Economía
Jueves 03 de Agosto de 2017

El gobierno descartó una precarización laboral

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, aclaró que en caso de que las modificaciones tomen fuerza, éstas se harán "por consenso" social y político.

El ministro de Trabajo nacional, Jorge Triaca, aseguró ayer que en caso de que tome fuerza una reforma laboral, ésta se hará "por consenso" y "no generará precarización" en la situación de los trabajadores.

"Tenemos que descartar que haremos algo que no sea de forma consensuada. Todo será producto de una tarea consensuada entre los diferentes sectores y partidos políticos", afirmó Triaca, quien habló de modificaciones que generen "dinamismo" y "capacitación".

En ese marco, tomó distancia de la reforma realizada en Brasil al asegurar que lo que hacen en ese país "no necesariamente tiene que ser un espejo para la Argentina".

En tanto, respondió que "definitivamente", en caso de que en el país se abra un debate en torno a ese tema, la reforma "no precarizará" las condiciones de los trabajadores. Al respecto, afirmó que "el elemento central es subir la vara, no bajarla".

"Para eso hay que dejar de lado muchos privilegios", prosiguió el titular de la cartera laboral. Sobre el "dinamismo", Triaca ejemplificó con que "en el sector asalariado privado en la Argentina hay 6.200.000 trabajadores hace seis años".

"No se ha movido ese número. Bueno, tenemos que generar dinamismo porque son oportunidades para los casi 900 mil jóvenes que no estudian ni trabajan y no tienen oportunidad laboral y ver de qué manera generaremos capacitación", indicó.

Triaca insistió en la necesidad de "luchar contra las mafias" tras ejemplificar con algunos tipos de juicios laborales, y citó que "60 abogados se llevaron el 50 por ciento de las demandas del año pasado".

Sobre los convenios colectivos de trabajo, el titular de la cartera laboral consideró que "algunos no se modifican desde la década del 70 y no reflejan el proceso productivo".

"Eso es lo que plantea el presidente (Mauricio Macri), ir adecuando los convenios en la discusión con las partes, con el consenso", insistió el ministro.

Sobre la reforma laboral en Brasil, dijo: "Lo que hacen en ese país no necesariamente es un espejo para la Argentina, donde hay una enorme cantidad de beneficios que hemos incorporado. Pero también debemos mirar que uno de cada tres argentinos está en situación de pobreza y que 4 millones y medio están informalizados".

A esa situación el ministro la definió como una "flexibilización de hecho", con lo cual se pronunció por generar "incentivos y controles" para evitarla.

"Todos tenemos que analizar qué privilegios se van a ceder (en el marco de la reforma) a fin de encontrar nuestros equilibrios. No tenemos que copiar la receta de nadie y tenemos que resolver nuestros propios problemas. Creo que la reforma de Brasil se adecua a lo que pueden hacer los brasileros. No tiene nada que ver con lo que se puede hacer acá", subrayó el funcionario nacional.

Réplica a la CGT

Asimismo, calificó el documento difundido el martes pasado por la CGT como una "crítica subida de tono e injusta".

"Los dirigentes saben que todo lo que hemos avanzado lo hicimos con el diálogo común", indicó, para luego agradecerles su colaboración para "resolver diferentes temas juntos el año pasado".

"Si nos queremos diferenciar de Venezuela tenemos que buscar los consensos", añadió Triaca, e invitó a los sindicalistas a "mirar la realidad y los datos del Indec, que muestran que algunos sectores empiezan a recuperarse".

El viernes, durante el plenario de secretarios generales de la CGT, se ratificó la movilización prevista para el 22 de agosto próximo, nueve días después de las primarias.

En la reunión organizada por el triunvirato cegetista en el microestadio de Ferrocarril Oeste los gremialistas emitieron un duro comunicado contra la supuesta pretensión del gobierno de avanzar con una reforma laboral.

Comentarios