policiales

Rechazaron la prisión domiciliaria para el joven que chocó y mató en San Martín y Garibaldi

El pedido fue rechazado por la fiscalía y el juez determinó la prórroga de la prisión preventiva efectiva por plazo de ley hasta la finalización del juicio

Lunes 13 de Julio de 2020

La Justicia rechazó el pedido de prisión domiciliaria para Gastón Abraham D. de 23 años, quien está acusado de homicidio simple con dolo eventual en calidad de autor luego de que el pasado 6 de marzo del año pasado chocara a un utilitario en San Martín y Garibaldi y matara al conductor de un utilitario que estaba trabajando para una empresa de limpieza de Rosario.

La fiscal Valeria Piazza Iglesias se opuso al pedido de la defensa, que pretendía la morigeración de la pena de prisión preventiva efectiva a prisión domicliaria, con tobillera electrónica, y el juez de Primera Instancia Florentino Malaponte dictó la prórroga de la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley hasta la finalización del juicio.

El violento episodio ocurrió el 6 de marzo de 2019, cuando Gastón Abraham D. manejaba un Ford Focus por San Martín en forma temeraria e imprudente y a a alta velocidad: entre 122 y 130 kilómetros por hora, según revelaron las pericias. A las 22.45, al llegar a Garibaldi, chocó contra una Renault Kangoo que conducía Fabián Cragnolino, tesorero de la comuna de Ibarlucea y supervisor en la empresa de limpieza Lime, que en ese momento supervisaba los camiones de recolección de residuos.

>> Leer más: El joven que causó una tragedia se había filmado manejando a alta velocidad

Por el impacto, los vehículos atravesaron el cantero central y el utilitario de la víctima fue arrastrado más de 30 metros. Cragnolino quedó atrapado en el auto y murió, mientras que Gastón D. fue trasladado al Hospital Provincial y más tarde derivado al Hospital de Emergencia Clemente Álvarez (Heca).

En la esquina del choque no quedaron huellas de frenada. "El imputado no frenó en ningún momento", indica la acusación, además de señalar que no se trató de "un hecho aislado, es decir, había habitualidad en su conducta".

"Lo más grave es que la conducta es habitual. Hace pruebas de velocidad por avenida San Martín", detalló la fiscal Valeria Piazza Iglesias antes de la audiencia imputativa al referirse a un video del conductor del 31 de diciembre de 2017, subido a redes sociales, en el que se filmaba a sí mismo al volante y aseguraba manejar a 160 o 180 kilómetros por hora.

>> Leer más: Conducía a muy alta velocidad, chocó y se cobró la vida de un trabajador

La fiscal elevó un pedido de juicio oral y público en el que solicita que el incidente no sea caratulado como homicidio culposo sino que se haga bajo la figura de homicidio simple con dolo eventual.

La calificación de homicidio simple con dolo eventual se aplica cuando una persona debió presuponer al realizar una determinada acción que podría ocasionarle la muerte a alguien y, pese a prever ese posible resultado, continuó con su accionar y no hizo nada para evitarlo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario