Policiales

Polémico juicio abreviado a un pistolero que intentó matar dos veces a la misma persona

Mauro Martínez tenia una condena por participar en el asalto en el que mataron al comerciante Leonardo Perrone, en agosto 2014. Al año siguiente, intentó matar a balazos a una misma persona e hirió a un nene de ocho años.

Jueves 19 de Octubre de 2017

En menos de un mes del año 2015, un hombre protagonizó dos atentados a balazos contra la misma persona con la intención de provocarle la muerte. La primera su víctima fue atacada a disparos pero pudo escapar porque iba en moto. Sin embargo, uno de los proyectiles hirió a un nene de 8 años que pasaba por allí en bicicleta, que debió ser internado de urgencia y operado en el Hospital Vilela. En la segunda ocasión la misma víctima recibió balazos en el abdomen, por lo que fue conducido al Hospital Clemente Alvarez.

Leer más: Un nene de 9 años está grave al sufrir una herida de bala en la zona oeste de Rosario

Como consecuencia de estos ataques ocurridos en 2015, el acusado, que aceptó haberlos cometido, recibió una propuesta de acordar una pena de cinco años y cuatro meses de prisión en un juicio abreviado. La pena en virtud de los graves delitos atribuidos generó controversia entre quienes se enteraron del acuerdo que todavía debe ser homologado en Tribunales. Lo que se sostiene es que dos tentativas de asesinato, con un hombre y un nene baleados como resultado, a lo que se agrega dos veces la portación de un arma de guerra ilegal para cometerlo, suponen una sanción mucho más alta, sobre todo en un caso donde la fiscalía basó la imputación con abundante prueba.

riobamba2.jpg
Entradera sangrienta en Riobamba al 4300. En su momento, Martínez recibió una pena de cumplimiento condicional.
Entradera sangrienta en Riobamba al 4300. En su momento, Martínez recibió una pena de cumplimiento condicional.

Además la persona acusada reconoció haber estado involucrada en otro delito de gran impacto público: el ataque al comerciante Leonardo Perrone, que fue asesinado en la puerta de su casa de Riobamba al 4300 el 26 de agosto de 2014, en barrio Bella Vista. Mauro Martínez admitió haber actuado como campana en este caso, lo que le acarreó la acusación como partícipe secundario de homicidio en ocasión de robo. Con este delito la pena a ser convalidada fue redondeada en un total de ocho años.

Con evidencias provenientes de testimonios de las víctimas y de varios testigos, a Martínez le atribuyeron en principio dos intentos de asesinato, que él aceptó haber protagonizado. El primero ocurrió el 23 de julio de 2015, cuando atacó a tiros a Sebastián Ariel Lezcano, conocido como "Tan", quien pasaba en motocicleta por Servando Bayo e Ituzaingó. "Tan" salvó la vida porque logró escapar en su moto Rouser azul, pero un nene llamado B. S, que iba en bicicleta hacia Cerrito, recibió un tiro.

Menos de un mes después, el 22 de agosto de ese año, Lezcano se encontraba afuera de la casa de su suegro en Riobamba y Servando Bayo junto a tres amigos, cuando apareció otra persona a la que dijo desconocer que le disparó tres veces, "hecho cometido con el fin de procurar su impunidad" por el ataque anterior, según la acusación que figura en el texto del juicio abreviado.

Fue el testimonio del niño, que conocía al agresor, un pilar para construir el caso y la identidad del agresor. "Yo iba para la casa de mi primo en bicicleta. Lo vi a Mauro que tenía un arma y disparaba. Yo seguí con la bici y sentí un dolor en mi panza, miré y vi que me salía sangre. Yo lloraba y un señor me subió a la chata y me llevó la hospital", dijo B.S. Le preguntaron al nene a quien le disparó el tal Mauro. "Le disparaba a Tan", dijo la criatura.

Leer más: Ejecutaron a un hombre y balearon a otro en una frustrada entradera

Por el segundo hecho, la propia víctima, Sebastián Lezcano, declaró mientras se recuperaba de sus heridas en el Heca. "El 22 de agosto me dieron un tiro en la panza, estaban Pompi, Kikita, un nene al que le dicen Popo y también estaba el Mauro. Me tiraron. Estoy seguro que esto es para que me calle y no declare que me tiró el día que le pegó el tiro al nene", dijo la víctima, en referencia al primer atentado.

Al acusar, el fiscal Ademar Bianchini alegó que existían numerosos testimonios de que Mauro Martínez era autor de los dos ataques, lo que generaba junto a otras pruebas "evidencia suficiente como para obtener sentencia condenatoria por los delitos de tentativa de homicidio agravado por uso de arma de fuego en dos hechos en concurso ideal". Para el fiscal el propósito en los dos casos fue "terminar con la vida de Sebastián Ariel Lezcano".

Pero luego el fiscal propuso pedir por estos hechos la pena de cinco años y cuatro meses de prisión. La condena queda unificada en ocho años de prisión efectiva por haber participado el acusado junto a otras personas en otro caso resonante: la privación de libertad seguida de muerte de un comerciante de 38 años, Leonardo Perrone, en la puerta de su casa, en Riobamba al 4300. En este caso Martínez fue imputado de hacer de campana, en el frente del domicilio, de los que terminaron por matar a Perrone. Por este delito le imputaron partícipe secundario de homicidio en ocasión de robo, agravado por el uso de arma de fuego.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario