Edición Impresa
Sábado 01 de Octubre de 2016

Las conclusiones del mercado inmobiliario y el blanqueo

El arquitecto Damián Tabakman se presentó el 29 de Septiembre en Expo Inversiones Rosario 2016 (#EINROS16), organizado por Rosario Finanzas. Hace pocos días estuvo participando de un panel de Real Estate en un evento nacional realizado en Buenos Aires del cual nos entrega las siguientes
conclusiones:
En Buenos Aires, hace pocos días, Costantini y Elsztain, como main speakers y principales protagonistas de la industria, expusieron sus perspectivas sobre el futuro de la actividad. Ambos se explayaron sobre el blanqueo y las importantes expectativas que ha generado, en especial en el formato de fondos cerrados de inversión inmobiliarios que ambas firmas están armando y en los que se podrá blanquear a costo cero. En efecto la norma prevé esta modalidad pero las exigencias son elevadas, de modo que convierten a esta opción en solo apta para organizaciones de gran tamaño.
Hay que tener al menos tres proyectos por un monto mínimo de diez millones de dólares, no menos de diez inversores con tickets de 250.000 dólares como mínimo, y quienes ingresen en estos vehículos deberán conservar el capital original allí invertido por lo menos durante cinco años. Se prevé que, debido a las regulaciones de la CNV el tamaño promedio de estos fondos será del orden de los 50 a 100 millones de dólares y que habrá entre 5 y como máximo 10 fondos. De todos modos aún se aguardan cambios en el régimen impositivo que, en caso de salir, potenciarían fuertemente su uso.
La otra opción de blanqueo con capacidad de derrame al sector de la construcción, es mediante el pago del 10%, de manera que una vez que el blanqueador tenga sus fondos regularizados, podrá luego adquirir el inmueble que desee. En ese sentido las expectativas de incremento de la demanda de bienes raíces son muy importantes para revertir un mercado que los últimos años estuvo alicaído.
Por su parte, el gobierno ha anunciado su fuerte compromiso con el sector a través del lanzamiento de nuevas líneas de créditos hipotecarios, una herramienta que ha estado ausente por más de una década, lo cual ha impedido que millones de nuevos hogares y de joven adquirieran su vivienda propia. El Banco Nación ha lanzado su propia línea, es a una tasa fija del 14% durante los primeros tres años. Esa entidad también ofrece préstamos para financiar a los desarrolladores.
Hay desarrolladores del exterior desembarcando en nuestro país con proyectos inmobiliarios atractivos. Jorge Pérez, uno de los desarrolladores más importantes de los EEUU con base en Miami, y uno de los hombres más ricos del mundo, expuso su emprendimiento de Puerto Madero, cuya obra está por empezar, luego del éxito de ventas, y anunció nuevos desarrollos, por ejemplo en Bariloche. Él también dijo que está armando un fondo de inversión para que los blanqueadores entren a costo cero y además sorprendió reconociendo que se ha adaptado a la dinámica del mercado local y ya comercializa sus unidades en pesos ajustados por inflación. Luego vino el turno de Gil Dezer, responsable de las ultra lujosas torres Porsche y Armani en Miami. Dijo en su alocución que está a la búsqueda de terrenos premium en Buenos Aires para lanzar su primer proyecto con marca en la Argentina.
Otro gran jugador del mundo global del real estate, WeWork, que hoy es la principal compañía de oficinas del planeta, anunció su desembarco en nuestro medio con un formato de co-working muy novedoso y disruptivo. La aparición de jugadores del exterior está reconfigurarlo el mercado local y está obligando a los desarrolladores a mejorar sus prácticas profesionales y empresariales para poder competir. Prueba de ello es la anunciada contratación que un importante Developer argentino ha hecho de los servicios del célebre estudio de arquitectura Zaha Hadid para una mega torre que edificará en Palermo.
Este será sin dudas un hito urbano que cambiará el paisaje de la ciudad de la mano maestra de una de las firmas de diseño más prestigiosas del planeta. El rumbo adoptado por el gobierno fue mayoritariamente calificado de correcto pero se destacaron los contratiempos que se están afrontando a la hora de hacer ajustes, correcciones y volver a insertar al país en el mundo. En la medida que la economía se vaya encaminando y ordenando, con el imprescindible apoyo de la sociedad en su conjunto, el sector inmobiliario y de la construcción podrán empezar a migrar hacia proyectos de mayor volumen orientados a la clase media. Mientras tanto las expectativas sectoriales de corto plazo están puestas puntualmente en el blanqueo y su derrame hacía los bienes raíces que sin duda se traducirán en demanda de productos premium en cabeza de Developers reconocidos, solventes y con trayectoria.

Comentarios