Policiales

Otra vez el Estado llegó tarde adonde lo reclamaban

Domingo 17 de Febrero de 2019

El crimen de Fidel Ernesto Rosales a manos de su amigo y vecino Leonardo Ariel T. muestra una vez más la ausencia del Estado en determinadas situaciones en las cuales familias humildes y asentadas en barrios periféricos de la ciudad lo requieren y claman por su presencia casi urgente.

En declaraciones que Alejandro T., el padre del joven que ayer a la mañana fue imputado por el crimen, realizó el viernes a canales de televisión, sostuvo que muchas veces había dialogado con su hijo sobre el problema de adicción que tenía pero que no había tenido respuestas del muchacho. Y que en ciertas ocasiones había recurrido al dispensario del barrio, "pero ahí hay algunos psicólogos jóvenes, sin experiencia, que no pueden manejar este tipo de situaciones", dijo casi sollozando.

Indudablemente, Alejandro tuvo la intención de hacer algo por su hijo pero sabía que él sólo no podía manejar la situación. También es posible, casi seguro, que el hombre no haya tenido la información o las posibilidades materiales para acceder a algún tipo de tratamiento o de organismo que pusiera a su hijo fuera del uso conflictivo de las drogas que terminó llevándolo a cometer un crimen por el cual está preso.

Lo cierto es que recién después del desenlace fatal el Estado se hace presente y de la peor de las formas esperadas. Con la policía deteniendo al muchacho en su propia casa y mientras dormía en la cama debajo de la cual estaba el cadáver de su amigo; con una fiscal que lo acusa por ese homicidio y con un juez que lo envía 90 días tras las rejas mientras se avanza con la investigación sin que se disponga, a priori, la posibilidad de algún tratamiento psicofísico que lo saque a él y a su familia del pozo en el que están.

Por lo pronto, ninguna de estas medidas ayudará a Leonardo T. a superar su problema de adicción, ni mucho menos a lograr una resocialización, que debería ser el fin último de su envío a prisión como lo decidió la Justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});