POLICIALES

Villa Gobernador Gálvez ante una nueva oleada de anárquicos ataques a balazos

El nombre de Luis "Pollo" Bassi surge nuevamente como un elemento de discordia. Hubo tres ataques en menos de 17 horas.

Domingo 07 de Marzo de 2021

El barrio Coronel Aguirre, en la zona oeste de Villa Gobernador Gálvez, parece no tener paz. Tres ataques a balazos en un radio de cinco cuadras en el término de 17 horas. Dos de esos ataques, dos ocurrieron este sábado por la mañana sobre un domicilio ubicado Buenos Aires al 2600 que recibió al menos 25 disparos. En tanto, una mujer que recibió al menos tres impactos de bala al ser atacada el viernes a la noche en inmediaciones de Liniers y Pasaje 7 (o Capuchinos), quedó internada en observación en el Hospital Provincial. Son las nuevas señales de la anarquía callejera del Gran Rosario, la que salpica también al oeste villagalvense.

“Esto es un combo donde están mezcladas bandas, barras, droga y extorsionadores. Y si querés sumarle, una de esas bandas agarró la agenda 2012/2013 y comenzó a hacer ajustes”, indicó una fuente villagalvense conocedora de los avatares callejeros haciendo alusión a la histórica puja que las huestes de Orlando “Pollo” Bassi mantiene con la temible banda de Los Monos desde antes del asesinato de Claudio “Pájaro” Cantero.

En la última década Villa Gobernador Gálvez se acostumbró progresivamente a las balaceras, los homicidios, las disputas territoriales y los aprietes. “Acá se sabe que si un vehículo, sea moto o auto, pasa más de dos veces, las posibilidades de un ataque a balazos se acrecientan. Y se escuchas detonaciones, así sean los cortes del motor de una moto, meté a todos adentro porque se puede venir una tormenta, de plomo. Acá ya no hay horarios ni zonas rojas. Acá una balacera puede ocurrir en cualquier momento”, explicó un vecino de barrio Coronel Aguirre.

>>Leer más: Tambores de guerra resuenan en las calles de Villa Gobernador Gálvez

Desde 2018 al presente se produjeron en la vecina ciudad 64 homicidios sobre 600 crímenes en el departamento Rosario: 23 de194 en 2018; 17 de 157 en 2019; 22 de 210 en 2020 y 2 de 40 en 2021. Muchos de ellos motivados por las batallas por control territorial desatadas entre el asesinado Carlos “Jerry” Gaeta (un ex Bassi) contra el “Gordo Dany” Noguera; y también por la intervención de Mariano “Gordo” Salomón, en el área extorsiones y por los ataques a balazos ejecutados también por gente de Leandro "Pollo" Vinardi. Los tres últimos ejecutantes de franquicias de la banda de Los Monos al sur del Saladillo.

Y como si la realidad no fuera suficiente para los villagalvenses se suma un ingrediente al mapa territorial no menor. Este año Orlando “Pollo” Bassi cumple la mitad de los 16 años de condena por el que fue sentenciado en el expediente que investigó la ejecución de Juan Pablo Colazzo, ocurrido el 16 de noviembre de 2012 en Bordabehere al 1400. ¿Qué quiere decir esto? Con la mitad de la pena cumplida el “Pollo” está en condiciones de solicitar beneficios de la ejecución penal de su condena. Entre ellos salidas. Al llegar a las 2/3 partes de su condena podrá obtener la libertad condicional. Su hermano Marcelo Fabián, uno de los que quedan vivos en la familia, tiene salidas transitorias desde abril de 2019.

“Ultimamente comenzaron a hacerse ver en bares conocidos de la ciudad hombres muy cercanos al «Pollo». Mostrándose sin problemas. Y del otro lado (de Los Monos) siempre hay muchachos mirando la agenda 2012/2013 para ajustar cuentas. Se vienen tiempos violentos para la ciudad. Hay mucha preocupación en los funcionarios de gobierno del municipio. Y no te olvides de los hermanos Proccop”, se animó a avizorar una fuente consultada. Los dos hermanos Proccop fueron asesinados en menos de 72 horas. Javier Alejandro, el sábado 20 de febrero en en Edison al 800; y Marcelo, tres días más tarde, frente al cementerio donde iban a sepultar a su hermano. “Los Proccop fueron gente de los Bassi”, coincidieron varios veteranos investigadores policiales dos semanas atrás.

>>Leer más: Imputan a un joven de un homicidio y balaceras en Villa Gobernador Gálvez

Este viernes por la noche los vecinos de las inmediaciones de Liniers y Pasaje 7 estaban sentados en sus veredas buscando alivió a una jornada de calor como cientos de vecinos del Gran Rosario. Poco antes de las 19.30 un Volkswagen Gol negro con vidrios polarizados pasó por el lugar y desde su interior dispararon a mansalva haciendo blanco en Flavia O., de 30 años, en al menos tres oportunidades. A la mujer sus familiares la trasladaron en un auto hasta el hospital Anselmo Gamen, de donde la derivaron al Provincial. “No se qué mas quieren. Ya mataron a mi hijo. Ahora balearon a mi nuera. No se qué más”, dijo entre aturdida y enojada Lorenza mientras a su nuera la asistían en el hospital.

El hijo en cuestión se llamaba César “Noni” Ruíz Díaz. Tenía 40 años y fue asesinado en esa misma cuadra el 11 de octubre pasado. Los vecinos describieron a “Noni”, días después de su asesinato, como uno de los pesos pesados en la narcocriminalidad del oeste de Villa Gobernador Gálvez. “Era uno de los pesos pesados. Se supo hacer un lugar en la venta de droga entre «Los hormiguitas» y «Los bolivianos» y llegó a tener puntos de venta de droga no sólo en Coronel Aguirre, sino también en los barrios La Resistencia y Gigliotti. Dos semanas antes de que mataran a «Noni» toda esa zona fue un tiro al blanco permanente. Y entre los blancos estaba la casa que atacaron donde le pegaron a Flavia”, explicó una vecina de la cuadra.

Uno de los detenidos e imputados por el crimen de “Noni” fue su sobrino Axel Nahuel V., un joven de 23 años criado en barrio Tablada y con residencia en Villa Gobernador Gálvez. El nombre de Axel fue mencionado al pasar por Lorenza, pero sin vincularlo con el ataque de la noche del viernes. Los vecinos coincidieron en que si bien “Noni” murió, la bronca siguió.

image.jpg

Mucho del éxito de una crónica policial está en ligar. Y una serie de detonaciones a la distancia, a unos 500 metros, sorprendió sobre el mediodía al equipo de trabajo de este diario. Buscando y preguntando se llegó a Buenos Aires al 2600, entre Capuchinos y García González, a dos cuadras de la cancha de Coronel Aguirre. Una casa ubicada a mitad de cuadra había recibido una lluvia de plomo. Los policías del Comando Radioeléctrico de la vecina localidad que llegaron al lugar poco después de las 12.30 recolectaron más de veinte vainas servidas. La mayoría impactaron en la fachada y al menos dos en un Renault 19 color verde estacionado sobre la vereda junto a un auto blanco que estaba en reparación. Pero no era el primer ataque que sufría la vivienda.

“Fueron dos ataques. Uno a las 10 y otro ahora, tipo 12.30. Se sintieron súper fuertes los disparos. Dicen que fueron desde una moto. Es muy extraño porque el hombre tiene una distribuidora en Magallanes y Pasaje 6 ( a unos 350 metros). Lo que se dice es que mientras el hombre estaba de vacaciones en la distribuidora le dejaron una nota con un número de teléfono para que pagara 500 mil pesos o tenía que dejar la casa”, explicó una vecina. Pero como todo tiene un lado B, otro residente de la zona comentó: “Es cierto que el hombre tiene una distribuidora, pero también fue una persona que estuvo vinculado con los Bassi”.

Cuando el equipo de La Capital se marchaba del lugar, las detonaciones se seguían escuchando a la distancia. “Ayer (por el viernes) y hoy no pararon. Se ve que es están dando con todo”, comentó un vecino antes de desearle suerte al cronista y pedirle que se cuide. Ambos casos quedaron en manos de la unidad de Flagrancia del Ministerio Público de la Acusación que, según la evolución investigativa de los expedientes, podría derivarlos a la unidad de Investigación y Juicio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS