Policiales

Reclamo barrial por el asesinato de un joven en el vestuario de un club

A un mes de la muerte de Kevin Jara, ejecutado con tres tiros en la cabeza en el club San Cayetano, sus allegados pidieron el esclarecimiento del caso.

Jueves 10 de Enero de 2019

Los padres de Kevin Jara, el joven de 20 años muerto de tres disparos el 9 de diciembre pasado en el vestuario del club San Cayetano, de Demestri y Magallanes, convocaron ayer a la tarde a los vecinos de esa zona de barrio Bolatti para exigir el esclarecimiento del crimen y que el predio se cierre o bien se recupere como una canchita de fútbol más segura para el barrio.


Unos treinta vecinos se reunieron en Magallanes y Demestri para reclamar "Justicia y que la cancha se convierta en un verdadero club para los pibes del barrio". Para ellos hoy el predio es "un lugar peligroso donde roban y matan. Hay muchachos que se juntan a fumar marihuana. Los vecinos queremos que eso se termine porque de noche es un peligro", aseguraron.

Ese domingo 9 de diciembre los padres de Kevin Jara lo buscaron desesperados por la zona de Demestri y Magallanes y en los Fonavi de Rouillón y bulevar Seguí. El joven se había ido de su casa la noche anterior y al mediodía aún no había regresado. Al fin de ese día lo encontraron en un vestuario abandonado del predio de San Cayetano. Lo habían fusilado de tres tiros en la cabeza.

Al mediodía los padres de Kevin, Gabriel y Laura, habían visto a su hijo caminando hacia las torres de Rouillón y bulevar Seguí. "Iba con chicos y chicas que nosotros no conocíamos. El nunca andaba solo ni salía del barrio", contaron.

Después nadie lo vio. La familia lo llamó al celular y los amigos lo buscaron sin éxito. Gabriel, su padre, fue a la seccional 19ª y le dijeron que esperara 48 horas y que se dirigiera a la 30ª. En ninguna de las dos seccionales sabían nada ni habían recibido denuncias sobre disturbios.

"Recorrimos el barrio de punta a punta y pasamos por la canchita varias veces. Alguien nos dijo que hasta las 16 o 17 lo vieron, pero yo lo empecé a buscar pasado el mediodía y no di con él", contó el padre de Kevin. A las 21 un hombre que estaba en el predio dio la voz de alarma y la noticia espantosa: había encontrado a Kevin Jara fusilado de tres disparos en la cabeza dentro del vestuario.

Laura, su madre, contó: " El se iba a todos lados y volvía a las 10 o las 11 de la mañana. Vivía con nosotros y no trabajaba. Tenía un problema de adicciones desde los 18 años y no lo pudimos hacer tratar. Yo lo había visto a media mañana con dos pibes y dos chicas que no conocía. Fue la última vez". La versión de un familiar de Kevin indica que "lo corrieron y entró al vestuario del club". "Este hombre, el que cuida o es el encargado del club, decidió alquilar la canchita al otro día que mataron a Kevin", agregó Laura, lastimada por la indiferencia.

Hipótesis

Al caso lo tomó el fiscal de Homicidios Florentino Malaponte. "Mi hijo fumaba marihuana y a veces consumía cocaína. El fiscal tiene distintas hipótesis de trabajo. Una es que tal vez debía plata o algo así. El no robaba ni tenía antecedentes de nada. Era un muy buen chico, compañero de sus hermanos y querido en el barrio. Pero la cosa por acá está muy mal", dijo Laura.

La familia quiere hacer firmar un petitorio para que el predio del club y la canchita se cierren o bien se recupere para los chicos, pero saben que no será fácil. "La gente tiene miedo de todo. Uno mismo tiene miedo. Cuando fue lo de Kevin no quise ni preguntar, dejo que la Justicia investigue", dijo Gabriel. Los padres del muchacho creen que su adicción y la mala junta le jugaron una mala pasada.

Otros vecinos sostuvieron que "hay un búnker en cada cuadra": "Por los Fonavi no podés pasar porque no sabés cuando empiezan los tiros. Acá enfrente mataron un anciano hace un tiempo y todos sabían quien fue pero no habla nadie", dijeron.

Aludían a Albino Almaraz, un hombre discapacitado de 70 años que murió baleado el 26 de septiembre en la puerta de su casa de Demestri 6061, en la zona de Rouillón y bulevar Seguí. Según testigos, al menos tres hombres llegaron a la vivienda y mientras Albino estaba sentado frente a la puerta entraron a su casa y le robaron electrodomésticos. Las primeras versiones del hecho, aportadas por vecinos del barrio, indicaban que la víctima reconoció a los ladrones y ante eso no dudaron en pegarle un tiro en la espalda que le perforó el pecho.

En este caso la fiscal Marisol Fabbro ordenó en diciembre la realización de seis allanamientos en las zonas de Pasaje Rodríguez al 6200 y al 6100, Demestri al 6000 y en Garzón al 3800. En esos operativos se detuvo a Osvaldo R., de 42 años, como supuesto autor intelectual del hecho y a dos imputados más que hoy tendrán una nueva audiencia, en este caso de revisión cautelar. Según fuentes del MPA, hay otras personas identificadas y con pedido de captura como partícipes de ese homicidio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});