siniestros
Domingo 10 de Septiembre de 2017

Crece el número de accidentes en el puente a Victoria

El único hospital de esa ciudad recibe entre uno y tres heridos por semana. Insisten en que se construya la doble traza en la conexión vial

El hospital Fermín Salaberry es el único centro de salud público de Victoria y no tiene sala de terapia intensiva. Sin embargo, cada semana, recibe un promedio de entre dos y tres personas que han sufrido un accidente en el puente que une aquella ciudad con Rosario. "La siniestralidad ha crecido notablemente", aseguró el director del centro asistencial, Edgardo García, quien lleva más de un año reclamando que las provincias de Santa Fe y Entre Ríos acuerden un protocolo para garantizar "una atención de calidad" en las emergencias.

El incremento del número de accidentes desatados por la mayor cantidad de vehículos que utilizan el puente Rosario-Victoria es uno de los argumentos que sostiene el proyecto para la construcción de la doble vía en la conexión vial entre ambas ciudades.

De los 60 kilómetros de la ruta, sólo el puente flotante sobre el brazo principal del Paraná tiene dos carriles por mano, mientras que el resto de la traza es una calzada de mano única.

Según datos de la Intendencia de Victoria, de los 2 mil vehículos diarios que circulaban por el puente en 2003, se llegó a un promedio de siete mil coches por día. Y, como por el corredor se traslada gran parte de la producción entrerriana hacia los puertos de Rosario, en épocas de cosecha el tráfico de camiones alcanza los 3 mil por jornada.

La combinación de la gran cantidad de tránsito, sobre todo los fines de semana, y la ruta angosta tiene su traducción en accidentes en cadena o choques frontales por sobrepaso. Según advirtió García, el hospital recibe un promedio de dos o tres consultas semanales de personas que protagonizaron un accidente en el puente.

"Muchas veces son molestias menores, otras heridas de consideración que merecen una atención de urgencia", advirtió el médico y señaló que, en estos casos, el hospital muestra sus límites.

Por ejemplo, indicó, el hospital carece de la complejidad adecuada. "No tenemos terapia intensiva, sí un shock room con un respirador donde hacemos lo que podemos y si bien hemos salvado muchas vidas, no quiere decir que esto sea lo indicado", sostuvo.

Según explicó el profesional, la concesionaria que explota el puente (la entrerriana, Caminos del Río Uruguay) tiene dos contratos con empresas de ambulancias privadas que intervienen en el caso de accidentes.

"Si el siniestro ocurre en los primeros 30 kilómetros concurre una firma de Rosario y los traslados se realizan a centros de salud de esa ciudad, si sucede a partir del kilómetro 31 la asistencia la realiza una empresa de Victoria y las derivaciones se realizan a Paraná, distante unos 112 kilómetros", indicó.

Un trato inequitativo

Para García, esta atención resulta "totalmente inequitativa", por eso lleva más de un año reuniéndose con autoridades del Ministerio de Salud santafesino con el objetivo de gestionar un acuerdo para acordar un único protocolo de atención en los 60 kilómetros de la traza.

"La primera hora después del siniestro es clave para los pacientes en estado crítico", señaló. Por eso, la iniciativa busca la derivación oportuna de pacientes críticos, "clasificados en el mismo lugar donde ocurrió el accidente y durante la primera hora de sucedido el evento".

Con la coordinación del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies), consideró el médico, "podríamos evaluar rápidamente los traslados" y de esta forma "garantizar un atención de calidad en momentos críticos", remarcó.

Comentarios