Juicio a Los Monos

Trasladan a Ezeiza a Guille Cantero para seguir de allí el juicio

En esa cárcel está el equipo de videoconferencia que lo conectará con el proceso por narcotráfico que empieza en Rosario desde el 20 de septiembre.

Martes 04 de Septiembre de 2018

En una medida que solo trascendió después de concretarse, el líder de la banda de Los Monos, Ariel Máximo "Guille" Cantero, fue trasladado al Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza. La decisión obedeció a un decreto del Tribunal Federal Oral 3 que resolvió que las 22 personas privadas de libertad que seguirán como imputados el juicio oral por narcotráfico en la causa Los Patrones, que se inicia en tres semanas, se concentren en aquella penitenciaría para seguir las alternativas del trámite mediante el sistema de videoconferencia.

Por la mañana de ayer fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación señalaron que en un parte oficial del Servicio Penitenciario Federal (SPF) se consignó que el motivo del traslado de Guille Cantero era probable peligro de fuga. En rigor lo que decidió el cambio desde la cárcel de Resistencia, donde se encontraba, fue la citada resolución del tribunal que a partir del 20 de septiembre juzgará a 39 personas por pertenecer a una organización que comercializaba cocaína y marihuana a gran escala, de la cual Guille está señalado como jefe organizador.

No es la primera vez que Guille Cantero va al penal de Ezeiza: en enero de 2016 junto a Jorge Emanuel Chamorro, que también será juzgado como jefe organizador de narcotráfico, fueron llevados a esa unidad penitenciaria desde el penal de Piñero, donde estaban alojados. En esa oportunidad también se evaluó la posibilidad del peligro de fuga.

A fines de julio, la Cámara Penal de Rosario rechazó un pedido de hábeas corpus para que Guille Cantero y Ema Chamorro retornaran a una cárcel de la provincia de Santa Fe desde los penales federales donde se encontraban, en Resistencia y Rawson respectivamente.

Tanto Guille como Ema fueron condenados en abril a 22 y 12 años de prisión respectivamente por la justicia santafesina. Guille fue encontrado culpable de ser el jefe de una asociación ilícita criminal y del homicidio de Diego Demarre. Ema, en tanto, recibió la pena de 12 años de cárcel por ser miembro de esa organización delictiva y por haber sido partícipe secundario del mismo asesinato.

Para el video

Uno de los abogados de Guille Cantero, Carlos Edwards, señaló que el traslado a Ezeiza "se debió exclusivamente a que dicho penal cuenta con la tecnología adecuada para la realización de la videoconferencia del juicio oral y público que se celebrará a partir del 20 de setiembre de 2018 ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 3 de Rosario, de la misma manera que se trasladaron al mencionado penal de Ezeiza al resto de los acusados que se encontraban alojados en otros establecimientos carcelarios del país con la misma finalidad". El letrado agregó que eso implica que "no ha existido ningún peligro de fuga por parte de mi defendido, desmintiendo totalmente que ese haya sido el motivo del citado traslado".

El 20 de agosto pasado se resolvió que el juicio venidero se realizará en los Tribunales Federales de Oroño al 900 y sin la presencia de acusados que estén presos en cárceles. Sólo aquellos que están libres o con prisión domiciliaria presenciarán las audiencias.

Quienes sí estarán en las audiencias son las parejas de Guille y Ema, Vanesa Barrios y Jesica Lloan respectivamente, imputadas por integrar el peldaño superior de la banda, así como Patricia Celestina Contreras, la madre de Guille.

Las defensas de Cantero y Chamorro ya rechazaron la decisión que deja a sus clientes fuera de las audiencias por señalar que las garantías del ejercicio de defensa en juicio serán vulneradas si imputado y representante legal no tienen contacto en la sala. Esto debe ser resuelto por la Cámara Federal de Rosario.

Para los jueces Osvaldo Facciano, Eugenio Martínez y Ricardo Vázquez el principio de inmediatez de la relación entre acusado y defensor estará garantizado pese a la ausencia de los primeros en la sala. Los imputados presos seguirán el trámite por videoconferencia con un teléfono IP que los comunicará con sus abogados cada vez que deseen intervenir. El teléfono IP es un dispositivo que soporta la transmisión de voz por internet pero sólo habilita el contacto bilateral y ninguna otra llamada.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario