La ciudad
Viernes 09 de Septiembre de 2016

Lo dejaron dos días preso por cazar liebres en la zona del aeropuerto

Se le imputó el delito de "entorpecimiento" de la seguridad. Una fiscal pidió otros 60 días de detención, pero el juez lo desestimó.

Un albañil de 26 años permaneció dos días demorado por haber ingresado, mientras cazaba liebres, con cuatro perros a las instalaciones del aeropuerto de Fisherton. El joven fue arrestado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) cuando siguiendo a sus galgos llegó a la zona operativa de la aeroestación, justo en el momento en que debía despegar un vuelo de TAM con destino a Brasil.

El episodio se hizo público en la audiencia desarrollada ayer en los Tribunales provinciales. Allí, a Jonatan B. se le imputó el delito de "entorpecimiento contra la seguridad del tránsito y de los medios de transporte y comunicaciones", además del "entorpecimiento de transporte y servicios". Por esa razón, la fiscalía pidió la prisión preventiva del joven por 60 días.

La medida fue desestimada por el juez quien no encontró en que figura penal encuadrar lo sucedido y ordenó la inmediata libertad del muchacho, un albañil de 26 años que vive en la localidad de Funes, a pocas cuadras de la terminal de Fisherton. La defensa del joven aprovechó la oportunidad para cuestionar con dureza que se derrochen recursos del Estado en ese tipo de hechos.

Desafortunado. La situación que llegó a la audiencia de ayer ocurrió durante la tarde del martes pasado, casi al mismo tiempo que las nubes dejaban atrás una jornada muy fría, pero soleada.

A Jonatan B. le pareció un buen día para salir a cazar liebres y, por eso, se acercó con cuatro perros galgos a la zona de Jorge Newbery y el acceso a la estación aérea.

De acuerdo al parte judicial, alrededor de las 17.20, el joven ingresó con sus perros a las instalaciones del aeropuerto, llegando a unos 200 metros de la pista y entorpeciendo el normal despegue del vuelo Nº JJ 8.131 de la empresa aerocomercial TAM.

En los partes del área operativa de la aeroestación quedó registrado que el vuelo sufrió una demora "no muy importante", según indicaron fuentes de la aeroestación, ya que el comandante de vuelo advirtió que una persona "había saltado el alambrado".

Ante esa situación, el hombre dio aviso a los efectivos de la PSA, quienes procedieron a la detención del muchacho. Y lo que iba a ser una tarde de caza, terminó convirtiéndose en una aventura judicial. El joven quedó demorado hasta que se concretó la audiencia de ayer donde la fiscal Ana Julia Milicic le imputó el delito de "entorpecimiento contra la seguridad del tránsito y de los medios de transporte y comunicaciones" y el "entorpecimiento de transporte y servicios".

Frente al juez. La audiencia duró sólo veinte minutos, según señala el parte oficial. Frente al juez Héctor Núñez Cartele, Jonatan aportó su versión de los hechos y aceptó contestar las preguntas de la fiscal. Contó que estaba cazando liebres con sus perros, que no llevaba armas y que, cuando los animales ingresaron a la zona del aeropuerto, salió corriendo a buscarlos, sin darse cuenta de la situación que podía crear.

Agregó que no se resistió a la detención y que, incluso, pidió disculpas por su imprudencia. Sin embargo, pasó dos días demorado en la base que la PSA posee en el aeropuerto y sus perros quedaron en los caniles del Instituto Municipal de Salud Animal (Imusa) hasta que fueron reintegrados a su familia.

Durante la audiencia, la defensora oficial Adriana Lucero se manifestó "sorprendida" por el delito imputado al joven. La funcionaria advirtió que el albañil no tuvo intención de poner en riesgo la seguridad del vuelo y cuestionó que se dilapiden los recursos del Estado para este tipo de situaciones.

Milicic solicitó como medida cautelar la prisión preventiva del imputado por el plazo de 60 días, pero el juez no accedió a la medida. Con algunas críticas al accionar de la fiscalía, declaró la "atipicidad" de la conducta del muchacho, es decir que su comportamiento no se adecua a un tipo legal, y ordenó su libertad.

Comentarios