Economía

La desocupación saltó al 12,9% en el Gran Rosario, la mayor en 14 años

La tasa de desempleo subió 1,2 punto interanual en el primer trimestre del año. El aumento de la fuerza laboral superó los puestos que se crearon.

Miércoles 24 de Junio de 2020

Pese a que se crearon empleos, el mercado laboral del Gran Rosario no pudo absorber la nueva oferta de mano de obra en el primer trimestre del año. Por eso, la tasa de desocupación saltó al 12,9 por ciento. Es la segunda más alta del país, detrás de Tucumán, y también la más elevada en 14 años. Así lo informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El organismo nacional de estadísticas difundió ayer las cifras del mercado de trabajo correspondientes a al primer trimestre del año. A nivel nacional, la desocupación afectó al 10,1 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), tres décimas por encima del mismo período de 2019. La medición captó apenas la primera parte de la cuarentena dispuesta para enfrentar el coronavirus.

Mayor actividad

Mientras la foto del mercado de trabajo a nivel nacional es bastante parecida a la de un año atrás, en el Gran Rosario los números muestran un deterioro, relacionado fundamentalmente por un aumento de la oferta de mano de obra que no pudo ser absorbida.

Es que el desempleo subió 1,2 punto en doce meses. Se explica por un aumento de 0,9 punto en la tasa de actividad, es decir del porcentaje de población que conforma la oferta laboral. Esta presión neutralizó el leve crecimiento de la tasa de empleo (0,3 punto) y consolidó la suba interanual del de la desocupación.

En números absolutos, el Indec muestra que en un año se sumaron 15 mil personas a la Población Económicamente Activa (PEA) pero sólo se crearon 6 mil empleos, de modo que 9 mil pasaron a ser desocupados.

Entre desempleados y subempleados, en la región hay 164 mil personas con problemas de empleo. A estos se suman 97 mil ocupados demandantes de empleo y 140.975 asalariados sin descuento (37,6 por ciento del total).

La actividad económica, que cayó 5,4 por ciento en el primer trimestre del año según las cifras que también difundió el Indec ayer, no contribuyó a absorber la mano de obra que se incorporó a la fuerza de trabajo, pese a que se crearon empleos durante el período.

Curva peligrosa

La estacionalidad del primer trimestre del año en la oferta laboral se vio reforzada porque sobre el último tramo de 2019, el mercado de trabajo en la región había mostrado una recuperación, sobre todo en comparación con el final de 2018, caracterizado por una verdadera masacre de puestos de trabajo.

Hace tres meses, la tasa de actividad era del 46,2 por ciento, dos puntos menos que la que informó ayer el organismo nacional de estadística, la de empleo 42,2 por ciento (unas décimas por encima del actual) y la de desocupación del 8,7 por ciento, poco más de cuatro puntos por debajo del indicador conocido ayer.

Es decir que en esta comparación se sumaron en tres meses 27 mil personas a la PEA que no pudieron ser absorbidas y, además, se perdieron 3 mil empleos. Así unas 30 mil personas se sumaron al ejército de desocupados.

El ranking nacional

El aglomerado rosarino es el segundo con mayor tasa de desempleo en el país, luego de Tucumán - Tafí Viejo (13,1 por ciento). Los partidos del Gran Buenos Aires y el conglomerado Ushuaia - Río Grande se ubicaron en tercer lugar, con 12,4 por ciento. El cuarto lugar también se sufre en la región, ya que involucra al área de San Nicolás y Villa Constitución (11,5 por ciento). El Gran Córdoba registró 10,8 por ciento y es la quita región con más desocupados.

Por contrapartida, los menores índices de desocupación se anotaron en Posadas, con el 2,4 por ciento; La Rioja 2,7 por ciento, al igual que Viedma y Carmen de Patagones; San Luis 2,8 por ciento; y San Juan 3,3 por ciento.

A nivel nacional, la tasa de desocupación subió 0,3 punto interanual, la de empleo bajó una décima y la de actividad se incrementó en una décima. La subocupación bajó en la misma proporción.

Deuda externa

El ministro de Economía, Martin Guzmán, se mostró esperanzado en “continuar con las negociaciones de la deuda extranjera, con un proceso constructivo, que sea legitimado por nuestra sociedad”. Al participar de un encuentro virtual por el Council of Americas, el funcionario diferenció a los acreedores en, al menos, dos grandes grupos, y señaló a uno de ellos, el denominado Ad Hoc, como el que pone trabas que van en contra de las normas del G-20.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario