Policiales

Murió un hombre baleado tras agonizar una semana

Mariano Rodríguez estaba internado en el Eva Perón de Baigorria. Le dispararon desde un auto gris, su familia no sabe por qué. Tenía 44 años.

Lunes 11 de Junio de 2018

Tras una semana de agonía, Mariano Alberto Rodríguez falleció la noche del sábado falleció en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. El hombre de 44 años había sido baleado la madrugada del 2 de junio pasado en la esquina de Ghiraldo y Boedo, en el barrio Casiano Casas. En el mismo lugar resultó con heridas de bala un joven de 22 años, Ignacio L.

Los primeros trascendidos daban cuenta de que la noche del sábado 2 de junio se habría desatado una balacera cuando, pasadas las 0.10, unos hombres que estaban tomando una cerveza en esa esquina fueron sorprendidos por al menos tres personas que comenzaron a dispararles desde un auto color gris.

A las 0.30 llegó un móvil de la policía y los efectivos encontraron a las dos víctimas tiradas en el piso, por lo que pidieron dos ambulancias. Una trasladó a Rodríguez al Eva Perón, donde al llegar le diagnosticaron distintas heridas de bala en la boca, brazo y pelvis. Los médicos decidieron que quedara internado allí con un pronóstico reservado.

En tanto, el otro móvil trasladó a Ignacio L. al Hospital Alberdi para luego derivarlo al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), donde le diagnosticaron distintas heridas de bala en tórax, pierna y brazo derechos. El joven quedó internado allí en estado delicado.

Cuando la brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) comenzó a trabajar sobre la balacera no se encontraron cámaras de vigilancia en la zona ni testigos presenciales del suceso. Los vecinos del lugar sólo dijeron haber escuchado "detonaciones" y que al salir a la puerta de sus viviendas hallaron a los heridos "tirados en la vereda".

Sin suerte

María Cristina, madre de Mariano, contó que el viernes pasado su hijo "fue a comprar unas hamburguesas" después de que terminó de trabajar. "Fue solo y no sé qué se habrá quedado haciendo ahí o si pasó de casualidad. El no tenía problemas con nadie, lo único distinto es que estaba en contra de los narcos de la zona, pero él sólo decía que si eran guapos tenían que ir a robar y correr el riesgo de que los mataran en lugar de ir matando a pibes con la droga. Pero más que eso no decía, nunca se peleó ni le pasó nada raro".

"Mariano era un muchacho sin suerte", contó la mujer a este diario, sentada en la puerta de su casa, para recordar: "Desde los 18 años que entraba y salía de la cárcel. En el medio trabajó como ocho años en un horno de ladrillos en Nuevo Alberdi, cuando sus hijos eran chicos, pero después cerraron los hornos y por más que le prometieron conseguirle un trabajo, nunca consiguió nada y se dedicó a robar. Tenía códigos viejos de respeto".

La madre acotó que "había salido hace tres meses de la cárcel de Piñero pero ahora, con 44 años, estaba en otra cosa. Hablé mucho con él y me dijo que no quería volver a la cárcel. Era verdad, estaba mucho en casa con la familia. El día en que lo hirieron había lavado autos hasta tarde, entre otras cosas además hacía changas de pintura, membranas de terrazas, de todo. Un día me dijo «mamá, no quiero que mis hijos me sigan viendo en la cárcel», tenía un chico de 18 años y dos chiquitos. No sé que pasó la noche que le dispararon".

Distintas versiones que circulan en el barrio indican como al agresor a un hombre que salió de prisión "hace tres semanas" a quien describieron como "un asesino terrible" del que aseguran ignorar el nombre. "Cuando lo balearon la mujer que vive en la casa tuvo suerte, ella vive en los fondos y siempre están los chicos dando vueltas" contó otro vecino.

Búnker

En la esquina de Ghiraldo y Boedo es un secreto a gritos que funciona un búnker de venta de drogas. Es más, fue allanando en abril de 2016 por la Dirección de Prevención y Control de Adicciones, en ese tiempo a cargo de Alejandro Druetta. Lo curioso fue que cuando llegó la policía el búnker tenía electrificada las ventanas y puertas y se tuvo que cortar la electricidad para ingresar. Ese día se secuestró marihuana, cocaína y varios proyectiles calibre 38 y dos prensas manuales. También quedó detenida una mujer a quien señalaban las denuncias como la "dealer" del lugar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});