Política

Testigo del caso Ciccone dice que se fue del país tras ser amenazado

El ex funcionario denunció que fue amedrentado por dos hombres. "Temo por mi vida", aseveró. José Capdevilla había sido citado a declarar por el juez Lijo. Fue funcionario de Boudou en Economía.

Miércoles 21 de Mayo de 2014

José Guillermo Capdevila, ex director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía y testigo en la causa Ciccone, en la que está involucrado el vicepresidente Amado Boudou, se fue del país tras denunciar que recibió amenazas a fines de abril.

"Temo por mi vida", sostuvo Capdevila en una carta a la "opinión pública" y en dos escritos que presentó a los jueces federales que investigan el caso Ciccone, Ariel Lijo, y a quien tiene la causa por sus amenazas, Sebastián Casanello.

"Me ausentaré del país dado que temo por mi integridad física, y regresaré en la medida que considere que están dadas las condiciones que garanticen mi seguridad", sostuvo Capdevila en los escritos que allegados al ex funcionario presentaron ayer en los Tribunales de Comodoro Py.

Capdevila le había recomendado al entonces ministro de Economía Amado Boudou que esa cartera no debía intervenir en el caso Ciccone y que nada debía contestarle a la Afip ante un requerimiento sobre el pedido de moratoria que había pedido Ciccone.

Lo hizo al dictaminar a fines de 2010 como director de Asuntos Jurídicos de Economía. Además, le dijo a Boudou que la Afip es autárquica para resolver esos planteos. A pesar de ello, actual vicepresidente le respondió al organismo fiscal.

El juez Lijo había citado a declarar a Capdevila como testigo en la causa Ciccone y éste le informó al magistrado que se iba del país.

Lo mismo hizo ante Casanello, quien tiene una causa por amenazas que inició el jueves pasado el fiscal Jorge Di Lello.

Ante Casanello, un allegado a Capdevila presentó otra nota informando que se iba del país y también entregó un escrito certificado por escribano público en el que el ex funcionario relató cómo fueron las amenazas.

Cerca del Rosedal. En el escrito, Capdevila describió que fue amenazado el 30 de abril por la noche en "cercanías del Rosedal", en el barrio porteño de Palermo, cuando fue interceptado por dos hombres, "uno alto moreno, y el otro bajo de pelo castaño", que le dijeron que sabían que iba a declarar como testigo en la causa Ciccone.

"Doctor, esperamos por su bien que lo haga bien. No se vaya a equivocar", dijo Capdevila que recibió como mensaje y que no hizo la denuncia penal porque no podía aportar más elementos para la identificación de los acusados.

El juez Casanello trabaja en medidas de prueba para identificar a los autores de las amenazas, entre ellas la solicitud a la Policía Metropolitana de las cámaras de seguridad de la zona.

Además, prevé citar como testigo al escribano que rubricó los dichos de Capdevila sobre las amenazas que recibió.

Junto con las notas a la Justicia, el ex funcionario también escribió una carta "a la opinión pública", que fue publicada por el diario La Nación.

"Lo que quiero que se sepa es que nadie del gobierno ni de la Justicia ni de las fuerzas de seguridad ni de la oposición se ha puesto en contacto conmigo para darme apoyo, y mucho menos protección alguna (a los que les corresponde), como se le debería dar a un testigo (llamado clave), amenazado en una causa de tanta relevancia institucional", sostuvo Capdevila.

Seguimientos. El testigo también relató que su familia fue víctima "de seguimientos muy sospechosos y repetidos hechos a familiares en vehículos durante largos recorridos en la ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Buenos Aires".

"Por todo esto es que he decidido con gran tristeza pero por mi propia seguridad y arreglándomelas por mí mismo y con la sola ayuda de mi familia irme de la Argentina (de mi país) porque temo por mi vida y nadie de los que tienen la responsabilidad institucional y moral fueron capaces de cuidarme", concluyó.

Sobre su actuación en el caso Ciccone, dijo que le advirtió "al entonces ministro de Economía Amado Boudou que no debía intervenir en el expediente de Ciccone, consejo que no siguió".

Abogado del vice pide nulidad

La defensa del vicepresidente Amado Boudou pidió ayer la nulidad de las declaraciones como testigos de Nicolás Ciccone y su yerno, Guillermo Reinwick, en la causa en la que está involucrado por el levantamiento de la quiebra de la ex empresa Ciccone. Lo hizo a través de un escrito presentado por el abogado Diego Pirota en la Sala I de la Cámara Federal, que ahora debe resolver el planteo, al que se sumó la defensa de Alejandro Vandenbroele, informaron fuentes judiciales. Ambas defensas objetaron los testimonios de Ciccone y Reinwick porque no pudieron participar de la audiencia en la que declararon argumentando que se sentían atemorizados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario