Economía

Emitir, devaluar y bajar impuestos

Los estímulos monetarios y fiscales dieron resultado en la crisis de 2008. El contexto actual es algo diferente".

Domingo 22 de Marzo de 2020

El gobierno está en una gran encrucijada, necesita inyectar dinero en el mercado, devaluar el peso y bajar impuestos. Más trabajo para los informales y cuentapropistas. Un dólar a $ 70 para comenzar. Bajar en lo inmediato los derechos de exportación.

El país ingresa en una cuarentena que sabemos cuándo comienza y no cuando termina. El pico de contagio del coronavirus podría sobrevenir con las bajas temperaturas, nos faltan 60 días para que lleguen y se queden con nosotros alrededor de 90 días. Quedarse en casa será una opción por mucho tiempo. Esto se traducirá en un cambio brutal de costumbres, negocios y forma de trabajo.

El gobierno necesita inyectar dinero en la economía porque la rueda dejó de girar. Los negocios trabajan con cheques a fecha, o pagando factura contra factura, la poca venta de hoy pone en riesgo los cheques emitidos y el pago de la mercadería vendida.

La llegada de crédito a tasa subsidiada es una bendición para las empresas. Las medidas conocidas ayudan, pero hay que fortalecer a la clase media, que es la que quedó empantanada en esta crisis.

Un tema del que pocos hablan es la cantidad de trabajadores cuentapropistas e informales que hay en Argentina. Hay que realizar un plan para estas personas.

Las medidas anunciadas por el gobierno no cuentan con partidas genuinas, con lo cual se va a recurrir a emitir dinero, lo que en alguna medida impactará en los precios y en el tipo de cambio.

Argentina necesita imperiosamente devaluar. Brasil, Uruguay, Chile, Colombia y México tienen una inflación de un solo dígito. México, que no depende de su comercio con China, ha devaluado mucho menos que los países ubicados en América del Sur, lo que nos da una ventaja competitiva.

Cuando comparamos las devaluaciones realizadas versus la inflación del último año, si bien Argentina es la que más devaluó el peso en términos nominales, es la que menos devaluó en términos reales. Para equipararnos al resto de la región, el peso debería valer $ 70 por dólar, y hoy estamos a un 10% de alcanzar dicho valor.

El Banco Central deberá corregir el tipo de cambio, de lo contrario el gobierno nacional debería disponer más medidas para cerrar la economía, ya que dependemos del superávit de balanza comercial para hacernos de los dólares para enfrentar pagos de la deuda pública. Salvo que el gobierno esté pensando en ir a una cesación de pagos y ya no importe la cantidad de dólares que ingresen al país.

Los desafíos del gobierno en la coyuntura pasan por mantener vivo el mercado interno, tener un tipo de cambio competitivo y lograr que los negocios extractivos puedan sostenerse en el tiempo. La deuda quedó en un segundo plano, si no aseguramos mejores negocios, más actividad y cuidamos el empleo no le podemos pagar a nadie. Tal vez, es el momento de pedir una línea de crédito al FMI (hasta Maduro está en ese camino), solicitar un crédito contingente a la Reserva Federal y una ley de incentivos fiscales para nuevas inversiones, que sea muy atractivo y quienes hundan dinero en esta coyuntura no paguen impuesto por 10 años, pero que generen trabajo y exportación. No es fácil, tampoco imposible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario