Política

Denuncian espionaje ilegal a los familiares del ARA San Juan

Lo habría ordenado la agencia de inteligencia durante el gobierno de Macri mientras el submarino aún estaba desaparecido

Jueves 24 de Septiembre de 2020

La interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, presentó ayer ante la Justicia federal de Mar del Plata una denuncia por presunto espionaje ilegal realizado durante el gobierno de Mauricio Macri sobre familiares de los tripulantes del ARA San Juan, en momentos en el que el submarino aún permanecía desaparecido, entre enero y junio del 2018.

En la presentación judicial, realizada ayer ante la Fiscalía Federal Nº2 marplatense, a cargo de Daniel Adler, se solicitó la citación a indagatoria del ex director general del organismo, Gustavo Arribas; de la ex subdirectora, Silvia Majdalani; y del ex presidente Macri, entre otros.

 Asimismo, se pidió que se llame a indagatoria al ex jefe de la Delegación Mar del Plata de la AFI —en el tiempo en que ocurrieron los hechos denunciados—, así como al ex director de Reunión Interior, todos ellos “en calidad de responsables de fijar los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de Inteligencia Nacional”.

 El ministro de Defensa, Agustín Rossi, calificó de “ilegal e inhumano” el presunto espionaje denunciado.

 Los familiares de los tripulantes, quienes fueron informados de manera privada por la cartera de Defensa sobre el hallazgo de documentación “que refleja tareas de seguimiento y vigilancia” y que motivó la denuncia, adelantaron que intervendrán como querellantes en el expediente.

En el texto de la denuncia, Caamaño subrayó que las “tareas” ventiladas “no se encuentran ordenadas ni autorizadas por ningún magistrado”, sino que “sólo fueron dispuestas por las autoridades del organismo que hoy se encuentra intervenido”.

En el mismo sentido, subrayó que, a la luz de las pruebas encontradas, se puede hablar “lisa y llanamente de producción de inteligencia ilegal”, realizada meses después de la desaparición del submarino, ocurrida en noviembre del 2017.

El escrito agrega que “el material acompañado demuestra que la AFI hizo inteligencia sobre familiares, amigos y allegados de los tripulantes del ARA San Juan y ello por el solo hecho de pertenecer al colectivo de familiares de las víctimas del hundimiento”.

El material fue encontrado en soportes digitales en la Delegación Mar del Plata de la AFI y fue analizado con motivo de un requerimiento judicial realizado por el Juzgado Federal de Primera Instancia de Dolores, en el marco de otra causa.

Según la presentación, los documentos que acreditan el espionaje “fueron hallados puntualmente en tres discos rígidos diferentes”, que incluían 29 archivos digitales: constan seguimientos efectuados en manifestaciones en Mar del Plata, cuando las tareas de búsqueda y rescate todavía no habían dado con los restos de la nave.

“Los informes, fechados entre enero y junio de 2018, muestran seguimientos sistemáticos y fotografías tomadas frente a la Base Naval de Mar del Plata o durante otras actividades realizadas, por ejemplo, en el Consejo Deliberante de esa ciudad o en el monumento al General San Martín local, tanto de las columnas, como a referentes de los grupos de familiares”, explicó la AFI.

El abogado Luis Tagliapietra, padre del teniente de corbeta Alejandro Tagliapietra, una de las víctimas del naufragio, calificó como “perversa” la posibilidad de que los familiares hayan sido espiados.

“Esto es perverso, y confirma lo que yo ya había denunciado en 2018”, dijo Tagliapietra, y recordó que en marzo de ese año denunció “una seguidilla de intervenciones” en su correo electrónico “y en el teléfono”, pero que “lamentablemente no hicieron nada”.

Además, agregó: “Lo que más me horroriza es que dicen que además nos seguían, nos fotografiaban, y esto nosotros lo percibimos cuando acampamos en Plaza de Mayo”.

En la misma línea, María Victoria Morales, madre del cabo principal Luis García, aseguró que los familiares de las víctimas se sienten “manoseados y basureados” ante estas revelaciones.

“No les importó nuestro dolor. No les interesó nada en lo afectivo. Jugaron con nuestro sufrimiento y nuestros sentimientos”, expresó y señaló que muchos tenían “fuertes sospechas” de que eran espiados.

El ARA San Juan desapareció en el Atlántico Sur el 15 de noviembre de 2017, tras reportar un principio de incendio en el sector de baterías, mientras realizaba una patrulla de mar con 44 tripulantes a bordo.

En los primeros minutos del 17 de noviembre de 2018, el barco Ocean Infinity, contratado por el gobierno nacional para la búsqueda, detectó el submarino “implosionado” y sin sobrevivientes, a 907 metros de profundidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS