Política

"El voto peronista es celeste y tiene origen filosófico cristiano"

Juan José Gómez Centurión asegura que el voto celeste fue clave para que ganara Omar Perotti.

Domingo 14 de Julio de 2019

Juan José Gómez Centurión asegura que el voto celeste fue clave para que Omar Perotti ganara las elecciones en Santa Fe. El candidato a presidente de la Nación por el Frente NOS es crítico respecto a la marcha del gobierno nacional, pese a que integró la Aduana, el Banco Nación y la Afip. “Hay algunas áreas del Estado que son una asociación ilícita, claramente”, sostiene el postulante en una entrevista con La Capital

—¿Por qué decidió ser candidato a presidente?

—Porque Argentina está en un período bisagra, de transformación en muchas cosas y necesita empezar a tener un espacio político con determinados valores, que fueron fundacionales e hicieron grande al país. Lo primero es el valor de la vida, y eso debe estar representado en un espacio político nuevo en la Argentina. Hemos perdido institucionalidad y eso impide armar un pacto de gobernabilidad a futuro, porque no hay partidos políticos. Esos son los garantes de los pactos de gobernabilidad, y no están. Entonces todo se maneja de acuerdo a políticas de gobierno y no de Estado.

—Usted vivió por dentro la realidad del gobierno nacional. No pudieron cumplir con eso que se proponían: el cambio cultural.

—La gradualidad se comió a la pasión. El sistema político actual genera acostumbramiento. Los espacios que vienen a gobernar se transforman rápidamente en máquinas electorales, que es lo que estamos viendo hoy. El gobierno no pudo hacer las transformaciones de fondo y hoy lo vemos dialogando más cómodamente con los actores viejos que con la nueva política. Un ejemplo de actor viejo es (Miguel) Pichetto. La gradualidad es una sucesión de mecanismo que vienen uno detrás de otro, no es un lapso de tiempo. La gradualidad se comió a la pasión y vino el acostumbramiento.

—Los votos que vayan a usted se le escaparán a Macri.

—Tenemos dos grandes segmentos: el voto de Cambiemos que se decepcionó con el tema del aborto, de un gobierno que nunca lo había propuesto. Y la otra es la del voto peronista cristiano, ortodoxo. El gobierno minimizó el impacto de la ley del aborto en su electorado. Hasta que eso empezó a impactar en las elecciones provinciales, primero en Córdoba y luego en Santa Fe. El gobierno de Santa Fe se agarró la cabeza con el tema del voto celeste. El gobierno nacional trató de minimizarme, de sacarme de los medios, de no permitirme expresarme en los canales y en las radios. Me dieron la ventaja de jugar de punto, pero se van a sorprender con el voto celeste en las próximas elecciones..

—¿A quién votaría en un ballottage?

—Al candidato a presidente que asegure el veto de la ley del aborto.

—¿Y eso se lo pueden asegurar Fernández o Macri?

—Si no lo aseguran, van a tener un espacio de voto en blanco importante.

—Ahora bien, ¿el único tema de ustedes es el de las dos vidas? ¿No es un déficit? Granata sólo habló de eso, cuando, lo lógico, es que una candidata a diputada provincial tenga un abanico más abarcativo de temas.

—Bueno, no le fue nada mal a Granata, hablando de eso. De lo que hablamos nosotros es de rescatar a Argentina del fracaso. Un sistema político que no puede garantizarle la vida al ser más inocente e indefenso, que es el niño por nacer, es muy difícil que pueda cuidar tus derechos, tus bienes. Ese es el síntoma de los últimos 45 años de la política argentina. El fracaso de la Argentina se explica porque su sistema político no puede defender a nadie. El 32% de pobreza tiene que ver con eso.

—¿Tiene vínculos políticos con Granata?

—Lo tengo, y con su lista de diputados también. Y una de las diez listas que presentamos en la provincia está armada por gente de (Nicolás) Mayoraz y Granata.

—Usted estuvo en lugares clave: Aduana, Afip, Banco Nación, Agencia de control. ¿están tan viciados de corrupción como se presumen algunos de esos lugares?

—El sistema político es mucho más corrupto que lo que se ve desde afuera. Tiene que ver con normativas puestas para generar un fenómeno de corrupción. Hay algunas áreas del Estado que son una asociación ilícita, claramente.

—Se nota que el costo le resultó alto, porque estuvo investigado, se dijeron miles de cosas. Y terminó afuera del gobierno nacional, como si fuera el destino obligado de los que quieren cambiar las cosas desde adentro.

—Fui acusado. Y terminé adentro del gobierno, porque yo volví a mi puesto original. La Justicia dijo que no había causa alguna que me lo impidiera. Volví porque di pelea en los medios, porque a la noche de la acusación, los periodistas empezaron a decir que eso olía mal. La verdad es que me dieron un apoyo enorme.

—¿Por qué no va en una misma lista o no integra un mismo espacio con Espert?

—Lo propuse durante cinco meses y no logré convencer a Espert para dar las Paso conmigo. Con Espert tengo diferencias severas en un montón de cosas, por ejemplo en la temática del aborto. Pero, a pesar de eso, pensé que podríamos crear un espacio de centroderecha mucho más amplio que el que hoy tenemos. Tenemos dos públicos distintos. El de Espert tiene mucho más que ver con Cambiemos que el de mis votantes.

—¿Esta polarización casi absurda y cansadora entre macristas y kirchneristas representa el fracaso de la política?

—Va a ser un fracaso de la comunicación. Esa polarización se va a ir agrietando. Hoy la polarización capta el 70% de los votos. Hay un 30% que sigue buscando. El gobierno tuvo un enorme fracaso al intentar lograr un tercer espacio que había tenido en 2015 con Massa. La apertura del voto del peronismo corre riesgo. Con la incorporación de Pichetto se rompió el relato de la pureza ideológica. Pichetto es el arquitecto jurídico de doce años de legislación kirchnerista: el pacto con Irán, el pacto secreto con China. Toda la legislación kirchnerista pasó por la escribanía de Pichetto. La impunidad de Cristina y Menem tiene que ver con la doctrina Pichetto de no desaforar a nadie hasta que no haya sentencia firme. Cambiemos arrió muchas banderas.

—Está claro que Macri no va a ser reelecto por la economía, pero sí puede perder las elecciones por ella. ¿Se puede dar un escenario parecido al de 2007, cuando la mayoría votó a Cambiemos por la esperanza?

—No sé si es esperanza u horror. Hoy nos inducen a impedir y no a pedir. El único inductor del voto es impedir la llegada del otro. Fernández-Fernández es un camión Scania empujando un Fiat 600. Un candidato a presidente que no puede sostener a su postulante a vice. ¿El día que empieza a hablar Cristina, cómo se sostiene?

—Hay una teoría en Santa Fe que sostiene que el Frente Progresista perdió las elecciones porque el voto celeste fue a Perotti.

—El voto peronista tiene origen filosófico cristiano, y es celeste. En Santa Fe, eso incidió muchísimo. Esta realidad se ve en todo el país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario