Policiales

Lo mandan a la cárcel por 24 años por un homicidio y un violento robo

La pena recayó en un joven de 28 años acusado de matar a Walter Barrios el 6 de agosto de 2016 y asaltar un complejo de canchas de fútbol dos meses después.

Martes 26 de Febrero de 2019

Emanuel David Villanueva fue condenado a una pena unificada de 24 años de prisión por un tribunal de primera instancia que lo halló culpable de un homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego perpetrado en agosto de 2016, por un robo calificado cometido en un complejo de canchas de fútbol dos meses más tarde y por la portación de un arma de fuego agravada, en concurso real y en calidad de autor.

La sentencia fue dictada la mañana de ayer por el tribunal integrado por los jueces Rafael Coria, Silvia Castelli y Paula Alvarez, quienes unificaron la pena con condenas que el mismo muchacho arrastraba del viejo sistema penal.

Pelea trágica

La fiscal Georgina Pairola, de la Unidad de Homicidios Dolosos, acusó formalmente a Villanueva, de 28 años, por el homicido de Walter Barrios, ocurrido el mediodía del 6 de agosto de 2016 en inmediaciones de calle Derqui al 7500, cuando el acusado portando un arma de fuego le disparó en nueve oportunidades con una pistola calilbre 9 milímetros provocándole la muerte en el acto.

El crimen, según la investigación, tuvo como origen una supuesta por viejos rencores barriales entre la víctima y su victimario. Algunos vecinos relataron entonces que aquel día fue de mucha acción en los monoblocks del Fonavi de Derqui y Donado, en la zona oeste de la ciudad. Primero fueron trompadas por doquier entre un par de jóvenes de la zona. Más tarde uno de ellos recibió un balazo en una pierna. Y el colorario llegó sobre la medianoche, cuando Walter Marcelo Barrios, de 40 años, fue asesinado con una lluvia de balazos calibre 9 milímetros en Derqui al 7600, a metros de la escuela Nº 1.263 "Joaquín V. González".

Según el informe preliminar de la autopsia, la víctima tenía 14 orificios de bala en su cuerpo, los que llevó a inferir al forense que recibió 7 balazos que dejaron sus huellas de entrada y salida. Barrios tenía domicilio en Cabín 9, pero era habitué en la zona en la que residen dos de sus hermanos. En tanto, Villanueva residía en el mismo complejo de monoblocks.

Walter Barrios recibió múltiples heridas en las piernas y el tórax por lo que sus familiares lo cargaron en un Peugeot 504 color gris y lo trasladaron hasta el policlínico San Martín, ubicado en Chubut al 7100. Pero en ese centro de salud nada pudieron hacer para salvarle la vida ya que los tiros habían dañado sus órganos vitales.

Lo que los vecinos comentaron en aquella oportunidad fue que Lo que se comenta es que "Chelo", como conocían a la víctima, fue a buscar a "Ema" Villanueva, hijo de un pastor que vive en la cuadra de Derqui al 7600 y le pegó un tiro en una pierna para saldar viejas disputas. Y que horas después, el joven herido buscó a su agresor y lo asesinó sin miramientos.

Tras el episodio el homicida se perdió entre la oscuridad y la neblina que reinaba sobre la ciudad. Sobre Villanueva pudo saberse que es un ex convicto con al menos dos condenas: una de cumplimiento condicional y otra por un robo calificado. El 26 de abril de ese mismo año lo habían detenido en un operativo poco claro junto a un menor de 17 años cuando circulaban por Carranza al 800 en un Volkswagen Voyage que había sido robado dos días antes en Ravignani y Mendoza. "Ema", además, tenía un pedido de captura activo de enero de 2012 (del viejo sistema penal) por evasión de una comisaría y a solicitud del juzgado Correccional 6. Sin embargo, en la audiencia imputativa "Ema", a quien se vinculaba con una gavilla conocida como "Los Gilios y los Roma", fue dejado en libertad.

La investigación quedó en manos de la fiscal Pairola, quien ordenó a efectivos de la Policía de Investigacioes (PDI) para que lleven adelante una serie de medidas en el barrio, entre ellas el allanamiento en uno de los domicilios en los que solía parar "Ema" pero no lo encontraron.

Atraco salvaje

El otro episodio que le achacaron a Villanueva ocurrió el 15 de octubre de ese mismo año 2016 cuando apróximadamente a las 20 llegó a un predio de canchas de fútbol de alquiler ubicado muy cerca de donde había matado a Barrios. Allí, el joven ingresó portando un revólver calibre 38 y tras reducir al policía que estaba de custodio, amenazó a un grupo de personas que estaban en el predio jugando y trabajandos, sustrajo una suma indeterminada de dinero en efectivo, un teléfono celular, la pistola reglamentaria del policía y un chaleco y un handy del mismo efectivo.

Tras ello se dio a la fuga pero fue detenido por personal del Comando Radioeléctrico que había sido advertido por vecinos que observaron lo que ocurría. Desde entonces el muchacho, que en la audiencia de ayer fue asistido por la abogada Eugenia Carbone, quedó bajo prisión preventiva hasta ayer, cuando la Justicia puso punto final a su andar condenándolo a 24 años de cárcel por todos los hechos cometidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});