La ciudad
Viernes 04 de Noviembre de 2016

Destinarán $100 millones para urbanizar el entorno de La Siberia

Los fondos fueron incluidos a último momento en el presupuesto 2017 del gobierno nacional, junto a otras obras para Rosario.

La urbanización integral del entorno del Centro Universitario de Rosario (CUR) de la UNR, más conocido como La Siberia, fue incluida finalmente en el presupuesto nacional 2017 votado en la madrugada de ayer en la Cámara de Diputados. Serán 100 millones de pesos que se desembolsarán el año próximo para poner en marcha una iniciativa de 700 millones proyectada a tres años, y que lleva 15 tratando de materializarse. La primera etapa será la transformación de Beruti en una avenida de doble traza, entre Pellegrini y 27 de Febrero.

Dentro del paquete de 5.187 millones de obras previstas para el año próximo en Santa Fe, la mayoría están destinadas a infraestructura vial, como accesos a puertos, rutas y vías del ferrocarril.

Entre los proyectos que tendrán luz verde se encuentran garantizados los fondos para la construcción de un tercer carril en la autopista a Córdoba, entre Rosario y Roldán, en una primera etapa. También figuran 280 millones de pesos para la culminación de la avenida de Circunvalación. Además, se prevé la construcción de una decena de jardines en localidades del Gran Rosario.

El secretario de Hábitat provincial, Diego Leone, explicó que el proyecto en el CUR, además de la transformación en avenida de Beruti, prevé la urbanización del asentamiento donde viven unas 400 familias, con la apertura de calles y la instalación de servicios como agua, cloaca y desagües pluviales.

La historia. El gobierno provincial retomó el proyecto que había presentado en octubre de 2014 la intendenta, Mónica Fein, durante su primera gestión. Por esos días, la jefa comunal había avanzado con las entonces autoridades de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y el gobierno nacional en las conversaciones para la concreción de la reconversión urbana del entorno de la ciudad universitaria. Pero después la iniciativa se estancó y llegó el recambio de autoridades a fin del año pasado.

La gestión de Miguel Lifschitz, junto con la Municipalidad y la UNR, reformularon parte del proyecto. Y avanzaron con contactos con el presidente Mauricio Macri y funcionarios de las áreas de hábitat, vivienda y obras públicas que dependen del ministro del Interior, Rogelio Frigerio. De hecho, la semana pasada hubo una reunión con el secretario de Obras Públicas, Daniel Chaín, con quien ya entraron en una etapa de definiciones para poder arrancar con la ejecución de los trabajos cuando estén disponibles los recursos.

En expansión. El crecimiento de la cantidad los centros de estudios de la UNR, los de investigación científica del Conicet y privados como el Instituto de Agrobiotecnología Rosario (Indear), incrementaron de manera significativa el tránsito de personas hacia La Siberia.

Además, la zona tampoco escapó en los últimos años al crecimiento de la conflictividad y hechos de violencia e inseguridad, que llevaron en abril de 2012 a las autoridades de la UNR a profundizar un proceso de recambio de luminarias, instalación de cámaras de videovigilancia, contratación de personal de seguridad privada y a establecer un corredor seguro.

En 2002, la Municipalidad y la Universidad Nacional de Rosario esbozaron planes para la reconversión urbana de esa zona, que no prosperaron finalmente porque en esos momentos el país atravesaba uno de los peores períodos económicos y sociales de su historia.

En esa época, el rector de la universidad, Ricardo Suárez, y el entonces intendente rosarino, Hermes Binner, firmaron un acuerdo marco para la intervención urbana en la zona de Pellegrini, Esmeralda, 27 de Febrero y Beruti. Esa iniciativa preveía la venta de lotes, en un predio en el que la universidad posee el 40 por ciento de los terrenos.

Dado el desarrollo de la ciudad universitaria, el proyecto apunta a repotenciar el perfil urbanístico en torno a la comunidad universitaria y científica, en pleno barrio República de la Sexta.

Fuentes del gobierno nacional aseguraron que están interesados en avanzar rápido con el proyecto. Resta por ver si en los fondos que se incorporaron contrarreloj al presupuesto para el sistema científico se incluyeron las partidas para concluir los dos edificios del Conicet que aún restan finalizar en La Siberia.

Comentarios