Policiales

Piden 20 años de cárcel para imputado del homicidio de un joven motociclista

La Fiscalía solicitó la pena para Pablo Martín O., acusado de matar de un disparo en la nuca a Elías Nahuel Meza en un supuesto intento de robo.

Jueves 06 de Septiembre de 2018

La Fiscalía pidió 20 años de prisión para el acusado de matar, la madrugada del pasado 16 de marzo, a Elías Pablo Nahuel Meza en Villa Gobernador Gálvez. El requerimiento contra Pablo Martín O., de 33 años, fue realizado ayer por el fiscal Adrián Spelta en la audiencia preliminar al juicio celebrada en el Centro de Justicia Penal.


Tras repasar brevemente el hecho, Spelta calificó la conducta del acusado como homicidio simple agravado por uso de arma de fuego, presentó una lista con pruebas que sustentan su teoría del caso, solicitó la pena y que siga en prisión preventiva. En tanto los defensores Marcelo Catalani y Marcelo Piercecchi solicitaron la absolución y libertad de su cliente ante "la debilidad" de idea del caso del fiscal y la ausencia de peligro procesal. Además presentaron seis testigos para el juicio y pidieron que se haga una pericia informática sobre un perfil de Facebook que beneficiaría la situación de Pablo O.

Los dos últimos puntos fueron cuestionados por Spelta, que se quejó de no haber conocido esa evidencia con antelación y remarcó que se debió formalizar tres días antes de la audiencia preliminar, tal cual como establece el Código Procesal Penal.

El juez Hernán Postma admitió la acusación y el convenio probatorio del fiscal. "La acusación es precisa y describe la conducta del imputado, lo mismo que el encuadre legal que es ajustado a derecho", fundamentó el magistrado. Y agregó: "La evidencia es motivada, extensa y tiene carga incriminante".

Asimismo Postma rechazó los pedidos de sobreseimiento y libertad planteados por la defensa, aunque autorizó la pericia sobre el perfil de Facebook que deberá estar a disposición de la Fiscalía en 90 días y antes de la fecha de juicio, que aún no fue fijada.

Tiro letal

El 16 de marzo a las 4.30 Nahuel Meza conducía su moto Yamaha 110 acompañado por Leonardo V. Circulaban por calle Temporelli de Villa Gobernador Gálvez cuando en el cruce con San Nicolás, al intentar atravesar una vía férrea fueron interceptados por un hombre a quien Leonardo reconoció y que sin mediar palabras les disparó. Una bala mató a Meza en el acto mientras que el acompañante y principal testigo quedó lesionado.

Minutos después efectivos del Comando llegaron al lugar alertados por una llamada al 911. Allí encontraron a la víctima junto a la moto con un balazo calibre 38 en la nuca con orificio de salida a la altura del ojo derecho.

Leonardo aseguró que pudo ver a una persona que comenzó a dispararles y luego corrió a toda prisa. Por la descripción, y a partir de informes de calle, los investigadores determinaron que el sospechoso podría ser Pablo O., de 32 años y conocido en la zona como un ladrón con varios antecedentes penales.

Mientras los agentes tomaban declaración a testigos del barrio recibieron el aviso del incendio de dos casas, una en Suipacha y Monteflores donde el acusado supuestamente vivía con su pareja, y otra en Pueyrredón sin número, donde reside su madre. Al mismo tiempo se enteraron de que un herido de bala había ingresado a las 7 de la mañana al hospital Gamen.

El paciente no era otro que Pablo O., quien recibió un tiro en su pierna derecha en circunstancias no aclaradas y fue trasladado al centro asistencial por un pariente, José Manuel P., quien según fuentes judiciales portaba un revólver calibre 38 largo con tres cartuchos intactos y quedó detenido.

Internado e imputado

El 19 de marzo el fiscal se acercó al Hospital Provincial donde seguía internado Pablo O. y le imputó el crimen. Mientras que a Juan José P. (que lo trasladó al Gamen) lo acusó por encubrimiento y portación de arma. En ese momento la jueza Eleonora Verón no convalidó la imputación presentada por la Fiscalía por considerar que el arma pertenecía a Pablo O. y que no había encubrimiento, por lo cual liberó a Juan José.

Consultado luego del crimen, el padre de la víctima declaró que su hijo "no tenía problemas con nadie" y que lo mataron para robarle la moto. "No hubo ajuste de cuentas ni nada. Son tres que vienen robando ahí en la vía, yo entiendo eso, pero no que lo maten para robarle. Mi familia y yo estamos destrozados", dijo.

Y aunque ayer luego de la audiencia preliminar las familia de la víctima avalón esa hipótesis, los allegados al acusado insistieron en que Pablo "estaba durmiendo en la casa de la ex mujer, en Suipacha y Monteflores, cuando entraron unos tipos y lo balearon. El no pudo tirarle al pibe porque estaba durmiendo", según contó una hermana del acusado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario