Policiales

Sólo un examen de ADN determinará el incierto futuro de Rosalía Jara

Jara tiene 23 años y una hija. Nada se sabe de ella desde la noche del 1º de julio de 2017. Por el caso está preso un profesor que era su pareja

Domingo 09 de Septiembre de 2018

Mañana, en los tribunales de Vera, se realizará una audiencia para determinar en qué laboratorio se realizarán los cotejos de ADN para determinar si los restos óseos hallados hace dos semanas bajo un puente de la cuña boscosa santafesina corresponden a Rosalía Jara, la muchacha desaparecida desde hace 14 meses en la localidad de Fortín Olmos, una pequeña población ubicada en el norte de la provincia. Al respecto se barajan varias alternativas. Una es el Instituto Médico Legal de Rosario, donde fue derivado el cuerpo y oportunamente se realizó el cotejo de ADN que determinó que el padre de la hija de Rosalía, por ahora, es el único imputado y detenido por su desaparición: el profesor de educación física Juan Valdez, de 37 años. Además, fuentes judiciales indicaron que la Fiscalía propondrá al prestigioso Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), organización científica no gubernamental con un amplio recorrdio internacional en el reconocimiento de cuerpos, para que realice esos exámenes. Y públicamente, integrantes de la familia Jara deslizaron como alternativas laboratorios de Chaco y Córdoba.

Un pueblo conmocionado

Rosalía Jara tiene contextura pequeña: 1.50 metro de altura, poco más de 40 kilos, cabellos negros y ojos marrones. Vecina de Fortín Olmos, pequeño pueblo a la vera de la ruta provincial 13 en el corazón de la cuña boscosa santafesina en lo que fueron las tierras de la compañía inglesa La Forestal, que explotó los bosques de quebracho desde 1906 hasta 1964. Un pueblo que estuvo al borde de ser rematado a mediados de 2001. Una comuna en el centro del departamento Vera, distante a 500 kilómetros de Rosario y 380 kilómetros de Santa Fe, en el que residen alrededor de 4.500 habitantes. Menos de la mitad de esos vecinos viven en el casco urbano entre casas bajas, calles de tierra y la plaza San Martín, alrededor de la que gira toda la actividad del pueblo.

   Rosalía tiene una hija de tres años y, según contaron sus vecinos, se había separado de su pareja, un hombre mucho mayor que ella. Vivía con su madre y su hija.

Hipótesis fiscal

Según la teoría del caso que manejan los fiscales del Ministerio Público de la Acusación de Vera, Gustavo Latorre y Martín Gauna Chapero, la noche del sábado 1º de julio de 2017 Rosalía estaba en el bar de Vázquez, como se conoce a uno de los boliches de su pueblo.

   Alrededor de las 22 llamó a su madre, en una de las últimas comunicaciones que se le conocen. La que sería la última llamada la entabló pocos instantes después. Recibió un llamado y salió en dirección al sur, caminó poco menos de dos cuadras hasta una garita de colectivos sobre la ruta 83S, que une Fortín Olmos con Vera. Algunos testigos indicaron que la vieron subir a un auto color blanco. Perros utilizados en los rastrillajes reconocieron el rastro de Rosalía en el bar y lo siguieron hasta la garita sobre la ruta. Posteriormente los animales reaccionaron cuando fueron utilizados en el peritaje del Toyota Corolla blanco que pertenece a Valdez.

   El profesor de educación física fue detenido a las pocas horas y posteriormente liberado. Uno de los puntos oscuros para la familia Jara es que desde la comisaría 3ª de Fortín Olmos anoticiaron a la Unidad Fiscal de Vera sobre la desaparición cuatro días después. Dos policías —los suboficiales Gustavo Rogelio R. y Javier Alejandro C.— fueron encausados por haber obstaculizado la investigación durante los primeros días. La familia de Rosalía cree que, tras la denuncia de averiguación de paradero que hizo la mamá de la joven, esos policías alertaron a Valdez que podría ser detenido.

   "La comisaría debió tener otra actitud. Las primeras 72 horas no se pueden explicar. Es desidia o connivencia", declaró públicamente al respecto el subsecretario de Investigación Criminal, Rolando Galfrascoli.

Apresado

El 20 de julio Valdez fue detenido y un día después fue imputado en los tribunales de Vera como autor del delito de retención y ocultamiento de persona con el fin de obligar a la víctima a hacer algo en contra de su voluntad. Siempre según la acusación, expuesta por el fiscal Martín Gauna Chapero, al peritar uno de los celulares que le incautaron a Valdez se detectaron varios cruces de llamadas entre el profesor y Jara durante la noche en la que fue vista por última vez Rosalía.

   Además, los investigadores corroboraron que el hombre eliminó una cuenta de Facebook asociada a su perfil y borró de su celular todo tipo de actividad anterior al 3 de julio. Dos testigos dijeron ver el Toyota blanco de Valdez en dirección a la garita donde estaba Rosalía.

   Asimismo, para el juez Gustavo Gon, a partir del testimonio de dos pescadores, está acreditado que Valdez trasladó a Jara hasta inmediaciones del arroyo Golondrina. Los pescadores vieron el auto estacionado en las inmediaciones del bañadero de un campo. Otros testigos indicaron que mientras transitaban por la ruta provincial 40 dijeron que un Toyota Corolla blanco los cruzó a alta velocidad. El juez Gon le dictó prisión preventiva por el plazo de ley (dos años). Una determinación que fue revisada en varias oportunidades por pedido de la defensa.

Cinco meses más tarde, los fiscales Latorre y Gauna Chapero, imputaron a Valdez en otra investigación en la que le atribuyeron la autoría de los delitos de promoción y corrupción de menores agravados y reiterados, en concurso real entre sí, y en concurso ideal con el delito de grooming. En esta nueva investigación, las víctimas son menores de edad que eran alumnas del imputado.

El pueblo de Fortín Olmos, apuntalado por varias organizaciones no gubernamentales y políticas, se puso al frente del reclamo por la aparición de Rosalía. Primero fue con manifestaciones en la plaza del pueblo. Y con el correr de los meses el rostro de Rosalía Jara comenzó a verse en distintas ciudades de la provincia y del país. "Lo principal es que Rosalía esté viva y que la devuelvan viva como se la llevaron", dijo Mónica, tía de la muchacha, al cumplirse un año de la desaparición.

El hallazgo

El 26 de agosto pasado, 14 meses después de conocerse su último rastro, un grupo de cazadores halló restos óseos en inmediaciones del arroyo Golondrina, bajo el puente conocido como "El bonete". Una zona ubicada a unos 35 kilómetros de Fortín Olmos, sobre la ruta que une Vera con Tostado, nunca rastrillada por los investigadores.

"Es una zona que está bastante lejos de Fortín Olmos. No era un área que estuviera en los papeles para rastrillar. Los datos que manejamos nos conducían hacia otros puntos", explicó una fuente cercana a la investigación. Junto a los restos óseos había un buzo color rosa —similar al que usa Rosalía en una de las fotos más viralizadas—, una remera, zapatillas y un llavero casero.

Esos objetos fueron reconocidos en un 90 por ciento por Liliana, la mamá de Rosalía, y alguno de sus tíos. "Los familiares están casi convencidos que esas pertenencias son de Rosalía, pero habrá que esperar los exámenes de ADN. Ese no es un examen sencillo y demora varios meses porque se trabaja sobre los huesos. Puede demorar entre tres y seis meses", indicó el vocero.

"La pesquisa tuvo un fuerte envión a partir de diciembre cuando el fiscal regional Rubén Martínez (de la 4ª Circunscripción Judicial) sacó una resolución para la implementación de un equipo de trabajo entre fiscales y agentes de la Policía de Investigaciones (PDI)", explicó el portavoz. "Ahí fue como que recomenzó la pesquisa. Nuevas entrevistas, inspecciones oculares y rastrillajes. Uno de los principales problemas de la investigación fue que mucha superficie a rastrillar permaneció inundada. Otro problema es que nunca se encontró el celular de Rosalía", agregó. "Se está trabajando sobre el geoposicionamiento del teléfono pero es muy dificultoso porque en el pueblo hay una sola antena. No es como en las grandes ciudades donde hay varias antenas y eso permite triangular posiciones", explicó.

Allanamientos

El viernes se realizaron nuevas medidas en Fortín Olmos. Una fue en el Samco del pueblo, donde Liliana y su nieta Alma fueron citadas para una extracción de sangre a los fines de realizar el cotejo de ADN con los restos hallados. El otro fue en la vivienda que ocupó Rosalía hasta su desaparición. Allí efectivos de PDI llegaron buscando la cerradura de la llave que encontraron junto a los restos óseos. Y entrevistaron al nuevo dueño de la vivienda, quien dijo que al llegar debió romper la cerradura con una amoladora. Los policías se llevaron al menos tres cerraduras para peritar.

Una semana atrás, en tanto, el juez Gon resolvió ante un requerimiento de los fiscales que no recibió objeciones de la defensa, enviar los restos óseos encontrados el 26 de agosto al Instituto Médico Legal de Rosario (IML). Ahora, en la esquina de bulevar Avellaneda y 3 de Febrero intentarán establecer la edad, el sexo, el tiempo de muerte, y de ser posible, la causa del deceso de ese cuerpo. Para saber si corresponden a Rosalía habrá que esperar los cotejos de ADN, y eso lleva su tiempo.

"Juan Valdez está preso sin que haya una sola prueba en su contra"

"Hace trece meses que Juan Valdez está preso. Creo que en ese tiempo los fiscales no han juntado una sola prueba o evidencia en su contra. Todo el mundo coincide, en el ámbito tribunalicio y policial, que está preso sin ningún elemento de prueba", explicó el abogado rosarino Jorge Bedouret, uno de los defensores del profesor de educación física de Fortín Olmos inculpado de la desaparición de Rosalía Jara. "Pensamos que Valdez no tiene nada que ver con este suceso y está demostrada su inocencia. Le pedimos en audiencia a la Fiscalía que lleve la causa a juicio", indicó el letrado. "Valdez reconoció que Rosalía era su novia o amante. Con ella tiene una hija. Fue él quien pidió que se le hiciera el ADN para saber si la niña era suya. No tiene nada que ver con ésto", agregó.

   Bedouret calificó a Valdez como "un hombre de bien, trabajador, profesor de educación física, sin antecedentes penales". Sobre la teoría del caso de la defensa dijo que "Valdez nada tuvo que ver con la desaparición forzada de la muchacha. Y mucho menos con el homicidio. Creo que la Fiscalía no ha probado nada sobre la desaparición forzada, imputación que puede variar con la aparición del cuerpo hallado en la medida que sea el de Rosalía. Pero ojalá que no sea, porque lo hemos repetido en todas las audiencias, ojalá que Rosalía esté con vida. Era un chica muy joven, que hoy tendría 22 años. Un pecado", indicó.

   "La investigación de la Fiscalía es muy mala. Nunca allanaron el domicilio de Rosalía. Tampoco el del ex marido que, como quedó acreditado, tenía una escopeta con la que la amenazaba. Tampoco se investigaron datos sobre las últimas personas con las que se comunicó telefónicamente. La verdad es que no investigaron mucho y no comprobaron nada. Ahora piensan los fiscales que si el cuerpo encontrado coincide con el de Rosalía tienen un elemento más. Nuestra teoría del caso es que Valdez no hizo nada. Ni matar, ni arañar, ni desaparecer a nadie", dijo el abogado.

Últimos llamados

"Aquel sábado se comunicaron por teléfono (Valdez y Rosalía) hasta las 21.30 o 22. Pero nunca se llegaron a encontrar. En la última comunicación ella le dijo que su tío la iba a buscar y que no podía verlo. Valdez y su esposa legítima también viven en Fortín Olmos, al igual que Rosalía. Ese día la mujer de Valdez estaba en Santa Fe. De tal manera que el estaba un poco en libertad para ver a esta chica. De buena manera le insistió para verse, pero no se pudieron encontrar porque ella a las 22 le dijo que no. De estas comunicaciones que mantuvieron entre ellos no hay contenido. La investigación es muy mala. Nunca se allanó en tiempo y forma el último lugar donde estuvo Rosalía, su domicilio y el de otras personas relacionadas con ella. Nunca se siguió otra pista que no sea la de Juan Valdez. Es una investigación dirigida hacia una persona y no sobre los hechos que sucedieron", explicó el abogado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario