Policiales

Juicio a Los Monos: el Tribunal reivindicó el rol del juez Vienna

Fue muy cuestionado por las defensas. Para los jueces su investigación fue lógica, con prueba e hizo lo que habría hecho cualquiera de sus colegas.

Lunes 14 de Mayo de 2018

La figura del juez que impulsó la investigación que terminó en la condena de Los Monos quedó sujeta a una fuerte controversia de punta a punta en el proceso. Las defensas lo hicieron blanco de su principal ataque al decir que Juan Carlos Vienna fue un investigador parcial que orientó caprichosamente la pesquisa para perseguir a la familia Cantero y que lo hizo por un vínculo estrecho con Luis Paz, padre del asesinado Martín "Fantasma" Paz, adversario del grupo de Las Flores. Pero el tribunal del juicio terminó fulminando esos planteos. De forma unánime reivindicó como lógica y legítima la determinación del juez de hacer foco en esta organización, con argumentos muy críticos hacia los defensores y señalando que apuntar a los Cantero fue lo que habría hecho cualquier otro juez. El tribunal concluyó que si las defensas de Los Monos se dedicaron a atacar a Vienna fue por no poder neutralizar la demoledora prueba que éste generó contra sus clientes. Y que en el juicio no presentaron argumentos nuevos sino que repitieron los presentados en distintas apelaciones.

Los jueces Ismael Manfrin, Marisol Usandizaga y María Isabel Más Varela desmontaron de a uno los planteos de las defensas. Dicen haber hallado una lógica en la decisión de Vienna de ir contra los Cantero. Y afirman que las defensas intentaron demostrar la mala actuación de Vienna con circunstancias efectistas convincentes a primera vista pero sin valor probatorio al ser analizadas.

Reedición

"Como en todos los órdenes de la vida los relatos no son complejos de construir, lo difícil es equipararlos con pruebas. En este caso, las mismas están ausente", dijo el tribunal.

Para los jueces, los defensores no aportaron en el juicio argumentos nuevos sobre la parcialidad de Vienna sino que "han constituido una reedición de los anteriores", que siempre fueron rechazados por distintos tribunales de apelación. "Tampoco se acreditaron en este debate actos ilegales por parte del juez o de los investigadores que conduzcan a declarar su nulidad", dijeron al rechazar que hubo un "fraude a la imparcialidad".

"Se tilda a Vienna de parcial por investigar y relacionar a la organización criminal dirigida por miembros de la familia Cantero con el homicidio de Martín Paz cuando la evidencia previa indicaba ineludiblemente esa dirección. Que luego no se hallara prueba suficiente para procesar a alguien por el crimen no invalida la investigación", sentenció el tribunal.

Esa falta de evidencia para demoler al juez, que reconoce el tribunal en 20 páginas del fallo, parece correlacionarse con lo que Vienna dijo de los abogados de Los Monos hace cuatro años: "Como no podrán destruir la investigación intentarán destruir al investigador".

Análisis

Los que siguen son los puntos analizados por los jueces:

• La moto: Los elementos arrimados por la defensa no permiten aseverar que la moto secuestrada en el local de Spadoni Motors por la Justicia Federal haya sido usada por Martín o Luis Paz y mucho menos recibida por Vienna. La defensa denunció que Vienna obtuvo esa moto como dádiva pero el delito presunto se archivó por indemostrable. Si bien en el anexo de un acta de la Policía Federal al allanar Spadoni Motors hay indicaciones que relacionan la moto con un mandato a nombre de Juan Vienna no hay respaldo alguno en la documental que secuestrada en la causa. Un informe del Juzgado Federal de San Martín indica que no hay instrumento que acredite titularidad de la moto.

Para los jueces la tenencia de esa moto por Vienna se apoya sólo en dos relatos que deben ser relativizados. Uno es el de Fabián Spadoni, dueño de Spadoni Motors condenado por traficar mil kilos de cocaína a Europa, un dato para extremar el análisis de sus dichos. El otro es de Gervasio González, un amigo íntimo de imputados a quienes visitaba en la cárcel, con lo que no era inconcebible que declarara en pro de los intereses de los acusados. "Lo producido por la defensa sobre la mala actuación del juez se apoya sólo en dos testigos poco creíbles, pues el examen del resto del material aportado no indica que la moto haya estado en poder o a disposición del juez o de Luis Paz. Según ello, la actuación del Juez ha de mantenerse indubitada".

• El teléfono de Monchi: El tribunal dijo que se tildó a Vienna de parcial por relacionar el crimen de Paz con la familia Cantero, pero afirmaron que cualquier otro juez en su lugar habría hecho lo mismo. La prueba más contundente es que la intervención a la línea telefónica que da un vuelco decisivo contra los Cantero, la de Ramón Machuca, fue ordenada por Raquel Cosgaya, que no fue cuestionada. Decir que Cosgaya dispuso eso livianamente porque era suplente, dice el tribunal, es una ofensa a la idoneidad de la jueza, a la vez que pensar que cualquier magistrado se toma a la ligera una medida que supone suspender garantías de privacidad elementales.

• La cámara oculta: Las defensas también reclamaron por el registro en video que presentó el luego condenado comisario Sergio Blanche. Son 38 minutos que tomó en el despacho de Vienna con una cámara oculta en su reloj y cuyo audio revela cómo Blanche le reprocha a Vienna un trato desigual con él ante lo que el juez replica: "Cambiá de abogado que en una semana estás caminando por la calle". Por este incidente la Corte Suprema impuso una multa a Vienna por conducta impropia pero nadie encontró delito en esa acción. Para el tribunal nada prueba esa circunstancia sobre la parcialidad del juzgador "toda vez que la misma fue desestimada por el propio fiscal a cargo y que la propia Corte de Justicia y el Procurador —a cuyo dictamen se remite la propia defensa— entendieron que su conducta no afectó su desempeño en la causa".

• El viaje a Estados Unidos y la imagen con Paz: Los jueces no hallan evidencia que corrobore que Vienna, que siempre lo negó, haya viajado con Luis Paz a un match de box donde estuvieron ambos. Pero si tal elemento existiera tampoco tiene sentido pensar que se orientó la pesquisa a los Cantero producto de esa relación o de ese viaje. Paz no necesitaba ningún vínculo estrecho con Vienna para que éste direccionara la causa hacia Los Monos. Dicen los jueces que bastaba que, como padre de la víctima, Paz apuntara a los Cantero como sospechosos para que Vienna con toda razonabilidad enfocara la pesquisa hacia allí. Pero además quien ya había pedido eso, tres días después del crimen, era la fiscal Adriana Camporini.

Que la foto que muestra a Vienna con Paz en el estadio de box proviene del sistema Gigapan está confirmado pero, para los jueces, ello no es prueba de que ambos hayan estado juntos. Hay al respecto pericias contradictorias. El fallo indica que esa interpretación es la misma que la del Procurador de la Corte y de la Corte Suprema de Justicia en donde concluyen: "Con relación a la foto, la pericia de la Policía Federal indicó que este tipo de imágenes «no son el resultado de una sola toma, sino que resultan del ensamblado automático mediante software específico de múltiples fotografías de gran calidad... por lo que no es posible verificar la autenticidad de la imagen final o de las imágenes individuales que las conforman»". Por ese motivo para el tribunal nada de esta prueba sugerida por la defensa tiene entidad como para cuestionar la presunción de imparcialidad que pesa sobre el juez.

Los jueces dicen que no se demostró ni amistad ni cercanía entre ambos sino tampoco "cómo esa supuesta relación ha influido en el acto procesal atacado", es decir, en el rumbo que tomó la investigación.

respaldo. Los jueces Manfrin, Más Varela y Usandizaga validaron la instrucción hecha por Juan Carlos Vienna.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario