Policiales

Matan a un pizzero en un asalto y los atrapan al salir de un boliche

Un pizzero de 60 años fue asesinado de un tiro en el pecho delante de su esposa por ladrones que le robaron la recaudación de su local.

Martes 13 de Febrero de 2018

Un pizzero de 60 años fue asesinado de un tiro en el pecho delante de su esposa por ladrones que le robaron la recaudación de su local. El hecho ocurrió anteayer en el conurbano bonaerense y fueron detenidos dos sospechosos que gastaron parte del presunto botín en un boliche de la zona, indicaron fuentes judiciales que agregaron que la víctima no se resistió pero aun así le dispararon.

El hecho ocurrió en la pizzería de Sebastián Scriva, en el barrio Lindo de Almirante Brown, al sur del Gran Buenos Aires. El comerciante de 60 años estaba con su esposa cerrando el local cuando fue abordado por dos hombres armados que bajaron de una moto que estacionaron en la vereda. Los hampones amenazaron a Scriva y le exigieron el dinero de la recaudación y la víctima les entregó unos 8 mil pesos en efectivo. Con el botín en su poder, uno de los delincuentes le efectuó a Scriva un balazo en el pecho, tras lo cual escapó de la escena junto con su cómplice.

La esposa de Scriva y un vecino llevaron a la víctima hasta un hospital cercano donde el pizzero murió mientras era operado.

Borrachos

Los pesquisas obtuvieron pistas tras analizar imágenes captadas por cámaras de vigilancia de una ferretería de la cuadra de la pizzería. Con esos datos personal que patrullaba la zona observó cerca del mediodía de ayer a dos jóvenes en una moto.

Los uniformados intentaron detener el rodado, cuyo conductor aceleró para huir pero chocó un auto estacionado. Así fueron detenidos dos jóvenes de 18 años: David Acosta y Héctor Pereyra. Al ser apresados estaban alcoholizados ya que poco antes habían salido del boliche Lukovo Disco, a unas 40 cuadras de la pizzería de Scriva. En su poder tenían 3.800 pesos en cuatro fajos.

Según las fuentes, los acusados realizaron consumiciones costosas y al ser arrestados vestían ropa similar a la descripta por los testigos del crimen. Asimismo, la moto tenía pedido de secuestro de agosto pasado.

Flores

Ayer los vecinos de Scriva se acercaron hasta el negocio y colocaron flores y carteles para exigir justicia. "Don Sebastián Scriva, padre de mi compañero de la secundaria, un laburante y admirable persona más que se va en manos de la delincuencia, mi más sentido pésame a la familia", publicó una joven en Facebook.

Otro hombre también lo recordó en esa red: "Hoy sólo pido justicia por Sebastián Scriva. Mi primer patrón, amigo y vecino, el Tano que trabajaba todo el tiempo y que siempre te hacía reír hasta cuando puteaba. Barrio Lindo te llora amigo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario