Policiales

Se entregó a la Justiciaun hombre acusado de matar a su vecino y amigo

Un joven de 27 años que estaba prófugo sospechado de matar de una certera puñalada a su vecino y amigo por recelos generados a partir de la rentabilidad de sus pequeños almacenes barriales en Fray Luis Beltrán, quedó imputado de homicidio simple y en prisión preventiva sin plazos.

Sábado 22 de Diciembre de 2018

Un joven de 27 años que estaba prófugo sospechado de matar de una certera puñalada a su vecino y amigo por recelos generados a partir de la rentabilidad de sus pequeños almacenes barriales en Fray Luis Beltrán, quedó imputado de homicidio simple y en prisión preventiva sin plazos.

El vínculo entre Pablo Leonel de Marco y Gerardo B. se gestó alambrado de por medio de las humildes viviendas que habitaban en la zona de J.M.Esrtrada al 400 de Fray Luis Beltrán. Allí compartían reuniones familiares y hasta se dice que Pablo más de una vez le dio una mano a Gerardo con comida que sacaba del pequeño almacén que había instalado en su casa.

Competencia

Pero hace un tiempo Gerardo también decidió poner un quiosco para capear la crisis. Y allí comenzaron los problemas y los reproches mutuos por la captación de clientes y una rentabilidad que Pablo vio disminuida, sobre todo en época de vacas flacas. "Me estás cagando el laburo, yo te di de comer", le rezongaba Pablo a su vecino.

Las diferencias no iban más allá de bravuconadas. Hasta que el domingo a las 7.30, después de una noche de compartir algunas copas con su cuñado, Gerardo salió de su casa y encaró directamente a Pablo, que realizaba mejoras en la vereda de su casa junto a un albañil. Discutieron, hasta que el primero regresó a su vivienda y volvió a salir.

Entre amenazas y gritos ambos caminaron hasta el patio de la casa de Pablo. Y allí todo se desencadenó. Gerardo sacó un cuchillo con el que apuñaló a su vecino, quien cayó gravemente herido con un corte en el pecho. Su mujer, exaltada por los gritos, saltó de la cama y se encontró con su marido agonizante y vio a Gerardo salir del lugar.

El hombre regresó a su casa, tomó algo de dinero y se esfumó. El caso quedó en manos del fiscal de San Lorenzo, Maximiliano Nicosia, que acopio pruebas y declaraciones de testigos como el albañil que estaba con la víctima, la viuda, el cuñado del sospechoso, e incluso su mujer, que conocía los conflictos previos.

Con esa información puntual y algunos datos extras, los investigadores de la Brigada de Homicidios realizaron tres allanamientos en la zona oeste de Rosario pero no ubicaron al prófugo. Cercado, el joven de 27 años se presentó el miércoles en la Fiscalía de San Lorenzo con abogados particulares, y de inmediato se ordenó su detención.

Entonces el fiscal solicitó la audiencia imputativa, que se formalizó ayer en los Tribunales de San Lorenzo y donde expuso las evidencias con las cuales sustentó su teoría del caso, le endilgó el delito de homicidio simple y solicitó la prisión preventiva efectiva.

El juez de trámite Carlos Gazza aceptó el encuadre legal propuesto por el fiscal y evaluó que por la gravedad del hecho, el peligro de fuga y la posibilidad entorpecimiento probatorio, correspondía dictarle prisión preventiva por el plazo de ley.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});