Campo

Ciencias Agrarias se afianza como referente de la producción porcina

Para acompañar los cambios en el sector, aggiorna las instalaciones en las que forma recursos humanos y genera información.

Sábado 05 de Diciembre de 2015

La Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) trabaja duro para ser referente nacional en la formación de recursos humanos y la generación de información para el desarrollo del sector porcino. En esa línea, desde el año pasado comenzó un proceso de modificación en su módulo de producción porcina, de modo de acompañar los cambios que experimenta el sistema de producción de la zona.
 
Luciano Spinollo, director del módulo, recordó que ese espacio de docencia, investigación y extensión se creó en el año 1978 y su diseño tomó como referencia la “actividad realizada por buena parte de los productores agropecuarios de la zona de influencia de la facultad”.
 
Con el desplazamiento de la ganadería vacuna hacia zonas más marginales, la permanencia en la región de la actividad porcina “se vislumbra como una potencial generadora de empleos y sustentabilidad del sistema”, abundó. Sobre todo para los pequeños y medianos productores son los estratos mayoritarios en la cadena productiva porcina.
 
En sus comienzos, el módulo se creó como un sistema al aire libre, que era el que representaba la realidad de la gran mayoría de productores de cerdos de esa época. “Con el paso del tiempo, estos productores fueron encontrando nuevas formas de producir, no sólo desde el manejo, la alimentación y la genética, sino también con modificaciones en las instalaciones, recordó Spinolllo.
 
Para acompañar este proceso, el módulo de producción porcina de Agrarias pasó a ser un sistema mixto, que incluye categorías a campo y semi confinadas.
 
En los últimos años, la producción porcina experimentó un importante crecimiento. Desde 2010, se expande sostenidamente a una tasa del 6%. En este proceso, productores que hace muchos años están en el sector comenzaron a agrandarse, al mismo tiempo que ingresaron nuevos criaderos al sector. Uno de los factores que mayor incidencia tuvo en este crecimiento es el aumento per cápita del consumo de carne fresca del cerdo, que pasó de 5 kilos per cápita en el año 2002 a 13,5 kilos per cápita. El director de módulo de la Facultad de Ciencias Agrarias explicó que “por cada kilogramo de aumento de consumo se deben poner a producir 20 mil madres”. Destacó que la carne fresca que se consume se debe producir en Argentina.
 
Como consecuencia de este crecimiento, los sistemas productivos también evolucionaron y el módulo de Agrarias se adaptó para las nuevas necesidades. El objetivo es adaptar sus instalaciones para avanzar en un sistema de producción más intensivo, sin dejar de ser mixto. Spinollo describió que las instalaciones comenzaron a modificarse en mayo de 2014. El objetivo, describió, fue construir un galpón de servicio y gestación confinado, un galpón de maternidad confinado, dos galpones de destete de cama profunda y cuatro galpones de desarrollo y terminación de cama profunda.
 
La particularidad que tendrá el módulo, una vez concluidas las obras, es que mantendrá lotes para la etapa de lactancia y desarrollo y terminación a campo. Así, el sistema tiene la capacidad de tener las alternativas para satisfacer la demanda del sector por parte de los pequeños y medianos productores porcinos.
 
Esta combinación permitirá, además, realizar comparaciones sobre el desempeño de los animales en las diferentes instalaciones.
 
El proyecto tiene una fuerte pata ambiental. Para el manejo de los efluentes líquidos que se generan en instalaciones confinadas, los especialistas de Agrarias trabajaron junto a especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) de Mar del Plata. Desarrollaron un proyecto para el tratado de efluentes, con el objeto de obtener como producto final agua para la limpieza y llenado de fosas. El proyecto abarca también la incorporación de paneles solares para sumar alternativas medioambientales. Para manejar los efluentes sólidos se comenzaron a realizar el compostaje del material.
 
Spinollo señaló que hasta la fecha se terminaron seis galpones de cama profunda y las instalaciones de manejo, como manga, brete, balanza y corrales de aparte. El galpón de servicio y gestación está construido en un 70% mientras que del galpón de maternidad sólo está la estructura. De las lagunas de para el tratamiento de efluentes, sólo están hechos los pozos.
 
Los avances que se realizaron en las nuevas instalaciones fueron financiados gracias al aporte de la Subsecretaría de Agricultura Familiar y de la Secretaría de Agricultura de la Nación. Pero ahora están buscando nuevo financiamiento para completar el proyecto. Spinollo subrayó la importancia de obtener el apoyo para completar este plan, ya que el módulo de Agrarias “ofrece un ámbito ideal para el cumplimiento de os objetivos propuestos”.
 
Entres sus “características únicas”, mencionó que se trata de un sistema de ciclo completo, que tiene como producto de venta el capón de 115 kilos promedio. También que las instalaciones cuentan con la infraestructura para el desarrollo de todas las actividades en el manejo de los cerdos.
 
“Por su cercanía con las aulas y los laboratorios este sistema le confiere a nuestra institución una particularidad única, ya que facilita toda tarea de apoyo a las actividades de docencia, investigación y extensión”, enfatizó.
 
Los objetivos del módulo son establecer un sistema de producción porcina eficiente, acorde a la realizad zonal y a la situación nacional de producción del cerdo; detectar los elementos que afectan este sistema para orientar líneas de investigación y extensión; y efectuar ensayos paralelos sobre aspectos específicos dentro de todas las etapas de crianza, en busca de mejorar permanentemente el sistema.
 
También apunta a posibilitar el aprendizaje sobe bases físicas concretas, disponer de un modelo físico de producción que permita integrarlas actividades de docencia, investigación y extensión, evaluar la productividad física y resultado económico del sistema y contribuir a la formación de ayudantes adscriptos en la cátedra de sistemas de producción animal.
 
“Estamos ante las etapas finales de la concreción de un sistema porcino más sustentable de lo que siempre fue, que por su particularidad está llamado ser un referente a nivel nacional para la formación de recursos humanos y continuar con la generación de información necesaria para fortalecer el desarrollo del sector porcino”, enfatizó Spinollo.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS