Policiales

Pidieron la captura de un joven que recibió el año con tiros de ametralladora

Se trata de Alan Funes, de 18 años e imputado de un homicidio cometido cuando era menor. Su acción de Año Nuevo se viralizó en un video.

Sábado 06 de Enero de 2018

La fiscal Cristina Herrera ordenó la tarde de ayer la captura nacional e internacional de Alan Funes, un joven de 18 años que cumplía prisión domiciliaria desde octubre pasado y que la noche de Año Nuevo fue grabado con un celular mientras disparaba al aire con una pistola ametralladora, video que se viralizó rápidamente en las redes sociales.

El muchacho gozaba el derecho de la prisión domiciliaria tras estar alojado en el Instituto de Recuperación del Adolescente de Rosario (Irar) por más de un año y medio acusado de un homicidio que cometió cuando era menor de edad. Tras la visualización del video la fiscal ordenó la suspensión del beneficio y el arresto del joven, pero cuando la policía allanó la vivienda de su abuela, donde había fijado el domicilio, no lo encontraron.

En la grabación el joven buscado está junto a Leonel Marcelo V., apodado "Leo loco", quien fue detenido el martes pasado por agentes del Comando Radioeléctrico en un procedimiento realizado en una casa de Chacabuco al 4100 y en el cual también fue detenido Javier Alejandro M. En ese momento se les secuestró una pistola Beretta calibre 765, dos chalecos antibalas, una máscara y dos celulares.

Para cumplir con las medidas de búsqueda de Alan Funes la fiscal Cristina Herrera cursó un oficio (refrendado por la jueza de Menores Dolores Aguirre Guarrochena) a las fuerzas federales de seguridad y a la Dirección Nacional de Migraciones para que detengan al joven si intenta salir del país.

En venganza

Funes está acusado del homicidio de Eugenio "Pupi" Solano, cometido en un pasillo de Ayacucho al 4200 el 1º de mayo de 2016. Por entonces Alan tenía 17 años y se presume que el crimen fue en venganza del asesinato de su madre, Mariela Griselda Miranda, baleada desde una moto el 11 de marzo de 2016 en Ayacucho al 4300 después de varias amenazas para que ella y su familia dejaran su vivienda "porque sus hijos (que por entonces residían en el barrio Municipal de Grandoli y Lamadrid) no querían vender drogas para los Camino", según dijo Jorge Funes, padre de Alan a este diario en junio pasado.

Así las cosas, la muerte de la mujer hizo estallar la paz que los hijos de Jorge Funes mantenían con la familia de Roberto "Pimpi" Camino, el asesinado ex jefe de la barra brava de Newell's Old Boys. El fuego cruzado entre ambas bandas dejó un saldo de más de veinte muertes en los barrios Municipal, Tablada y el Fonavi del Parque del Mercado.

Uno de esos crímenes fue el de Solano. El 1º de mayo de 2016 una persona entró a un pasillo de Ayacucho al 4200 con una pistola automática y al grito de "tu hermano entregó a mi mamá", apretó el gatillo y acribilló a "Pupi", de 26 años. Con él estaban Mauricio R. y Julián A., quienes resultaron gravemente heridos. Un testigo declaró que la voz intimidante que se escuchó antes de los disparos era la de Alan Funes. Otros testigos, aunque de modo no tan claro, describieron su vestimenta y también lo señalaron.

Asimismo, según fuentes policiales y judiciales, Alan y su hermano Lautaro, alias "Lamparita" y detenido desde mayo del año pasado, estarían vinculados a una banda de narcomenudeo de la zona sur que disputa el territorio con Alexis Camino, hijo de "Pimpi".

En la nota con La Capital Jorge Funes, padre de Alan y Lautaro, negó esas acusaciones. El hombre, que supo tener antecedentes como pirata del asfalto, fue baleado horas después de que su hijo fuera grabado tirando con la metralla. Fue la mañana del 1º de enero en su actual domicilio de Aguaribay y El Timbó, en Alvear, a donde se fue como forma de salir de la línea de fuego en la que están sus hijos.

Ametralladora

No está

Tras la viralización del video en el que se aprecia a Alan celebrar Año Nuevo disparando con una ametralladora Pam, la fiscal del sistema conclusional Cristina Herrera pidió su captura y la suspensión del beneficio de la prisión domiciliaria. Pero ayer a las 5.30, cuando agentes de la Policía de Investigaciones llegaron hasta la casa de la abuela de Funes, en zona sur, la mujer dijo que el joven había salido con su pequeña hija. La orden era dar con Alan y con al arma que se aprecia en el video, pero el allanamiento fue "negativo", según dijo Herrera.

"Funes estaba en el Irar hace un año y medio. Cada vez que quisimos tomar declaración a testigos sobre el hecho en el que murió Solano se recibieron denuncias por amenazas que familiares de los Funes les hacían. Por eso impedí que el muchacho pudiera obtener el beneficio de la prisión domiciliaria, pero al ser menor de edad los tiempos judiciales lo favorecieron y no pudimos evitarlo", dijo la fiscal.

Para Herrera el caso "es grave. La abuela era garante y no avisó que su nieto rompió el compromiso judicial y por otro lado los policías de la seccional 16ª también deberán dar explicaciones sobre los controles que hicieron sobre el imputado", aseguró.

De acuerdo a fuentes judiciales, hasta el 27 de octubre pasado el integrante del clan Funes cumplió con la condición de detención en el Irar y luego pasó a la domiciliaria. "En los primeros meses recibí los informes y estaban en orden. Pero es claro que la situación de hoy es otra", sostuvo Herrera.

El 13 de mayo de 2017 y en el marco del operativo "Los Miserables", la Policía Federal allanó la celda de Funes en el Irar y varias viviendas en zona sur. En el calabozo del muchacho se comprobó que el mismo "tenía comunicación con su hermano Lautaro, con quien tramaban distintos hechos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario