Turismo

En primera persona

Domingo 22 de Julio de 2018

Quiero contarles mi experiencia de viajar en autocaravana. Lo programamos varios meses antes, por lo que hay tiempo para llegarse hasta el ACA (Oroño y 3 de Febrero) y solicitar el carné de conductor internacional (con duración de un año). Eramos seis personas adultas (mi esposa Ana María, y mis amigos Graciela, Analía, Patricia y Norberto); por lo que contratamos una de las más grandes. Esta tenía dos camas matrimoniales, cocina a gas de tres hornallas, maletero, baño con ducha, mesa con butacas para seis personas (la mesa se puede plegar y hacer otra cama para dos personas).
   El vehículo cuenta con un moderno GPS, el cual informa todo lo necesario para llegar a los distintos destinos, incluido velocidad máxima, radares, y otras informaciones. También posee un excelente aire acondicionado y extenciones para cargar de electricidad en los campings.
   Fue así que sabiendo de nuesro tiempo nos propusimos recorrer parte del norte de España. El itinerario era Madrid, Segovia, Santander, San Sebastián, Girona, Barcelona, Valencia, Alicante, Murcia y Málaga, unos 2.500 kilómetros, pasando por innumerables localidades con historia y bellos paisajes.
   En cuestión de manejo, el vehículo fue toda una aventura, ya que acostumbrado al automóvil, cuando vi semejante autocaravana pensé cómo haría para manejarla. Pero nada fue imposible y para debutar fuimos desde la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas hasta Segovia, a través de un camino sinuoso y de montaña, hermoso. Esa fue la prueba de fuego y la verdad es que no tuvimos ningún problema para circular, aunque sí a la hora de aparcar. Es por eso que es recomendable buscar campings un poco alejados de los grandes centros urbanos.
   Este tipo de lugares los hay en casi todas las ciudades, son de buena calidad, gran infraestructura, sanitarios de limpieza extrema, y de bajo costo (cobran por vehículo y por personas a bordo). Las parcelas para estacionar tienen agua, luz eléctrica y enchufes para recargar las baterías por el uso de luces, TV y aire acondicionado, mientras se aparca. Muchos de estos campings dan al mar, son preciosos y tranquilos.
   Espero que estos pocos datos les sirvan por si tienen pensado hacer alguna vez una travesía en este tipo de vehículos. Eso sí, hay que tener en cuenta cuando te la entregan en revisarla centímetro a centímetro. Se firma un recibo con los daños que pueda tener el vehículo, pero a veces, con el entusiasmo y las ganas de empezar la aventura, no advierte rayones, abolladuras, y roturas de pequeñas cosas dentro y fuera del vehículo, ya que al devolverlo te lo revisan al máximo; y si no lo han registrado en el formulario de entrega se los van a cobrar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});