Policiales

"Jija" Avejera se desligó del crimen de Jonatan Funes, pero quedó imputado

Al ex líder de la barra de Newell's, apresado el lunes en Córdoba, le achacan la muerte a tiros ocurrida frente al penal de Piñero el 5 de febrero.

Jueves 13 de Septiembre de 2018

El ex líder de la barra brava de Newell's Old Boys, Emiliano Javier "Jija" Avejera, fue imputado ayer por uno de los homicidios que se inscribe en el marco del enfrentamiento de dos familias de la zona sur: los Caminos y los Funes. Le achacan ser el autor de los disparos que acabaron con la vida de Jonatan "Bam Bam" Funes, ocurrido el 5 de febrero pasado frente a la cárcel de Piñero. El hombre oyó la acusación atentamente y luego pidió la palabra: entonces dijo que cuando se produjo el crimen él había viajado con su familia a Buenos Aires y pidió que se releven cámaras de videovigilancia para probarlo. No obstante, el juez le impuso prisión preventiva por el plazo máxima de dos años.

El fiscal Florentino Malaponte fue el primero en tomar la palabra en la audiencia imputativa que se realizó ayer al mediodía y que fue presidida por el juez José Luis Suárez, a sólo doce horas de que "Jija" fuera traído desde la ciudad de Córdoba, donde fue capturado el lunes último.

El representante del Ministerio Público de la Acusación hizo un repaso del hecho por el cual el joven de 26 años apodado "Jija" quedó imputado ayer por los delitos de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego y calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, portación ilegítima de arma de fuego de guerra y encubrimiento doblemente agravado por el ánimo de lucro y por tratarse de un delito grave", que prevén una pena de prisión perpetua.

Emboscada

El crimen que engloba todos esos delitos es el asesinato de Jonatan "Bam Bam" Funes, ocurrido el 5 de febrero pasado en el cruce de las rutas 14 y A-012. Fue un lunes, día de visita en la cárcel de Piñero. "Bam Bam" había ido hasta allá para ver a sus dos hermanos, Alan y Lautaro, presos bajo la sospecha de liderar una banda comandada desde esa misma cárcel por René Ungaro, quien disputaba el territorio de la zona sur con los descendientes de Roberto "Pimpi" Caminos.

"Bam Bam" iba en un Audi A3 negro acompañado por una chica que ya declaró en la causa como testigo de identidad reservada. Estaban volviendo a Rosario desde Piñero cuando fueron interceptados por una camioneta Ford EcoSport que los obligó a frenar.

De acuerdo con la reconstrucción del trágico hecho que hizo ayer Malaponte, la persona que iba en el asiento del acompañante en la EcoSport efectuó dos disparos que fueron a dar al capot del Audi. "Bam Bam" quiso escapar a la carrera, y en ese momento la persona que iba en el asiento trasero de la camioneta se bajó y le disparó varias veces, primero a las piernas y después a la cabeza. Funes terminó muerto sobre el pavimento. Tenía 15 orificios de bala (de entrada y salida), casi todos en el cráneo.

A la chica que lo acompañaba, el autor de los últimos disparos le dio un mensaje claro: "Te dejamos viva para que lo cuentes".

Roles y lugares

Según la teoría del caso presentada por el fiscal Malaponte, al volante de la Ford EcoSport iba Enrique Adrián "Cable" Solís, detenido e imputado por este crimen y el de Ulises Funes, hermano de "Bam Bam"; en el asiento del acompañante, y como autor de los dos primeros disparos que obligaron a Funes a detener la marcha, ubicaron a Damián "Colombiano" Chávez, detenido desde julio pasado; y en el asiento de atrás se ubicaba "Jija", sindicado como quien descendió del rodado y ser el autor de los disparos mortales.

Malaponte detalló ayer que, después del hecho, la Ford EcoSport (que había sido robada el 20 de enero de 2018 en pasaje Estrada y Juan José Paso) apareció incendiada en la zona rural de la localidad de Alvear. "Esto denota un plan criminal", expresó el fiscal. "Tenían el dato preciso de la ubicación de Funes, y eso no hubiera podido ocurrir sin una planificación previa del ataque".

El fiscal, quien pidió que "Jija" quede en prisión preventiva por el plazo de ley (dos años) remarcó que el móvil del asesinato fue "el posicionamiento de grupos delictivos que están siendo investigados por diversos delitos, entre ellos la venta de drogas".

El descargo

Avejera, que fue líder de la barrabrava de Newell's Old Boys y cayó detenido el lunes pasado en la ciudad de Córdoba después de mantenerse más de seis meses prófugo, pidió la palabra en la audiencia y lo primero que hizo fue desligarse del apodo por el que siempre se lo reconoció y que incluso fue captado en la inscripción de una bandera en la tribuna de la cancha de Newell's. Dijo que a él lo han llamado "Enano" e incluso "Cabeza de huevo", pero nunca por el alias que le atribuyen los investigadores.

"Yo no tengo nada que ver con ésto. No estaba en Rosario el día que pasó porque me había ido a Buenos Aires con mi familia y unos amigos para el carnaval de Saavedra", sostuvo ante el juez. Y detalló que ese viaje fue entre el 2 y el 6 de febrero, es decir que regresó a la ciudad un día después del crimen de Funes.

El imputado detalló que fueron a ver murgas y pidió que releven las cámaras de seguridad del barrio porteño de Saavedra para demostrar su estadía en Buenos Aires.

Luego, su defensor cuestionó que la base de la prueba de la Fiscalía fuera sólo el relato de la testigo de identidad reservada, que ahora está presa por delitos federales. Sin embargo, en su exposición Malaponte había remarcado que cada uno de los dichos de la joven se correspondían con pruebas materiales, como la cantidad de balazos efectuados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario