Información Gral
Miércoles 10 de Mayo de 2017

El Homo sapiens convivió con el Homo naledi al sur de Africa

Cuando en septiembre de 2015 se anunció el descubrimiento del Homo naledi, se pensaba que este vivió hasta hace tres millones de años.

Cuando en septiembre de 2015 se anunció el descubrimiento del Homo naledi, se pensaba que este vivió hasta hace tres millones de años. Sin embargo, una nueva investigación internacional con participación española acaba de confirmar que este antiguo habitante de la actual Sudáfrica coexistió con el Homo sapiens.

Científicos de Australia, Estados Unidos, Sudáfrica y el español Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Burgos) estudiaron los sedimentos fósiles y dientes de los restos del Homo naledi y establecieron que vivió sólo entre hace 335 mil y 236 mil años, solapándose por tanto con el hombre moderno.

Y es que, según anunció ayer la Universidad sudafricana de Witwatersrand, en ese período "se creía que en Africa sólo existía el Homo sapiens". "Es precisamente en ese momento en el que emerge lo que llamamos «comportamiento humano moderno» en el sur de Africa", añade el comunicado, poniendo como ejemplo el enterramiento de las cabezas, el uso de adornos corporales o las herramientas complejas.

El descubrimiento del Homo naledi se llevó a cabo a raíz de los restos encontrados en dos cavernas del sitio arqueológico Patrimonio de la Humanidad conocido como Cuna de la Humanidad, cerca de Johannesburgo. La cueva Rising Star, descubierta en 2013, contenía los restos de unos 15 individuos.

Las investigaciones ponen de manifiesto que el Homo naledi tenía un cerebro de un tercio del tamaño del hombre actual, era delgado, con dientes similares a los humanos, hombros parecidos a los de los monos y pies adaptados a largas caminatas. Su altura era de unos 1,5 metro y pesaba en torno a 45 kilos. Sus manos, parecidas a las humanas, sugieren que era capaz de fabricar herramientas.

La Cuna de la Humanidad alberga una segunda cueva, cuyo descubrimiento fue anunciado ayer, que contiene restos de otros tres individuos, entre ellos un cráneo completo. Para acceder a ambas cavernas es necesario pasar por estrechos túneles, por lo que los expertos creen que el Homo naledi las usó como cámaras para enterramientos.

"No podemos seguir pensando que sabemos qué especies fabricaron tales herramientas o ni siquiera dar por hecho que los humanos modernos fueron los creadores de algunos de estos hitos críticos tecnológicos y de comportamiento en la historia arqueológica de Africa", dijo el profesor Lee Berger, de Witwatersrand.

"Si hubo otra especie ahí fuera que compartió el mundo con el hombre moderno, es muy probable que hubiera más. Sólo necesitamos encontrarlas", añadió.

Comentarios