Central
Lunes 24 de Abril de 2017

Ahora al canalla se le vienen los platos fuertes

A Central le llegó el momento de enfrentar a casi todos los rivales que pelean arriba. Gimnasia fue el primero de ellos.

Más allá de las formas, un dato que quizás pasó desapercibido es que Central derrotó esta vez a un rival de los importantes en el campeonato. Dícese de aquellos al menos en zona de clasificación a las copas sudamericanas. Hasta la victoria agónica y con diez sobre Gimnasia del sábado a la noche, los festejos canallas habían sido frente a equipos de otra dimensión, que estaban en otra cosa, ora los que pelean el descenso (Quilmes y Temperley, con empate en el medio ante Sarmiento), ora los que están pensando en la actual Libertadores (Atlético Tucumán) o que simplemente deambulan (Tigre). En cambio, el del Lobo se asemeja más a los que tendrá por delante, que seguramente serán de máxima exigencia, que impondrán dar un salto de calidad y que tienen premio: volver al plano internacional en el 2018. Nada de desmerecer lo conseguido. Al fin, vencer a un rival que pelea con uñas y dientes para seguir en primera división no es poca cosa, pero por supuesto los encumbrados por algo están por encima de ellos y se necesitará estar a esa altura para doblegarlos.

Frente a Gimnasia, con ausencias importantes como las de Teófilo Gutiérrez, José Luis Fernández o Víctor Salazar, Central bajó un poco su nivel futbolístico. Enfrente, y aferrado encima a un gol tempranero, el Lobo lo complicó sobremanera, le quitó espacios, lo obligó a meterse en su embudo y en definitiva le desdibujó la imagen. No por nada fue el primer oponente que enfrentó metido en Copa Sudamericana y que además llegaba con 8 partidos invicto, 6 de los cuales fueron triunfos.

Y a falta de mejores recursos futbolísticos, y cuando la expulsión de Marco Ruben a los 59' parecía condenarlo, el equipo de Montero le metió garra y corazón para sopapear a Gimnasia y llevarse una victoria muy festejada. Fundamental también, porque Central apareció por primera vez en condiciones de ingresar a la Sudamericana después de arrancar el año golpeado, desilusionado y ni siquiera con ese objetivo a la vista de ser alcanzado. Y clave por lo dicho: no había que fallar ante un rival directo hacia ese camino.

Desde ahora, no enfrentará al líder Boca, pero sí visitará al escolta y al 5º, Newell's y River (ambos en Libertadores), y al 6º San Lorenzo. Mientras que recibirá al 4º Racing y al 7º Colón, que hoy puede trepar un puesto si vence a Tigre. O sea, 5 equipos con ambiciones grandes. Sólo la próxima fecha y la de cierre, en casa ante Aldosivi y en San Juan, serán frente a equipos como los que enfrentó antes de Gimnasia, mientras que Banfield y Talleres, dos que pelean lo mismo que Central, completarán un combo difícil.

Teo estará de regreso el domingo frente al Tiburón, que llegará con cuatro derrotas seguidas en el lomo. Fernández lamentablemente no lo podrá hacer y supone una baja muy importante, quizás por todo el torneo. Ruben quedará afuera por suspensión. Colman estará en duda. Como sea, Central tendrá ante sí una oportunidad muy buena para otra buena cosecha y luego precisará seguir creciendo: más pasajes de tenencia y buen fútbol, menos baches y, sí, ese espíritu que le evitó besar la lona y mantener la llama encendida de la ilusión para coparse en serio.


El gol de Talleres al final lo sacó por ahora

Central saboreó hasta el minuto 88 del partido jugado en Córdoba. Hasta ahí, el empate en cero lo dejaba por primera vez en zona de Copa Sudamericana, pero el gol de Sebastián Palacios le dio a Talleres el triunfo por 1 a 0 sobre Godoy Cruz y los tres puntos necesarios para volver a superar a los canallas.

Talleres ahora quedó con 33 puntos, dos más que Central. Lo positivo para el canalla es que lo recibirá en la penúltima fecha, por lo que entonces hoy depende de sí mismo para entrar a la Copa.

Tampoco lo benefició la victoria de Independiente sobre Arsenal en Sarandí, aunque en este caso para que Central lo superara debía perder por varios goles, así que no era una verdadera referencia.

Sólo en la 5ª fecha, luego de golear a Arsenal 5 a 0 en el Gigante, Central estuvo en este torneo dentro de los 11 primeros equipos. En ese entonces era 9º. Recién ahora se arrimó hasta la puerta de la clasificación de la Sudamericana, mientras que quedó a 8 de la Libertadores.

Comentarios