20% es lo justo para sentarnos a negociaron razonablemente, porque necesitamos reivindicar lo perdido el año anterior, por eso nosotros estamos en contra de la oferta paritaria en cuanto a su fondo y forma".

El contexto de los Aceiteros es, también, conflictivo porque aún no recibieron el bono de fin de año que suelen obtener y que, para ellos, "es parte de la ganancia de los trabajadores", afirmó a La Capital el integrante del Sindicato de Aceiteros de Rosario, Sergio Díaz, quien agregó: "Las empresas nos dijeron que por una cuestión política no iban a negociar el bono", aunque estiman que entre marzo y abril logren obtenerlo.

El arreglo en 2017 fue de un bono de 22.500 pesos, "por consiguiente hay que agregarle la inflación" afirmó el sindicalista en relación a cuál podría ser el piso porcentual para este año.

En rigor, Díaz señaló que con un panorama de desempleo y de eliminación de colaboraciones en relación a las horas extras, "detectamos que el futuro es de conflicto, sobre todo porque sabemos que las empresas hoy en día están haciendo más dinero que antes, con lo cual tenemos que defender los derechos de los trabajadores", cerró.

Maestros en lucha

El presidente Mauricio Macri firmó un decreto que cambia la reglamentación de la ley de financiamiento educativo, y que en los hechos le quita poder de negociación a Ctera. Esa ley es la que establece la convocatoria a la llamada "paritaria nacional". Con el nuevo decreto se establece que el salario básico docente será del 20%, superando el mínimo, vital y móvil, con lo cual se interpreta y se reglamenta que los gremios docentes no habrá más discusiones salariales con el Estado.

En contacto con La Capital, el secretario general de Sadop _nuclea maestros de escuelas privadas_, Martín Lucero, sentenció que van a plantear un aumento "por encima del 20%, porque las estimaciones del gobierno vienen fallando año tras año y las paritarias no pueden tener techo, por ende el 15% nos parece una ridiculez".

Sobre el decreto de la paritaria docente, esgrimió: "Lo que el gobierno sigue haciendo es buscar atomizar la representación de los trabajadores, ya lo hizo en provincia de Buenos Aires cuando metió distintos gremios para frustrar los acuerdos, así que nos parece que se busca que no haya discusión de ninguna índole".

"El método de ajuste y la verdadera cara de este gobierno es justamente convalidar salarios hacia la baja y evitar cualquier debate paritario", agregó.

Finalmente, Lucero advirtió que el futuro es "sombrío".

Tensión social

"La realidad indica que las políticas económicas no resuelven los problemas de la gente sino todo lo contrario. Hoy conviene más invertir en la timba financiera que en el sistema productivo. Como está planteado el sistema económico actual solamente le sirve al sistema financiero y a la especulación", dijo. Y culminó con una frase contundente: "Están armando una bomba que en cualquier momento puede estallar".

En representación de Amsafé Rosario, Gustavo Terés, coincide en el rechazo a la paritaria impulsada por el gobierno nacional. "Desechamos lo del 15%, el gobierno va a intentar controlar la inflación con salarios a la baja, es una suma provocativa, es una pérdida de poder adquisitivo, es decir buscan debilitar el poder de los gremios con el discurso de la democratización de la discusión partiría" y afirmó: "Por lo menos aspiramos a un 20%".

Sobre el decreto, Terés dijo que "intenta reducir o inhibir las fuerzas de los trabajadores, un gobierno que dice que es dialoguista y acepta pluralidad gobierna con Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) como una escribanía, obturando poderes democráticos y esta nueva reglamentación es una forma de anular la paritaria, apostando a la fragmentación de los trabajadores".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario