Política

Javkin se proclamó ganador en la interna del oficialismo en un dilatado conteo

Con la mitad de los votos escrutados a las 2 de hoy superaba a Verónica Irizar, que no reconoció su derrota aludiendo a lo ajustado de los números

Lunes 29 de Abril de 2019

Pablo Javkin es el gran protagonista de las elecciones primarias en Rosario. Su triunfo le pone broche a un ciclo de treinta años de intendentes socialistas en la ciudad. El dirigente de origen radical se convirtió en el candidato del Frente Progresista tras superar ajustadamente a Verónica Irizar, quien al cierre de esta edición no se había reconocido derrotada. El futuro dirá si es un intervalo o el desenlace de una etapa histórica. Pero por primera vez en tres décadas no habrá un postulante socialista para liderar a la mayor ciudad de la provincia.

A las 22.50 Javkin surgió en el escenario de su campamento para proclamarse ganador. La sonrisa que le alumbraba la cara no tapaba el disgusto de que los cómputos de las mesas testigo, sostuvo, arrojaran a esa hora resultados en todas las categorías menos en la cual él competía. Hubo en ese instante inaugural un llamado al entendimiento aún cuando, fue indudable, también un claro regaño a sus socios internos del Frente Progresista.

"En esta ciudad no entra la grieta", dijo. "Esta es la ciudad de todos, con una cultura que ha demostrado que a pesar de los gastos, de los despliegues y de las diferencias de recursos siempre toma las decisiones pensando en el futuro, con su carácter digno y rebelde. Esa es la Rosario que queremos levantar desde mañana, una Rosario que deje atrás la grieta, que le marque el gran ejemplo a la Argentina de que no tenemos que caer en esos enfrentamientos permanentes, que cada día nos dejan peor. Quiero que Rosario sea el faro que ilumine en el país un tiempo de acuerdos, un tiempo de mejoras y soluciones concretas, de trabajo responsable ante la angustia que mucha gente está pasando. Queríamos recuperar lo mejor que el Frente y esta ciudad tuvieron. Y eso es austeridad, humildad, cercanía, sencillez".

Este abogado de 47 años, que nació a la vida política como dirigente de Franja Morada en el Colegio Superior de Comercio y luego en la Facultad de Derecho de la UNR, asoma vencedor en la interna oficialista, donde siempre corrió de atrás. En 2015 también compitió internamente para ser intendente pero fue aventajado por Mónica Fein. Su aporte de entonces gravitó para que a los dos meses Fein retuviera su cargo. Sin ello el Frente Progresista acaso no habría conservado Rosario porque los primeros candidatos del PRO y del PJ habían sacado más votos.

Ese envión que permitió que Fein ganara por apenas tres puntos a Anita Martínez del PRO lo instaló como sucesor cantado para el Palacio de los Leones. Como primer candidato a concejal en 2017 le tocó lidiar con el vendaval macrista que arrasó Rosario y que hoy parece un evento de otro siglo. Javkin creyó haber hecho méritos para ser el postulante del Frente Progresista a Intendente. Pero el socialismo impulsó a Irizar lo que metió a la coalición oficialista en aguas inestables.

Los 50 días hasta las elecciones generales marcarán si las cicatrices de esta interna son superficiales o profundas. Tras anunciar su triunfo Javkin dijo que para ser intendente les hablará a todos los rosarinos y no solo a los del Frente Progresista. Allí los espacios para discordias, con equipos trabajando hace mucho tiempo en ámbitos del Estado, no parecen convenir ni a unos ni a otros.

Desde que en noviembre de 1989 Héctor Cavallero aventajó por 20 mil votos a Alberto Joaquín y accedió al Ejecutivo el socialismo imperó sin interrupciones. Dos veces estuvo a punto de naufragar, cuando Miguel Lifschitz en 2003 y Mónica Fein en 2015 ganaron por una pestaña. Ese diferencial quedó ayer del lado de un político afable, laborioso, dialoguista y con una trayectoria de más de veinte años de conocimiento público, atributos para coronar lo que hace mucho tiempo viene buscando.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});