Policiales

Prorrogan la prisión preventiva y piden 24 años de cárcel para un policía por un crimen

Está acusado de matar, el 1º de enero de 2016 y en una fiesta callejera de la zona sur, a un chico de 16 años. Se espera que en junio se haga el juicio oral

Viernes 29 de Diciembre de 2017

Cuando la mamá de Brandon Cardozo se asomó ayer a la mañana a las escalinatas de Tribunales y anunció que el juez había convalidado una prórroga extraordinaria de seis meses de prisión preventiva para el único acusado del crimen de su hijo, el aviso lo gritó como un gol, fue un gesto de desahogo esperado desde mucho tiempo antes y gritado como los goles que Brandon hacía en el club de Sanford donde jugaba. En una audiencia exprés el juez Luis María Caterina convalidó la prórroga extraordinaria propuesta por la defensa del policía Emiliano Martín G. y aceptada por la fiscal Marisol Fabbro y los abogados querellantes. La prórroga vencerá el 28 de junio, tiempo en el que se estima que la causa debe ser elevada a juicio oral.

Previo al comienzo de la audiencia, la fiscal Fabbro presentó formalmente la acusación contra el policía y pidió 24 años de cárcel. Hoy harán lo propio los abogados querellantes, Salvador Vera y Guillermo Campana.

"Alivia saber que el juez puso una fecha tope para que se haga la audiencia preliminar y poder ir a juicio. Esperamos que se haga Justicia. Todos los días miro al cielo y le pido a Brandon que me ayude a seguir", relató al finalizar la audiencia Laura, la mamá del pibe asesinado el 1º de enero de 2016 en inmediaciones de Centenario y Entre Ríos, en la zona sur de la ciudad.

"Estamos conformes. Desde la querella veníamos con la idea de plantear no un plazo fijo sino una prorroga hasta la realización del juicio. En virtud de esta novedad que tuvimos hoy, de que la audiencia preliminar ya fue instada por la fiscal, los plazos se van a acortar y nos parece que seis meses es un término razonable. Esperemos que cuando llegue febrero ya tengamos la posibilidad de producir la audiencia preliminar y preparar el juicio antes de fines de junio. Es positivo para conocer la verdad sobre lo que sucedió con Brandon y producir las condenas que estamos solicitando, que son elevadas", reflexionó Salvador Vera, uno de los querellantes.

Fiesta en la calle

El 1º de enero de 2016, a las 2.30, Brandon Cardozo y varios amigos llegaron a una fiesta callejera en Entre Ríos y Centenario. Había más de 300 jóvenes reunidos en el lugar escuchando música y recibiendo el año. En medio de una trifulca el agente Emiliano Martín G., que entonces tenía 26 años y estaba franco de servicio, sacó su arma reglamentaria y realizó siete detonaciones al aire, de acuerdo a lo que el declaró en una audiencia de mayo de 2016.

Y también acusó a otro policía, de su misma promoción, que hoy es uno de los principales testigos de la Fiscalía. "Me están culpando de algo que no hice. Yo efectué siete detonaciones al aire, pero el que disparó a la gente fue él", dijo el acusado apuntando a un policía de apellido B. Y agregó que lo vio efectuar disparos con "un revólver calibre 38 que se lo había visto cuando cursamos en el Instituto de Seguridad Pública".

Brandon Cardozo fue alcanzado por un proyectil que le ingresó por el mentón con orificio de salida por la nuca. Murió camino al hospital Roque Sáenz Peña. El policía Emiliano G. fue imputado por la fiscal Fabbro por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Corta audiencia

Mientras ayer familiares y amigos de Brandon se apostaban sobre la escalinatas de Tribunales con la consigna "Yo me pongo la camiseta", en la sala de audiencias el policía Emiliano G. esperaba sentado en el banquillo de los acusados. Laura se cambió la remera color roja con el nombre de su hijo y el número 16 en el dorsal, y con una camisa celeste subió al primer piso del tribunal. La audiencia duró unos 10 minutos.

El abogado defensor Jorge Barbagallo mantuvo un intensa charla con su cliente. La conclusión del cónclave fue que lo mejor era ir a juicio. Luego el defensor conferenció con la fiscal Fabbro y con los querellantes. Y cuando el juez Caterina dio inicio a la audiencia, la fiscal oficializó el acuerdo de partes. Una prórroga extraordinaria de la prisión preventiva de seis meses. Caterina no tuvo más que ponerle fecha al vencimiento y oficiar con "la mayor celeridad posible" a la Oficina de Gestión Judicial para que le de prioridad a esta causa. La fecha tope quedó para el 28 de junio.

"Estamos satisfechos. Esta causa tiene evidencia muy contundente acumulada contra el acusado. Y no sólo en cuanto a testimoniales sino también en pericias. Las únicas vainas que se encontraron en la escena del crimen se corresponden con su arma reglamentaria. Eso, sumado a las declaraciones de los testigos que participaron en la fiesta, son contundentes. El acusado no está sólo sindicado como el autor de los disparos que mataron a Brandon sino que lo vieron disparando hacia el público. Y además fue reconocido en rueda de personas por varios testigos. Nos parece que toda esa evidencia permitirá arribar a una condena que esperamos sea la que corresponda, es decir la más elevada del Código Penal", explicó Salvador Vera.

Respecto a la hipótesis de la defensa, sobre que el autor del disparo no fue el policía Emiliano G. sino su compañero de promoción, Vera fue claro: "Esa hipótesis ya fue descartada en la investigación. El acusado dice que el policía B., cuando estudiaba en la escuela de cadetes, tenía un revólver calibre 38 pero los compañeros de su comisión no recordaban ese detalle. Jamás lo vieron con un 38. La versión de que el policía B. también disparó sale de una testigo que tiene una relación muy cercana con el hermano del acusado y está teñida de una parcialidad evidente", indicó Vera.

identidad. La camiseta roja que Brandon usaba en Sanford y el 16 de su edad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario